Cómo podemos las mujeres contribuir a digitalizar las empresas

  • Jueves, 01 Diciembre 2016

Mujer digital

El talento digital de los empleados es una de las claves para lograr la auténtica digitalización de las empresas. Su implicación y sus capacidades son fundamentales, hasta tal punto que la carencia de este talento será un freno para el empleo en el futuro. Una vez más, el reto se puede convertir en oportunidad para quienes quieren optimizar su carrera profesional.

En la actualidad, sólo los gigantes tecnológicos y las empresas nativas digitales han abordado con éxito y solvencia la digitalización, que se traduce, entre otros aspectos, en nuevas formas de comunicación entre los empleados y también hacia fuera, con los proveedores y con los clientes, y también en la capacidad de las tecnologías de comunicaciones para facilitar el teletrabajo, lo que mejora las opciones de conciliación laboral. De momento, las empresas tradicionales han quedado atrás en este reto, pero aún están a tiempo de transformarse.

Según el estudio “Disrupción digital: el efecto multiplicador de la economía digital”, publicado por Accenture Strategy y Oxford Economics este año, la economía digital representa ya el 22,5% de la economía mundial y el 19,4% del PIB español. La estimación de este indicador en nuestro PIB es que alcance el 22% en 2020. Pero este estudio propone una fórmula que ayudaría a elevarlo hasta el 24%.

Para los autores del estudio, la clave está en combinar las inversiones en tecnología, talento digital y otros aceleradores digitales para lograr ese crecimiento del PIB. En el caso de España, estima que las inversiones idóneas serían en el impulso del emprendimiento, un acceso más fácil a la financiación y una mejor regulación.

La inversión es importante, sí, pero la plena integración digital sólo se logra si la empresa tiene una estrategia transversal y cuenta con personas preparadas para aplicar el resultado de esas inversiones. La mujer profesional tiene una oportunidad real en la economía digital si entiende la importancia de este reto, en el que el cliente a veces va por delante y hay que responderle con omnicanalidad, seguridad y una capacidad para transformar en datos útiles la inmensa fuente de información que es el big data.

También las mujeres emprendedoras deben llevar cuanto antes todas estas aplicaciones de la economía digital a sus empresas, y estar preparadas para seguir evolucionando con la economía digital, porque el futuro va a estar en continuo movimiento y la que se para, se queda atrás. Las redes sociales, un terreno en el que las mujeres tenemos un papel destacado, serán cada vez más un canal de comunicación con los clientes, y la forma en que las manejemos será clave para alcanzar el éxito.

Al fin y al cabo, las redes sociales son femeninas y las mujeres somos más del 50% de los usuarios de Facebook y más del 60% en Twitter. Además, las utilizamos con más asiduidad para compartir, recomendar, opinar y enviar sugerencias, ¿por qué no aprovechar esta ventaja para usarlas en el sentido inverso, desde nuestro empleo o nuestra propia empresa?
    
La digitalización es fundamental para cualquier empresa que quiera seguir en el mercado y las fórmulas para afrontarla están ahí, y requieren no sólo inversión sino talento y estrategia.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio