Cómo hacer del estrés tu aliado

Lunes, 03 Marzo 2014

1402-not-estres-laboralHaz del estrés laboral tu aliadoEl estrés laboral, la ansiedad o las enfermedades cardiovasculares son algunas de las patologías típicas que las mujeres profesionales venimos soportando en nuestro día a día.

Llevar a los niños a la escuela, preparar la reunión de la mañana, presentar informes, no llevar una alimentación saludable, no tener tiempo para ir al gimnasio o para hacer el super, llegar a casa y hacer los deberes junto a tus hijos, mantener el orden de la casa, o simplemente tener tiempo para tus amigos y disfrutar de planes de ocio ¿te suenan estas situaciones diarias en las que no llegas a tiempo, siempre corriendo y con prisas? ¿No te gustaría que el día tuviera 48 horas?

Publicidad

Como podemos comprobar por nosotras mismas, entre las causas que nos llevan a sufrir estas molestias, encontramos por un lado el no alcanzar las medidas de igualdad y paridad, que nos permitan el equilibrio entre vida profesional y personal. Además, la presión por alcanzar objetivos y cumplir plazos, sacar adelante proyectos y alcanzar presupuestos, mantener un equipo unido y comprometido, etc. hace que la suma es que no gocemos de un estado de salud favorable.

¿Por qué la mujer sufre estrés?

Antes de que las mujeres se insertaran en el sistema laboral, sus funciones principales eran las de cuidar y proteger su hogar y su familia; en cambio, los hombres, tenían como misión traer a casa los alimentos necesarios para mantener a los suyos. Desde que las mujeres accedieron al mercado laboral, el estilo de las familias cambiaron drásticamente: ahora las mujeres asumen roles que habían sido puramente masculinos, desembocando en dificultades para alcanzar la flexibilidad productiva.

Jornadas laborales que duran más de 8 horas, conexión constante a nuestro teléfono y cuenta de correo electrónico, reuniones, objetivos, plazos de entrega, presión de los jefes, sentir que no llegas a todo y que no lo vas a conseguir son razones que se suman al estrés familiar.

¿Cuáles son los síntomas y en qué enfermedades desencadena?

Es fácil identificar cuando una mujer está estresada, suele ocurrir en épocas con picos de trabajo muy fuertes o largas temporadas sufriendo estrés, que derivan en:

  • Cambios de humor constantes.
  • Mayor sensibilidad ante las críticas de nuestros compañeros.
  • Nos volvemos más agresivas.
  • Padecemos contracturas y molestias corporales.
  • Presentamos dificultad en las vías respiratorias.
  • Padecemos insomnio o híper insomnia ósea.
  • Nos desganamos o nos aumenta el apetito.
  • Sufrimos más de migrañas y lumbagos.
  • La menopausia aumenta las enfermedades relacionadas con la obesidad y el colesterol.
  • Sufrimos más enfermedades cerebrovasculares que los hombres.
  • Aumenta la posibilidad de sufrir infartos de miocardio.

Consejos para combatirlo dentro y fuera del trabajo:

  • Planifica tus tareas: la sobrecarga de trabajo, el límite de plazos, los objetivos, las presiones, son detonantes que harán que no tengamos una planificación clara, nos agobiemos y no sepamos ni por dónde empezar. Escribe en una hoja todas las tareas que tengas que realizar ese día, ponles un orden y priorízalas, además estima el tiempo que vas a dedicar a cada una de ellas.
  • Delimita tus responsabilidades: es importante que conozcas a la perfección cuáles son tus responsabilidades según tu puesto de trabajo, tus funciones y qué tareas puedes delegar. Si asumimos funciones que no nos competen, estaremos dejando de hacer las nuestras, incluso puede que no obtengamos los resultados esperados y que al final no hagamos bien nuestro trabajo. Además, nos sentiremos frustrados por tener que realizar funciones de otra persona.
  • Confía en tu equipo: rodéate de personas que aporten un ambiente agradable en el trabajo y que trabajen con dedicación y esfuerzo. Son muchas las horas que dura una jornada laboral y es importante mantener un equilibrio emocional, en el que todas las personas se sientan importantes y productivas. En este último punto, si no confías en tu equipo estarás siempre pendiente de todo y no podrás abordar las decisiones de tu departamento.
  • Intercala entre tareas otras de fácil resolución, que no requieran un gran esfuerzo o sean más mecánicas, de esta manera, romperás y dinamizarás el ritmo y aligerarás tu mente. Deja también para el final de la jornada tareas más motivadoras o que te gusten para no irte a casa con la sensación de agobio.
  • Cuidado con aceptar todas las responsabilidades: no todas las tareas deben recaer sobre ti, procura que estén repartidas las responsabilidades y equiparadas en función del nivel de tu equipo, de su status y su experiencia. A veces es necesario decir "no" y evitar que te caigan todos los problemas o te supere la situación.
  • Márcate objetivos reales que puedas alcanzar: ser un soñador es una de las cualidades más valoradas en emprendedores y profesionales, pero no dejes de tener los pies en la tierra. Piensa en objetivos reales que te permitan conseguir el éxito, con los que puedas crecer y seguir avanzando hacia la excelencia.
  • Saca tiempo para realizar cualquier tipo de actividad de ocio y tiempo libre: se acabaron las excusas de no tengo tiempo, salir del trabajo y encerrarte en casa no es síntoma de salud, tu mente no va a desconectar, así que busca una actividad, haz deporte, técnicas de relajación, visita exposiciones, queda con tus amigos, haz tu hobby favorito, pero desconecta y no te lleves los problemas a casa.

Si diriges un departamento, es esencial que las personas que lo integran tengan bien delimitadas y muy claras cuáles son sus tareas y funciones. Además, de que previamente tengan bien interiorizada la metodología de trabajo, la filosofía de empresa y vean en su superior una persona en la que confiar y reportar sus dudas e iniciativas.

Cuando tengas preparado a tu equipo podrás comenzar a delegar responsabilidades, al principio puede que te cueste dejar de tener todo bajo control, pero poco a poco te darás cuenta de que es la mejor vía para construir un equipo fuerte y sacar un proyecto adelante.

Y para combatir el estrés laboral al máximo, te proponemos este vídeo de la psicóloga Kelly McGonigal, en el que nos desvela varios estudios desvelando que hacer del estrés laboral nuestro aliado está en nuestro propio organismo:

1402-not-estres-laboral-dos

 


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:


 

dgarcia Womenalia bio

Artículo escrito por Desireé García, Web Content Coordinator & Senior Editor en Womenalia. Puedes seguirle en Womenalia, Twitter o Linkedin

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí