Un programa educativo y un libro para atraer a las niñas a la ciencia

  • Martes, 06 Febrero 2018

Portada TECHMIEl proyecto Mujer e Ingeniería, de la Real Academia de Ingeniería (RAI), ha puesto en marcha el programa TechMI para mostrar a las niñas y niños, con la ayuda de profesores y padres, que las ciencias, las matemáticas, la ingeniería y la tecnología son divertidas y sirven para crear los numerosos recursos tecnológicos de los que disfrutan hoy en día.

Cada vez son más las iniciativas que, intencionadamente o no, sirven para crear referentes y apoyar el esfuerzo por llevar la igualdad a los más pequeños de cara a las profesiones STEM. Un libro publicado recientemente ayuda también a dar visibilidad a las mujeres que trabajan o han trabajado en ciencias y tecnología. Se trata de Hello, world, en el que Dona Sarkar recopila ideas y consejos prácticos para quienes quieran trabajar en el sector tecnológico.

Fomentar el interés por la investigación

El programa educativo TechMI de la RAI quiere contribuir a que los estudiantes de la Comunidad de Madrid de entre 12 y 16 años se familiaricen con el método investigador y el trabajo en equipo. Además de fomentar su interés por la investigación, la innovación, la ciencia y la tecnología, quiere potenciar la participación femenina y crear un ambiente igualitario entre niños y niñas que ayude a reducir la brecha de género en ingeniería.

Además de una oferta docente de talleres, el programa incluye un concurso final con el que quiere fomentar la creatividad de los participantes. Siempre en equipos de entre 6 y 8 estudiantes con al menos un 50% de participación femenina, con un máximo de tres equipos por centro educativo, los estudiantes deben identificar un problema que afecte a personas mayores o con capacidades diferentes, diseñar un prototipo que trate de darle solución y darle forma.

Ojo, el plazo de inscripción termina el 16 de febrero. Los alumnos podrán desarrollar sus proyectos entre marzo y mayo, y los seleccionados se enfrentarán a una semifinal la última semana de mayo y a la final la primera semana de junio. Los ganadores obtendrán un viaje a Boston para visitar el Instituto Tecnológico de Masachusets (MIT). El segundo premio es una visita el Centro de Astronautas de la Agencia Europea del Espacio (ESA) en Colonia (Alemania). El tercer equipo clasificado visitará el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) en Villanueva de la Cañada (Madrid).

Dona Sarkar foto de  Douglas WatkinsDona Sarkar, foto de Douglas Watkins

La ingeniera que comparte su experiencia

La ingeniera Dona Sarkar nació en Nepal, se formó en Estados Unidos, en la universidad de Michigan, y ha liderado equipos de ingenieros en Microsoft. Por ejemplo, es la responsable del desarrollo del explorador de Windows, una herramienta que usan a diario millones de personas en todo el planeta. Además de esta apasionante profesión en la que ha triunfado, Sarkar colabora en acciones en favor de la mujer en países como Kenia y Nigeria. En la breve biografía que aparece en la solapa de su libro Hello, world, asegura: “Aprender a programar es hoy en el Tercer Mundo lo que en el siglo pasado fue aprender a leer: el mejor medio para que las mujeres descubran su poder”.Hello world

En Hello, world, Sarkar no sólo comparte sus propias experiencias, sino las de otros ingenieros que han trabajado en las mayores compañías tecnológicas de Estados Unidos. Preguntada por Womenalia sobre la intención y la capacidad de su libro para despertar vocaciones tecnológicas en las mujeres, responde: “Creo que mis experiencias y las de otros líderes (hombres y mujeres) ayudarán a las personas que se inician en la carrera a darse cuenta de que no existe un camino único hacia el éxito sino que es una combinación de conocerse a sí mismo, comprender cómo representar su trabajo, cómo construir relaciones y cómo influir en el cambio”.

Para Sarkar, más que ser mujer, su mayor obstáculo fue, según nos explica, “crecer en una comunidad de bajos ingresos y no tener mucho acceso a la tecnología hasta que estuve en la universidad. A menudo me sentí como una impostora porque no había escrito código desde que estaba en secundaria”. En su opinión, “la industria tecnológica tiene que ser más diversa en general, hombres y mujeres, personas de diferentes orígenes. Sólo entonces, podemos crear productos para una audiencia global”.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio