Mujeres al volante por primera vez en Arabia Saudí

  • Miércoles, 27 Junio 2018

Women2drive by LatuffLas mujeres al volante son una estampa habitual en todo el mundo; bueno, en casi todo el mundo. Hasta este mismo mes, junio de 2018, las mujeres en Arabia Saudí tenían prohibido conducir. De la misma forma que tenían, y siguen teniendo, prohibidas muchas otras actividades en un país que las condena a ser menores de edad durante toda su vida. Porque ahora ya pueden conducir, pero siguen sin poder salir a la calle sin que las acompañe un hombre, ya sea su padre, su marido, su hermano o incluso su hijo o un tío paterno.

Se trata, pues, de un paso más bien simbólico en un régimen que sigue restringiendo la libertad de las mujeres. Hasta hace unos días, ni siquiera podían sentarse en el asiento del copiloto. Ahora pueden incluso ir solas, siempre que sea en su coche. Mientras las mujeres se han habituado a ponerse al volante de coches, autobuses y camiones en el mundo occidental, y conducen igualmente trenes, aviones y helicópteros, más de 120.000 saudíes han corrido a las oficinas de Tráfico para convalidar sus licencias de otros países o a las autoescuelas para atender al cursillo previo a la obtención del carné de conducir.

Activistas en la cárcel

Las saudíes seguirán dependiendo de sus padres y maridos para poder ir a la universidad y para poder trabajar, pero esta tímida apertura impulsada por el rey Salmán y que muchos atribuyen a su hijo, el príncipe heredero, Mohamed bin Salmán, les ha dado al menos una pequeña sensación de libertad. Aunque las activistas que llevan años clamando por pequeñas reivindicaciones, como ésta de poder conducir, siguen en la cárcel y no parece que haya, de momento, intención de liberarlas.

En su afán de tutelar a las mujeres, la ley que les permite obtener el carné de conducir también prevé sanciones de hasta 120.000 euros para quienes usen ese complejo de superioridad para acosarlas o hacerles cualquier tipo de burla. Aunque de momento, según explica el ministerio de Información, más bien parece que está ocurriendo lo contrario.

Diversificar la economía

Desde que el príncipe Mohamed bin Salmán fue nombrado heredero hace ahora un año, el estricto régimen religioso saudí está haciendo tímidos intentos por mostrar una cara más amable ante el extranjero y por diversificar su economía, como ya han hecho anteriormente vecinos como Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

Este pequeño gesto de permitir que las mujeres puedan conducir se puede convertir en un revulsivo que origine la comercialización de nuevos productos alrededor del mundo del automovilismo, dirigidos especialmente a las nuevas conductoras. De momento, ya han abierto las primeras autoescuelas exclusivas para mujeres, y se han habilitado plazas de aparcamiento específicas, separadas de los hombres. Mientras tanto, al menos nueve activistas, precursoras de este tímido gran avance para las mujeres saudíes, siguen en la cárcel suspirando por conducir.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Motor by Womenalia!

volver inicio Motor