La primera bioquímica española

  • Viernes, 27 Enero 2017

Gertrudis-de-la-fuenteEl mundo de la ciencia ha perdido a otra gran representante de la mujer profesional. Gertrudis de la Fuente, primera bioquímica española y coordinadora del equipo que, en 1981, se ocupó de solucionar la crisis del síndrome tóxico causado por el aceite de colza, falleció el 23 de enero a los 95 años.

Doctora en Farmacia, de la Fuente se especializó en enzimología y en metabolismo de los azúcares y fue profesora de investigación del Instituto de Investigaciones Biomédicas Alberto Sols, que forma parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Su carrera como investigadora científica fue reconocida en 2015 con el premio del Club de las 25, un grupo de mujeres feministas que defiende y apoya la presencia de las mujeres en todas las esferas de la vida pública.

Para llegar ahí no lo tuvo más fácil que otras mujeres de una época en la que la desigualdad no era un asunto de discusión. Hija de un maquinista de ferrocarril, se crió en una zona rural de Cáceres y no pudo estudiar el bachillerato hasta que su padre se jubiló y regresaron a Madrid, donde ella había nacido.

Sus estudios se vieron interrumpidos por la Guerra Civil y no puedo terminar el bachillerato hasta 1942. En los seis años siguientes se licenció en Ciencias Químicas en la Universidad Complutense de Madrid, mientras que asistía también a algunas clases de Físicas por simple afición.

Aunque por distintas razones que los jóvenes de ahora, no percibía un sueldo por su primer trabajo como investigadora en la facultad de Farmacia con el único catedrático de Bioquímica que había entonces en nuestro país. Más tarde, en 1950, logró una beca con la que pudo financiar su tesis doctoral.

Su llegada al CSIC se produjo en 1956, dos años después de leer su tesis. Entró como colaboradora por oposición, logró su plaza de investigadora cuatro años más tarde y la de profesora de investigación otros dos después. Al poco tiempo, la facultad de Medicina de la recién creada Universidad Autónoma de Madrid la nombró catedrática ad honorem.

El estudio de las enzimas que hizo De la Fuente ayudó a determinar que éstas tenían un papel determinante para diagnosticar algunas patologías, lo que justificó que se incluyera la bioquímica dentro de los estudios de Medicina.

Sin embargo, lo que la hizo más conocida fue su trabajo al frente de la comisión que investigó la intoxicación de unas 20.000 personas en 1981 y determinó que su origen fue una partida de aceite de colza destinado a la industria que acabó derivado al consumo humano.

Lo que queda claro en tan relevante biografía es que Gertrudis de la Fuente es un ejemplo de cómo nunca hay que rendirse para conseguir la igualdad de género. Perseguir tus objetivos y nunca arredrarte con los obstáculos siempre ha sido clave, incluso en épocas adversas para el género femenino.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio