Sara Gil: "En los campos en los que las mujeres son minoría, debemos visibilizarlas para crear referentes".

  • Lunes, 30 Julio 2018
saragilcasanova

Sara Gil Casanova es licenciada en Ciencias Físicas y apasionada de las nuevas tecnologías y la divulgación, autora de varios libros para los más pequeños y artículos en revistas. Dedicada al mundo de las apps y la gamificación, es la responsable de los contenidos en Astrochat.

Sara es colaboradora de nuestro blog Mujer Tech donde nos contó cómo surgió el proyecto Astrochat, Mujeres Espaciales.

Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria en el mundo de la tecnología/ciencia.

Estudié física y me especialicé en física de partículas y astronomía. Hacia el final de la carrera, decidí que en lugar de dedicarme a la investigación lo que me apasionaba era la divulgación. Quería contribuir a que se supiera más sobre ciencia y cómo nos puede ayudar a vivir en un mundo mejor. Hice un máster de comunicación científica y mi primer trabajo fue en el Instituto de Astrofísica de Canarias, donde aprendí muchísimo de compañeros excelentes, como Natalia Zelmanovitch, una de las mejores divulgadoras que tenemos en habla hispana. Desde entonces he trabajado en comunicación y divulgación científica en distintos formatos: webs, documentales, libros infantiles, noticias, artículos para revistas, charlas... Además de la ciencia siempre me ha gustado la tecnología, así que en algunos trabajos también ha habido una parte más técnica: administrando servidores web, bases de datos, programación web... Durante un par de años también trabajé como residente en el campo de la física médica (relacionada con medicina nuclear, radioterapia...) pero decidí dejarlo para volver a la divulgación, que siempre ha sido mi pasión. He tenido la suerte de trabajar para proyectos de investigación relacionados con las ondas gravitacionales (su detección se llevó el Nobel de Física de 2017) tanto en Estados Unidos como en España, en un proyecto que integraba ciencia, tecnología y medicina (MalariaSpot), en un documental de astronomía para TVE, en un planetario en Estados Unidos... Proyectos en los que he aprendido muchísimo y he disfrutado aún más contribuyendo a que la gente supiera un poquito más sobre lo apasionante que es la ciencia.

"Lo que más me atrae de la ciencia, y una de las razones por las que más me alegro de haber estudiado física, es que nos puede ayudar a tomar decisiones mejor, a cuestionar lo que nos dicen".

¿Qué fue lo que más te llamó la atención de ella?

Mi interés por la ciencia empezó seguramente cuando leí de pequeña sobre la primera mujer en el espacio, Valentina Tereshkova. Decidí que teníamos que ser muchas más y fue así como empecé a leer libros sobre astronomía. Fue así como descubrí a Carl Sagan, uno de los mejores divulgadores de la historia. Gracias a él descubrí que la ciencia no era algo aburrido, sino apasionante. A veces me parece increíble lo que los seres humanos hemos conseguido en este campo. Tenemos robots enviándonos fotos desde Marte, hemos descifrado nuestro código genético, descubierto el pasado de nuestro planeta y, aún más increíble, de nuestro universo.

Háblanos sobre el proyecto que te ocupa ahora mismo.

Actualmente soy freelance en el ámbito de la comunicación, divulgación y diseño web, siempre en proyectos relacionados con investigación y tecnología. Me encanta llevar redes sociales, porque es una herramienta que nos permite con presupuesto cero poder llegar a personas en todo el planeta. Y la divulgación ya no es unidireccional, como lo es cuando la haces en otros formatos, sino que tienes casi inmediatamente feedback de las personas que te leen. Me parece algo muy potente y muy bonito. Por ejemplo, en los últimos meses he hecho varios hilos en Twitter sobre mujeres del ámbito STEM y algunos se han hecho virales. Mucha gente te comenta sorprendida que nunca había oído hablar de ellas y es supergratificante pensar que gracias a esos hilos ahora se las conoce un poco más. También tengo un proyecto personal, que hago en mis ratos libros junto a mi compañero Fernando Liébana: astrochat. Astrochat mujeres astronautas

Se trata de un juego/app para aprender astronomía y mujeres de este ámbito de una forma divertida. Utilizamos humor, memes y hasta gifs de gatitos para hacer atractivo el leer sobre estos temas. Es un proyecto con presupuesto cero, así que nos ha sorprendido poder llegar con él a miles de personas. Hemos recibido muchísimo feedback a través de las redes sociales y las opiniones en Google Play, que nos ha motivado muchísimo a seguir con el proyecto. También nos anima mucho los premios que ha recibido: mejor juego en la I Feria de Videojuegos realizados por mujeres, mejor app en el certamen Ciencia en Acción y mención de honor en el concurso de divulgación del CPAN (Centro Nacional de Física de Partículas y Nuclear). De hecho, nos estamos planteando intentar buscar financiación para poder dedicarle más tiempo, ya que nos encantaría mejorarlo y ampliar los contenidos, incluso aplicar el mismo formato a otros temas, como biología, que es el campo de especialidad de mi compañero Fernando Liébana.

¿Cuál es para ti la parte buena y cuál la mala de la tecnología/ciencia?

Creo que no hay nada malo intrínsecamente, como todo, depende del uso que hagamos de ella. Ahora mismo tenemos el potencial de autodestruirnos y ya hemos exterminado parte de la biodiversidad del planeta, pero diría que la culpa es de los seres humanos, no de la tecnología. Lo que más me atrae de la ciencia, y una de las razones por las que más me alegro de haber estudiado física, es que nos puede ayudar a tomar decisiones mejor, a cuestionar lo que nos dicen. Es la mejor herramienta que tenemos para responder a las grandes preguntas: ¿cómo surgió todo esto?, ¿qué es esto de la consciencia?, ¿por qué somos como somos?". Muchas veces se cuestiona la utilidad de la ciencia básica, pero es como cuestionar la utilidad de la música o el arte. Sin arte o ciencia no seríamos muy interesantes como especie. Y además, en este caso, en muchas ocasiones la ciencia básica es la que la lleva a los mayores avances prácticos. Nuestra vida sería muy distinta si no hubiéramos invertido en ciencia básica, no tendríamos ni electricidad. Desgraciadamente, en nuestro país cada vez se invierte menos en ciencia. Ni básica, ni no básica.

Vera Rubin¿Qué personas en el mundo de la tecnología/ciencia te inspiran?

Como he comentado antes, Carl Sagan es uno de mis referentes. No solo por su trabajo en astronomía o divulgación, sino porque se implicó en temas sociales como la igualdad, la carrera armamentística nuclear o el medio ambiente. También admiro mucho a pioneras en muchos campos, como Cecilia Payne, la astrónoma que a principios del siglo XX descubrió de que estaba hecho el Sol, o Vera Rubin, la astrónoma descubridora de las primeras evidencias de la materia oscura. Tuvieron que vencer muchísimos obstáculos para poder dedicarse a la ciencia.

En España, ahora mismo tenemos investigadoras que además están haciendo muchísimo por la divulgación, y que no sé de dónde sacan el tiempo para hacer tantas cosas, como las matemáticas Clara Grima y Marta Macho, o la química Adela Muñoz. Y me dejo muchas más.

¿Has visto en tu carrera/entorno algún ejemplo de discriminación en el sector STEM?

Por supuesto. En mi primera entrevista de trabajo me preguntaron si tenía pareja y cuando les dije que sí, acabaron interesándose más por mi pareja y sus planes que por los míos. He visto la presión en una reunión para que una investigadora no se presentara a investigadora principal de un proyecto, entre comentarios paternalistas y condescendientes que aludían a su "carga de trabajo y familiar". Y las cosas más sutiles, como que tu opinión o la de otras compañeras no se tenga en cuenta, mientras que cuando la misma idea la propone un hombre de repente sea una idea estupenda. O que en trabajos que hagas con un compañero hombre, las consultas vayan hacia él porque asuman que es él que más controla. Al principio piensas que son imaginaciones tuyas, pero con el tiempo vas viendo que es poco probable que sea así. Y hoy en día ya hay varios estudios que confirman los sesgos por género, como el efecto "John-Jennifer": al evaluar currículum exactamente iguales excepto por el nombre, los currículums asociados a nombres masculinos eran sistemáticamente mejor valorados. Todos los días vemos eventos en los que no hay mujeres entre los ponentes o son una minoría. Y los ejemplos podrían seguir...

Astrochat guías espaciales

 ¿Qué medidas crees que se podrían tomar para paliar esta situación?

Es un tema complejo y no creo que haya ninguna fórmula mágica, pero creo que todos debemos de hacer un esfuerzo porque haya más paridad en los paneles de los congresos, en los tribunales que dan premios, en las noticias de la prensa... Entre las muchas excusas que se ponen para justificar paneles con mayoría de hombres es que no "se fijan en el género". Creo que está más que demostrado que sí que nos fijamos y que hay un sesgo, por lo que tenemos que trabajar activamente en corregirlo. Especialmente en los campos que hay menos mujeres es aún más importante visibilizarlas para crear referentes. Y esa creo que es otra medida que se puede tomar: el trabajar más en visibilizar a las mujeres que se dedican a la ciencia y tecnología. Las chicas y los chicos necesitan saber que la ciencia y la tecnología son también cosa de mujeres. Afortunadamente, hay iniciativas como el blog mujeresconciencia.com o la web del 11defebrero.org que están haciendo muchísimo trabajo en visibilizar a científicas y tecnólogas.


También oigo en muchas ocasiones que hoy en día si las chicas no eligen ciencias es porque quieren o por "genética", que hoy en día hay total libertad. Ante esto, me encanta la respuesta que dio uno de los mejores divulgadores actuales, Neil Degrasse Tyson, que es negro: "no sé lo que es ser mujer, pero sé lo que es ser negro. Sé lo que es sentir que la sociedad te mande el mensaje a cada instante de que eso no es lo tuyo, que perseguir tu vocación se convierta en una carrera de obstáculos. Yo lo conseguí, pero, ¿cuántos se quedaron atrás?" Como él dice, hay muchas similitudes con el caso de las mujeres. Y me hace pensar que además es mucho más probable que hoy en día, en los campos que las mujeres son minoría, la mayoría de ellas sean excepcionales. Ojalá pronto no haga falta ser excepcional para dedicarte a lo que quieras.

 

¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio