Mujeres referentes en la Real Academia de Ingeniería

  • Miércoles, 21 Junio 2017

Mujer ingenieraTan sólo tres de los 69 asientos de la Real Academia de Ingeniería (RAI), creada en 1994, son ocupados por mujeres profesionales, aunque los temas de igualdad de género han conseguido abrirse un hueco entre sus prioridades. En este sentido, la institución ha impulsado el proyecto Mujer e Ingeniería con el objetivo de fomentar la vocación de esta profesión entre las niñas.

Pilar Carbonero Zalduegui, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, académica desde 2003; María Vallet Regí, catedrática de Química Inorgánica, desde 2004; y Josefina Gómez Mendoza, catedrática de Análisis Geográfico Regional, desde 2006. Ellas son las tres representantes femeninas en la RAI, que con su trabajo dan visibilidad a la mujer en un sector tradicionalmente masculino.

Entre ellas, el nombre que más suena últimamente es el de María Vallet. Y lo hace por dos razones. La primera, porque ha dado el salto al otro lado del Atlántico para ingresar en el prestigioso American Institute for Medical and Biological Engineering (AIMBE), de la National Academy of Sciences. Una distinción reservada tan sólo a unos pocos investigadores de todo el mundo y para el que es necesario el apoyo de más del 80% de sus miembros.

Vallet fue elegida, según explica el AIMBE, “por sus destacadas contribuciones al campo de los materiales mesoporosos aplicados a la biomedicina en la regeneración del tejido óseo y en los sistemas de administración de fármacos”. Un campo en el que trabaja desde 2000 y por el que es reconocida en todo el mundo.

Premio a una pionera STEM

Maria ValletLa otra razón que ha hecho saltar su nombre a los medios con especial intensidad en el último mes ha sido la concesión del premio Julio Peláez a Pioneras de las Ciencias Físicas, Químicas y Matemáticas, en su segunda edición. Un premio que tiene un significado especial porque con él, la Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno la convierte en referente para enseñar a las niñas de hoy que hay futuro para ellas en el sector STEM en el que la desigualdad no tendrá cabida.

El premio debe su nombre al que fue marido de Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno, en homenaje por haber sabido transmitir a su mujer su interés por la ciencia y la investigación. María Vallet recogerá su premio, dotado con 12.000 euros, el 27 de julio en el Palacio de la Magdalena de Santander, dentro de la programación de cursos avanzados de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Será una nueva oportunidad para reivindicar la valía de las mujeres en las profesiones STEM, para transmitir a las niñas de pueden hacer una carrera profesional en el sector que elijan, sin sexismos.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio