Helia Camacho: "Sin ciencia no hay futuro".

  • Jueves, 31 Mayo 2018
Helia Camacho

Helia Camacho es Ingeniera Técnica Industrial especializada en Mecánica por la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante) y actualmente está finalizando el Máster en Dirección de Operaciones y Calidad por la UNIR.

Helia es colaboradora de nuestro blog Mujer Tech donde nos ha contado en qué consiste Ondas Mecánicas, un programa de radio a través del que acerca, junto a sus compañeras Noelia Manresa y Elisa Ruiz, la ciencia a los más jóvenes.

 Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria en el mundo de la tecnología/ciencia.

Hace 12 años empecé a trabajar en una corporación de derecho público y carácter profesional dedicada a los servicios de ingeniería y en la que actualmente me encuentro como Responsable de Calidad y Emprendimiento.

Una de las cosas que he descubierto a lo largo de mi carrera profesional y que más me apasiona, es la calidad y la mejora continua. Normalmente es un concepto que tenemos asociado a la fabricación de productos, pero no debemos olvidar que la satisfacción de un servicio también es fundamental.

En la entidad donde desarrollo mi trabajo, contamos con más de 2.000 usuarios y como os podréis imaginar, no es tarea sencilla llevar al día todos los requerimientos, cumplir con los objetivos marcados y tener presente las especificaciones de nuestros usuarios. La calidad es un aspecto que cada vez se tiene más en cuenta y es vital para el buen funcionamiento de cualquier organización, es un elemento diferenciador y competitivo que tenemos que saber explotar.

Asimismo, como cualquier profesional, debes adaptarte a la operativa del trabajo, por lo que generalmente debo desempeñar tareas paralelas como revisar proyectos de ingeniería, gestionar documentación técnica, asesorar a usuarios, impartir charlas, coordinar programas, entre otros.

Otra de las cosas que más me gusta de mi trabajo es tratar con las personas, disfruto en las reuniones individuales con otros colegas, cuando te cuentan sus inquietudes y depositan su confianza en ti, me gusta implicarme y poder ver cómo, finalmente, logran sus metas.

Durante todos estos años he tenido una visión multidisciplinar de la ingeniería, he aprendido que nuestra profesión abarca un sinfín de posibilidades y con el paso del tiempo, no deja de sorprenderme.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención de la ciencia?

Desde pequeña me ha gustado la tecnología, no sabría determinar en qué momento dije, "sí, me voy a dedicar a ésto", imagino que debió ser algo progresivo, cosas que te llaman la
atención, actividades que realizas en el colegio y que despiertan tu curiosidad.

Recuerdo con cariño y nostalgia la época del instituto, desarrollábamos multitud de proyectos en el taller que teníamos de tecnología, desde soldaduras hasta mediciones eléctricas, pasando por la programación de dispositivos.

Y con el paso del tiempo, te vas embobando con los mecanismos, con el diseño de los mismos, empiezas a investigar sobre cómo se hacen las cosas y descubres cosas tan fascinantes que es imposible no enamorarse de esta profesión.

La ciencia está relegada a un segundo, incluso, en un tercer plano: escasa financiación, pocas inversiones, falta de apoyo y, por desgracia, demasiados contratos precarios.

Háblanos sobre el proyecto que te ocupa ahora mismo.

Gracias al programa de radio "Ondas Mecánicas" que realizo en Radio UMH, sobre ciencia y tecnología, junto con dos amigas y antiguas alumnas de universidad, he preparado una charla para el festival Pint of Science, que se celebra anualmente en bares y salas de todo el mundo.

El evento trata de acercar la ciencia al público en general y mi ponencia ha llevado el simpático título: "De la hoja de parra a la fashiontech", en la que mi propósito era hacer un viaje sobre cómo la tecnología ha evolucionado el mundo textil. 

¿Cuál es para ti la parte buena y cuál la mala de la tecnología/ciencia?

Imagino que, como todo en esta vida, depende con los ojos que uno mire. Una ingeniera siempre verá infinitas partes positivas: hemos sido capaces de desarrollar humanoides que pueden desempeñar funciones tan precisas como nosotros, exoesqueletos que ayudan a los trabajadores de las líneas de producción, incluso se han mejorado los textiles para prevenir enfermedades. La tecnología es brutal.

Es un pena que la ciencia esté relegada a un segundo, incluso, en un tercer plano: escasa financiación, pocas inversiones, falta de apoyo y por desgracia demasiados contratos precarios. El gran reto que tenemos como sociedad es devolverle el lugar que se merece. Sin ciencia, no hay futuro.

¿Qué personas en el mundo de la tecnología/ciencia te inspiran?

Admiro mucho a todos aquellos valientes que lucharon por sus ideales y que lograron alcanzar sus sueños y en particular, a todas aquellas mujeres que han sido las precursoras
de inventos tan importantes y de los que seguimos utilizando hoy en día: Ángela Ruiz
(libro electrónico) o Mary Anderson (limpiaparabrisas).

Pero también admiro a las profesionales que están intentando cambiar las cosas, por ejemplo, Nuria Oliver está participando y colaborando en multitud de acciones para dar visibilidad a la mujer dentro del sector tecnológico y además, plantea medidas reales para estrechar la brecha de género generada.

Por último, admiro a esa gente joven que está haciendo lo que le gusta y que está aportando su granito de arena en el sector, como los emprendedores Gala Gil (YellowFinch) o Federico Sainz de Robles (Sepiia), los comunicadores científicos del Porkcast y Ondulados, la youtuber Chicageek, etc. La lista es larga por eso pido disculpas por no mencionarlos a todos.

Si pudieras sentarte con tu yo de hace 15 años, ¿qué consejo le darías?

Me daría una lista tan larga...creo que le pediría que fuera más exigente consigo misma, pero también le diría que las cosas llegan y que hay esperanza. Que fuera la misma luchadora de siempre, que mantuviera la misma actitud positiva que le ha llevado siempre tan lejos y que no dejara nunca de explorar lo que le apasiona.

¿Has visto en tu carrera/entorno algún ejemplo de discriminación en el sector STEM?

Sí, por supuesto, es una realidad que está ahí con la que hay que lidiar de manera intermitente y que no siempre es fácil. A veces es tan sutil que engaña. Desafortunadamente existe discriminación en el sector STEM como en cualquier ámbito de la vida, pero por fortuna hay compañeros maravillosos que colaboran en la normalización de la situación de la mujer y su igualdad.

¿Qué medidas crees que se podrían tomar para paliar esta situación? 

Es muy importante tomar conciencia como colectivo porque este tema nos afecta como sociedad. Tenemos que seguir educando en igualdad, tanto dentro de las escuelas, institutos, universidades, como dentro de la familia.

niña-cienciaEn los centros educativos sería bueno mostrar cuáles son los referentes en ciencia y tecnología que existen o existieron, para que despertemos su interés y las animemos.

Además, las profesionales debemos compartir nuestras experiencias e implicarnos de manera más activa, realizar charlas, crear campañas y apoyarlas en sus carreras profesionales.

Por suerte, hay organizaciones que están trabajando en esta dirección como "11 de Febrero", de hecho colaboré junto Noelia Manresa, compañera de radio, el pasado mes de febrero. Ambas, acudimos al Instituto Bahía de Babel de Alicante para explicar nuestra experiencia como ingenieras y para mostrar el papel de la mujer en la ingeniería. Realmente fue una experiencia muy positiva tanto para los alumnos como para nosotras; sin duda, repetiremos.

También existen otros proyectos como el que está desarrollando la Real Academia de la Ingeniería con "Mujer e Ingeniería" y la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Sevilla con "Mujer en la Ingeniería".

 

 

¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio