Investigadoras en la historia

  • Martes, 10 Enero 2017

Marie Pierre Irene CurieMarie Curie con su marido y su hija Irene, que siguió los pasos de su madre y fue reconocida con el premio Nobel de Química en 1935.El papel de la mujer en la investigación científica ha sido históricamente muy minoritario, pero a lo largo de la historia se ha puesto de manifiesto que la calidad de su trabajo no tiene nada que envidiar a la de los hombres. Toda una inspiración para la mujer profesional de hoy que quiere dedicarse a esta área de la ciencia para contribuir a la evolución del saber humano y, por qué no, poner un granito de arena en el camino hacia la igualdad de género.

A lo largo de los siglos, si bien es cierto que la mujer no ha destacado en la ciencia por cantidad, sí lo ha hecho por calidad. Así, nos encontramos casos tan relevantes como el de Marie Curie, a la que durante mucho tiempo se restó mérito justificando sus logros por la pareja que formaba con Pierre Curie. De hecho, su marido tuvo que mediar para que se la incluyera en el premio Nobel de Física que ambos recibieron en 1903 por sus trabajos acerca de la radiación.

Ya viuda, Marie Curie fue la primera persona que recibió dos premios Nobel en dos categorías diferentes, pues el comité sueco reconoció en 1911 su trabajo en química, concretamente por el descubrimiento del radio y el polonio, el aislamiento del radio y el estudio de su naturaleza y compuestos. En 1906 se había convertido en la primera mujer con plaza de profesora y directora de un laboratorio en la Universidad de París, al ocupar la plaza que dejó vacante su esposo al morir.

Viajando atrás en el tiempo, ya en el siglo V otro personaje femenino destacó en el campo de las ciencias. Fue Hipatia de Alejandría, conocida por sus estudios matemáticos, fundamentalmente sobre geometría y álgebra, y por su trabajo en astronomía, ciencia a la que contribuyó con la mejora del diseño de los primitivos astrolabios que utilizaban los navegantes para guiar su camino basándose en la posición de las estrellas.

Muy relevantes para la ciencia son también las investigaciones de mujeres como Jane Goodall, premio Príncipe de Asturias en 2003 por su estudio sobre el uso de herramientas y formas de vida de los chimpancés; Sophie Germain por sus avances en matemáticas; Rosalind Franklin por sus aportaciones al conocimiento del ADN; y Ada Lovelace como pionera en la programación informática. No hay campo de la ciencia que no cuente con mujeres profesionales que hayan destacado por su trabajo y su investigación.

También en España hay ejemplos que pasarán a la historia por su aportación a las ciencias. Así, Margarita Salas, impulsora de la investigación en bioquímica y biología molecular en nuestro país, se convirtió en la primera mujer en la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y primera española en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. En la actualidad es miembro de honor del CSIC, a cuya financiación contribuye a través de las patentes que ha registrado.

Salas investiga desde 1967 el virus phi29, y trabaja con los mecanismos de duplicación y de control del material genético. Su mayor contribución ha sido la caracterización de la ADN polimerasa de este virus, cuya aplicación biotecnológica permite duplicar el ADN a partir de cantidades muy pequeñas y es muy útil para análisis genéticos, forenses e incluso arqueológicos.

Como relevo generacional en el campo de la biología molecular, la científica María Blasco ya ha adquirido también prestigio internacional por sus estudios sobre telómeros y telomerasa. Obtuvo el doctorado bajo la dirección de Margarita Salas y desde 2011 dirige el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, al que se había incorporado en 2003 bajo la dirección de Mariano Barbacid. La tecnología que ha desarrollado permite estimar la esperanza de vida de los enfermos.

Detrás de estas mujeres, y a juzgar por el número de graduadas que salen cada año de las facultades, viene un futuro lleno de investigadoras que seguirán contribuyendo al avance de la ciencia y el saber humano y a combatir la desigualdad con hechos y conocimiento.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio