Las arquitectas se unen en una asociación para reivindicar su trabajo

  • Jueves, 02 Agosto 2018

Ines Sanchez Madariaga 1Las arquitectas han dicho basta y han creado una asociación para reivindicar el reconocimiento del público y de su propia profesión. La Asociación de Mujeres Arquitectas de España (AMAE) se puso en marcha a finales de marzo, y desde entonces trabajan para “mostrarle al mundo de lo que son capaces las arquitectas españolas”.

La presidenta de AMAE, Inés Sánchez Madariaga, sabe de lo que habla. Es también directora de la Cátedra Unesco de Género de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid y asesora en materia de género de la nueva directora ejecutiva de ONU-Habitat.

“En AMAE consideramos que el reconocimiento y el trabajo al que acceden las arquitectas no se ajusta a la realidad del número de profesionales mujeres y a su talento y capacidad profesionales”, explica Sánchez Madariaga. “Creemos necesario que exista una asociación como esta que se encargue de mostrar el talento de las arquitectas españolas”.

Presencia asimétrica

La presidenta de la asociación aporta algunas cifras que reafirman su argumento: en la actualidad, las alumnas de arquitectura son el 56% del total, pero esa presencia se reduce cuando se examina el profesorado: de las 33 escuelas de arquitectura que hay en España, sólo dos tienen a una mujer al frente como decana; de las 150 cátedras de proyectos arquitectónicos, sólo tres pertenecen a mujeres, y sólo hay una catedrática de urbanismo en todo el país.

Además, en el ejercicio profesional de la arquitectura, AMAE denuncia que el trabajo de las mujeres es silenciado a menudo. La última encuesta de la profesión que, afirma, se ha realizado en todo el país, desvela que las mujeres abundan en los empleos más precarios y con sueldos más bajos, y además tienen una tasa de abandono muy alta.

Percepción negativa

Ines Sanchez Madariaga 2Para Sánchez Madariaga, la percepción de las mujeres en campos profesionales que siguen siendo muy masculinizados, como la arquitectura, “todavía está mediatizada en gran medida por dobles estándares, sesgos, y lo que en inglés se llama 'doble bind', o doble vínculo, que es algo así como un juego de suma cero, en el que, hagas lo que hagas, la percepción que se tiene de ti es negativa”.

Para apoyar esta afirmación, añade un ejemplo: “Las mujeres profesionales que muestran sana ambición, algo considerado una cualidad en un hombre, son percibidas como desagradables, trepas y cosas negativas similares. Si esa misma mujer profesional se muestra servicial y femenina, entonces es percibida como poco profesional. Es decir, las mujeres todavía nos encontramos en la tesitura de caminar una fina línea en la que, si nos comportamos de acuerdo a la norma social de la expectativa de comportamiento femenino, no somos valoradas como buenas profesionales, y si, por el contrario, mostramos comportamientos que la norma social atribuye como propios del profesional excelente, se nos valora negativamente por violar la expectativa de comportamiento social femenino”.

La situación, según la presidenta de AMAE, ha evolucionado en los últimos años, pero los dobles estándares se mantienen, aunque sea de forma sutil, en el día a día de las arquitectas. Por eso, la asociación se ha marcado tres objetivos:

  • Promover la igualdad efectiva de mujeres y hombres en todos los ámbitos de la arquitectura, tanto públicos como privados.
  • Constituirse en interlocutor de las administraciones públicas en todos los asuntos que afecten al desarrollo de la actividad de las mujeres en la arquitectura.
  • Configurarse como red de vertebración y difusión de las actividades que desde la perspectiva de género se lleven a cabo en la arquitectura, para darles mayor visibilidad.

Con apenas cuatro meses de existencia, la nueva asociación tiene un importante trabajo por delante para hacer visible el trabajo de las mujeres en la arquitectura.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio