Purificación García: "A estas alturas del siglo XXI, me parece absurdo que las mujeres tengamos que asumir papeles secundarios"

  • Lunes, 05 Marzo 2018
Puri-García-Segovia

Purificación García es Licenciada en Biología (Bioquímica) e imparte clases en el Grado de Ciencia y Tecnología de Alimentos, siendo responsable de la asignatura de Dietética y Tecnología Culinaria.

Para nuestro blog Mujer Tech, Purifcación ha escrito un post muy interesante sobre la alimentación del futuro, que te va a sorprender y que puedes leer aquí.

Pero ahora, vamos a conocerla algo mejor. 

Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria en el mundo de la tecnología y la ciencia

Estudié Ciencias Biológicas en la especialidad de Bioquímica. Si he de decir la verdad, no me veía como profesora de secundaria que parecía ser la opción más estable en mi época. Así que empecé a buscar trabajo en lugar de prepararme una oposición. Estoy hablando de 1992-93, donde la crisis también era grave (cuándo no lo es), pero tuve suerte y empecé a trabajar en una empresa de alimentos, en concreto en una importadora/exportadora de miel y productos apícolas. Fue mi primer contacto con la industria alimentaria, me dí cuenta que era un mundo apasionante, me matriculé en la licenciatura de ciencia y tecnología de alimentos. Trabajando y estudiando al mismo tiempo, ¡ahora me acuerdo cuando mis alumnos dicen que no les da la vida! No pude acabar la licenciatura por interferencias con el trabajo, pero retomé el aprendizaje unos años más tarde, haciendo el doctorado en el área.

En 1997 tuve la oportunidad de pasar al mundo de la docencia, ¡y eso que no quería!  Pero empecé en una escuela de formación profesional, en el ciclo formativo de dietética y nutrición, y de nuevo me di cuenta ¡que tenía tanto por aprender! Me matriculé en todos los cursos de la UNED que eran compatibles con el trabajo. Haciendo el curso de Experto Universitario en Fundamentos de Nutrición Comunitaria, nació lo que sería el punto de origen de mi futura tesis doctoral.

En 1999 entré en la Universidad Politécnica de Valencia, contratada a cargo de un proyecto de investigación, y fue en ese momento donde surgieron todas las oportunidades de realización de proyectos desde el punto de vista profesional y también personal. Me inscribí en el programa de doctorado del Dpto. de Tecnología de Alimentos, realicé mi tesis doctoral en “Evaluación del Estado Nutricional de la Población de Estudiantes y Personal de la UPV”, y desde el 2002 soy Profesora Titular de la UPV.

Siempre me sale el chiste que como el diseño de moda ya estaba pillado, pues me fui al diseño, pero de alimentos.  De hecho, siempre cuento a mis alumnos que de pequeña quise ser artista y a cambio me he convertido en profesora, donde tengo un escenario y una audiencia fiel y que solo falta que al final me aplaudan para cumplir mi sueño (¡Porque eso no lo he conseguido todavía!) Pero lo cierto es que aunque no lo parezca, también tiene mucho de tendencias, de creatividad, de estudio, de observación… y además incide directamente en la salud.

Si tengo que destacar una motivación en mi carrera profesional, yo creo que es la de pensar siempre que todavía me queda mucho por aprender y buscar, buscar, buscar… Ahora estoy obsesionada con aprender algo básico de programación, porque no quiero quedarme colgada…; En los próximos 5 años, el que no sepa programación básica, será casi un analfabeto digital.

¿Qué fue lo que más te llamó la atención del mundo de la tecnología y la ciencia?

Yo creo que lo que más atrae de la ciencia es la continua renovación. Los cambios son, sobre todo ahora, muy rápidos, pero eso es lo que más motiva. Todo cambia y todo renace. Antes se decía que el que se mueve no sale en la foto. Ahora, si sales en la foto es que estás parado, estático y eso en un mundo como el actual es estar en una zona de comfort que no es buena si queremos una ciencia de calidad.

Háblanos sobre el proyecto que te ocupa ahora mismo.

Bueno, si tuviéramos un proyecto sería demasiado cómodo, ¿no? Ahora trabajamos en productos con microalgas, en alimentos personalizados con impresión 3D a los que queremos incorporar proteínas de fuentes alternativas y alto valor biológico, como las propias microalgas, cereales o pseudocereales, y también de insecto.

alimentos-futuro

¿Cuál es para ti la parte buena y cuál la mala de la tecnología y la ciencia?

La parte buena es que es un trabajo estimulante, que permite mantener tu cerebro en continua actividad. Siempre hay cosas que aprender, cosas que cambiar, que mejorar, que renovar, es un mundo de infinitas posibilidades, los límites los deberías poner tú.

Lo malo es que los límites los pones tú, en cuestión de tiempo y de esfuerzo y eso hace que sea difícil desengancharse. Pero es una cuestión personal y eso es “controlable”. 

Lo peor es que para alcanzar metas y objetivos, no todo depende de ti. Necesitas financiación. La ciencia y la tecnología, la investigación, no son gratuitas. Son una inversión de futuro y eso, desgraciadamente, no es prioridad en este momento, lo cual es un escollo (más).

¿Qué personas en el mundo de la tecnología y la ciencia te inspiran?

Pues nunca he sido muy de mitos, la verdad. Como bióloga, cuando empecé en la Universidad, quizá una de las figuras que más atractiva me resultó fue Rosalin Franklin. Gracias a su trabajo en difracción de rayos X (que le constaron un cáncer de ovario y la muerte a los 37 años), Watson y Crick fueron capaces de descifrar la estructura del DNA. Pero ni siquiera en su discurso de recogida del Premio Nobel en 1962 (ella murió en el 58), se acordaron de mencionarla. Debió ser una mujer de carácter, ¡demasiado competitiva para sus compañeros! Resultaba molesta por reivindicativa, y el Londres de los 50 no debía ser camino de rosas para científicas eficientes.

Si pudieras sentarte con tu yo de hace 15 años, ¿qué consejo le darías?

Sin pausa pero sin prisa.

¿Has visto en tu carrera o entorno algún ejemplo de discriminación en el sector STEM?

Bueno, si piensas que en la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, de las 50 Universidades Públicas Españolas sólo hay cuatro rectoras… Soy de las que piensan que hemos avanzado mucho, pero eso no justifica el parón que estamos viviendo. A estas alturas del siglo XXI, me parece absurdo que las mujeres tengamos que asumir papeles secundarios, porque somos muy organizadas, pero para los protagonistas sigan eligiéndose hombres porque tienen más poder de convicción. Y eso me lo han dicho a mí, no me lo ha contado nadie. Aunque yo creo que lo que tienen es más “convicción de poder”.

Micromachismos los encuentras en cualquier esquina, si te descuidas, los practicas tú misma. Estamos en un momento de cambio en el que hay que poner mucha fuerza. Yo, con una clara intención inclusiva en el lenguaje, tengo que estar pensando continuamente en adaptarlo, porque mi educación no fue para nada inclusiva. Y claro, hay cosas que forman parte de tus hábitos y cuesta cambiarlas.

¿Qué medidas crees que se podrían tomar para paliar esta situación?

Educación, educación y educación. Pública y de calidad por supuesto, para que llegue a todo el mundo.

Aunque suene quizá un poco radical, no confío en que los cambios se realicen desde dentro. Esos cambios están demasiado acomodados, siguen pautas políticas, no realidades sociales. Es un paso adelante que cuesta 50 años y dos hacia atrás, o para ser justa, un parón indefinido, como el momento actual. Solo con una educación igualitaria, donde se reivindique y se haga presente el papel de las mujeres en todos los ámbitos sociales, se podrá dar un vuelco a la situación de bloqueo. Pero muchas mujeres necesitan aceptar el cambio.

En 2018, seguimos teniendo, por ejemplo, techo de cristal, suelo de papel, brecha salarial, falta de apoyo en la conciliación. ¡Claro que hemos ganado cosas! No tenemos que pedir el permiso de nuestra pareja para abrir cuentas bancarias, o pedir un préstamo bancario, o tener la autorización de nuestro padre para ir de viaje, conducir, o ir a la universidad. Pero hay muchos países en los que la situación sigue siendo así o mucho peor. Somos privilegiadas, pero no por eso hemos de acomodarnos.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio