Los coches eléctricos son el futuro, pero ¿cuándo?

  • Viernes, 08 Febrero 2019

Coche electrico 1El coche eléctrico es ya, pocos lo dudan, el medio de transporte privado del futuro. Compartido o en propiedad, autónomo o con conductor, con ruedas o con alas, el motor del automóvil del futuro será eléctrico o no será. La batalla de la sostenibilidad tiene un ganador, pero ¿cuánto tiempo necesitará para imponerse?

Una de las personas que se han atrevido a ponerle fecha de caducidad a los vehículos de combustión es David Stuffs, de JP Morgan Banca Privada. El ejecutivo da dos décadas a esta prolongada lucha que se convertirá, asegura, en una oportunidad de inversión.

Inversiones necesarias

Hasta ahora, los propios fabricantes de automóviles se han resistido a dejar que el vehículo eléctrico se impusiera en el mercado. Sin ir muy lejos, el pasado verano pudimos ver cómo se ponían de uñas a raíz de los nuevos impuestos y limitaciones que aparecían en las noticias, acompañando a lo que parecía una campaña de criminalización del diésel, un combustible otrora apoyado frente a la gasolina.

Lo cierto es que los constructores de automóviles tienen mucho que decir en este asunto. Y es que la inversión que hacen en una fábrica para pasar de la producción de un modelo a otro es ciertamente una cifra millonaria, y muchos empleos dependen de que sea rentable.

El otro sector que tenía hasta hace poco la sartén por el mango es el de las compañías petrolíferas. ¿Quién no ha oído rumores sobre supuestas maniobras para silenciar desarrollos tecnológicos como un motor de agua y otras innovaciones que amenazarían su mercado cautivo?

Capacidad de las baterías

El motor eléctrico es, por fin, una realidad que ha costado muchos esfuerzos. Y más que el propio motor, la batería que debe almacenar la energía que lo haga funcionar. Tanto la escasa capacidad de las primeras baterías como el excesivo tiempo necesario para cargarlas han sido problemas que los ingenieros han tenido que ir resolviendo. Ahora que su autonomía ya nos permite soñar con viajes más prolongados, el próximo reto es instalar suficientes puntos de recarga.

Coche electrico 2Mientras tanto, y a la espera de que los particulares se animen a hacer una inversión de momento alta, las flotas de algunas empresas empiezan a apostar por la movilidad eléctrica. Iniciativas como Madrid central, una amplia área del centro de Madrid donde la circulación ha quedado reservada sólo a residentes y vehículos eléctricos, sirven de incentivo para compañías que necesitan que sus comerciales y repartidores peinen la zona para mantener vivos sus negocios.

En la misma capital, y en otras ciudades españolas, los vehículos compartidos funcionan con motor eléctrico y gozan de un éxito que ni las propias empresas que los pusieron en marcha esperaban.

¿Disrupción o mito?

Como explicó recientemente en la mesa redonda online “Coche eléctrico: ¿disrupción o mito?” José Luis Portela, de IE Business School, “el coche eléctrico es una invención que a muchas industrias ha interesado no sacarlo adelante”. Superada esa etapa, su estimación, más optimista que la de Stuffs, es que en 2022, el 15% de los coches que se vendan serán eléctricos y “en 2030, nadie comprará un coche de explosión”.

Por el contrario, en el mismo encuentro, Noemi Navas, directora de comunicación de Anfac, explicó: “Las previsiones más optimistas de ventas de vehículos eléctricos en el mundo apuntan a un 25% en 2023 y un 50% en 2040”. En su opinión, la demanda aún es baja “por la incertidumbre de los consumidores sobre cómo van a evolucionar las tecnologías y qué comprar”.

Por su parte, el expiloto Pablo Villota, que propone usar las electrolineras para sustituir las baterías agotadas por unas cargadas, en lugar de recargarlas, va más allá en su visión del futuro del automóvil, que, asegura, “pasa por la evolución del coche eléctrico al de hidrógeno”.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Motor by Womenalia!

volver inicio Motor