Los nuevos empleos que trae la transformación digital

  • Miércoles, 04 Abril 2018

Nuevas competencias digitalesLa transformación digital que están experimentando las empresas en la actualidad trae consigo mucho más que una web o unos centros de atención multicanal. Por eso, para responder a este desafío, no basta con contratar a un gestor de redes sociales o a un especialista en SEO. Las necesidades de las empresas van mucho más allá y han convertido los departamentos de recursos humanos en un centro estratégico que debe definir las necesidades a cubrir y los perfiles adecuados para hacerlo. Sin olvidarse de la formación de su personal para adaptarlo a los nuevos tiempos.

Esta revolución digital ha afectado a la forma en que se relacionan las empresas con sus clientes. Los consumidores han pasado de ser meros destinatarios de sus productos o servicios a tomar la sartén por el mango y comunicarse directamente con las empresas a través de canales bidireccionales. Las empresas que no estén en el ciberespacio, no tendrán oportunidades en el futuro, y por eso hacen falta empleados digitalizados. Porque la gestión de su presencia online es tan importante como tener esos canales, llámense webs, redes sociales, foros...

Según datos de la Unión Europea, dentro de tan sólo dos años el 45% de los empleos estarán relacionados con el entorno digital. Esta circunstancia generará aproximadamente 900.000 puestos de trabajo, y pone la necesaria transformación del talento al nivel de la no menos necesaria transformación digital de las empresas. Una oportunidad para tantas mujeres que quieren evolucionar en un mercado laboral a menudo masculinizado por inercia.

Los perfiles digitales

Con estas premisas, Meta4, multinacional especializada en gestión del capital humano, e ISDI, escuela especializada en formación y desarrollo de talento, han elaborado la Guía para la digitalización del talento. En ella establecen los catorce nuevos perfiles que las áreas de recursos humanos de las empresas deben tener en cuenta para hacer frente a su digitalización, cada una en función de sus propias necesidades:

  • Social Media Strategist: es el responsable de definir y administrar la estrategia de redes sociales, y de toda comunicación que se genere con los usuarios a través de estos canales.
  • Search Engine Marketing Especialist (SEM): tiene como objetivo que la marca y sus ventas crezcan gracias a su presencia en buscadores de internet.
  • E-commerce Manager: se ocupa de la estrategia de venta online, y con ese fin elabora estudios de mercado, presupuestos, control de la estructura tecnológica y testeo de soluciones.
  • Performance Manager o Paid Media Manager: se encarga de generar el mayor tráfico posible en los sitios web de la empresa con el menor coste posible. Es quien planifica, por ejemplo, las campañas de publicidad en canales digitales.
  • Chief Digital Officer: una nueva figura directiva que tiene bajo su paraguas los departamentos de marketing, comunicación y CRM.
  • Growth Hacker: es un alma libre que busca nuevos caminos que permitan hacer crecer el negocio, de forma legal, claro, aunque su apelativo dé a entender lo contrario.
  • Chief Data Officer (CDO) y Chief Information Officer (CIO): se ocupan de la estrategia a largo plazo del gobierno de la información. Sus funciones se centran en data governance, data architecture & technology y data analytics.
  • Chief Marketing Officer: es responsable de la estrategia de marketing digital en los diferentes canales.
  • Chief Experience Officer: tiene en sus manos otra de las claves de la empresa, la experiencia del usuario, y debe unificar los criterios para que todos los canales de comunicación den una respuesta coherente.
  • Service Design Strategist: es el encargado de diseñar la estrategia de cara al cliente aunando tecnología, contenido y diseño. Eso le da responsabilidad tanto técnica como de negocio y de producto.
  • Data Analyst: debe analizar los datos cuantitativos y cualitativos que proporciona el entorno digital para obtener información valiosa que le permita tomar decisiones basadas en hechos objetivos.
  • Affiliate Marketing Manager: su responsabilidad es diseñar la estrategia de funcionamiento de las redes de afiliación. Debe elevar las ratios de conversación identificadas (clic, registro, compra, etcétera) al menor coste posible.
  • Search Organic Marketing Specialist (SEO): se ocupa de la estrategia de posicionamiento orgánico (SEO), y su objetivo es optimizar los resultados en los principales motores de búsqueda de internet.
  • Community Manager: proyecta y gestiona el plan de comunicación en redes sociales. Se ocupa de generar conversaciones en torno a la marca, construir comunidad y convertir a los seguidores en promotores.

La formación es fundamental

La formación de los empleados es fundamental para adaptarse a las nuevas necesidades de las empresas. Algunos de ellos verán sus funciones reducidas en el futuro, lo que podría hacerlos prescindibles en caso de no actualizar su formación. Para las empresas, además, puede resultar más eficiente detectar a las personas más proclives a su adaptación digital dentro de la propia organización, en lugar de buscar nuevas incorporaciones y, en un momento dado, tener que recurrir a despidos.

De hecho, el último Barómetro del Talento y Cultura Digital elaborado por ISDI desvela que “el 28,72% de los puestos se cubren únicamente con talento interno, mientras que en el 60,64% de los casos se combina el talento interno con consultores digitales y nuevas contrataciones”. Eso significa que muy pocas empresas se plantean las contrataciones externas como única alternativa.

La transformación digital es, en definitiva, una oportunidad de crecimiento profesional para muchas mujeres que quieren evolucionar en sus responsabilidades y han visto mermadas sus posibilidades dentro de la empresa tradicional.