Las mujeres en el sector tecnológico español

  • Lunes, 10 Octubre 2016

1608-wat-tech-mujer

A pesar del avance de la mujer en el mercado laboral español representando la mitad de la fuerza laboral, en el sector de las nuevas tecnologías lo cierto es que todavía no progresamos al ritmo necesario para alcanzar la igualdad de género, ya que el 70% de los puestos tecnológicos están ocupados por hombres. Además, solamente el 4% de los CEOs de nuestro país son mujeres, según datos del Instituto de Empresa. Tanta es la situación de retroceso en este ámbito que la Comisión Europea está incentivando con diversas iniciativas para motivar el acceso y permanencia de las mujeres en el entorno tecnológico, tanto desde el ámbito educativo como en otros ámbitos de la sociedad.

Y es que el sector de las nuevas tecnologías se abre como una nueva oportunidad laboral para las mujeres y para la sociedad en general. La trasformación digital está construyendo países más competentes e innovadores, por lo que contar con profesionales capaces de subirse al tren del I+d+i es una necesidad para no quedarse atrás.

Por otro lado, las nuevas tecnologías están contribuyendo a reducir la brecha de género en las compañías, puesto que los procesos se vuelven más objetivos, y en consecuencia se está logrando aumentar el empoderamiento de la mujer en este aspecto. Las profesiones tecnológicas fomentan la igualdad y mejoran la empleabilidad de las mujeres en los siguientes aspectos:

- Facilitan el acceso a nuevas profesiones que antes solo estaban ocupadas por hombres.
- Agilizan el acceso y la participación a redes y grupos de apoyo y de defensa de los derechos de las mujeres.
- Aumentan la participación en iniciativas de aprendizaje interactivo y teleformación.
- Crece el acceso y participación en el flujo de conocimientos e información para empoderar la vida de las mujeres.
- Aumenta la presencia de la mujer en la Sociedad de la Información, aportando recursos, ideas y opiniones, manifestando si ingenio y creatividad.

Para identificar qué profesiones están relacionadas con las nuevas tecnologías, según la CNAE Clasificación Nacional de Actividades Económicas, las actividades económicas relacionadas con las TIC y de la Sociedad de la Información se pueden clasificar en tres grandes grupos: Telecomunicaciones, Actividades Informáticas e Investigación y desarrollo. Siendo las empresas relacionadas con las actividades informáticas las que mayor porcentaje de empresas acaparan, casi un 76%, según datos del Directorio Central de Empresas, Instituto Nacional de Estadística de 2007, seguidas de las que se dedican a las telecomunicaciones, un 19,7% y en tercer lugar las relacionadas con la investigación, con un 4,4%.

Por otro lado, las empresas públicas dedicadas a la investigación y el desarrollo facilitan la incorporación de la mujer a las plantillas.

En cuanto a la calidad del empleo, según la Asociación de Empresas de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de España, los empleos en el sector tecnológico se caracterizan por una fuerte estabilidad laboral, (83,5% de personas fijas frente a un 16,5% con contrato temporal), al tiempo que se identifica una representación por sexo desigual: 64,2% de hombres y 35,8% de mujeres.

Las mujeres profesionales del sector TIC viven una segregación a nivel horizontal, esto es, que un alto porcentaje de las mujeres se dedican a profesiones tradicionalmente "femeninas": como administrativas, grabadoras de datos, etc. Es lo que conocemos como segregación ocupacional, en consecuencia, perciben menos salario y menor cualificación. Además, son víctimas de la segregación vertical, es decir, ocupan puestos de baja responsabilidad. El resultado es que un gran número de trabajadoras quedan excluidas comportando una situación de desigualdad para las mujeres.

Desde la Organización Internacional del Trabajo señalan dos factores fundamentales que inciden en que las mujeres no desempeñen puestos de alta dirección en las nuevas tecnologías, por un lado factores culturales y sociales que potencian el género de las profesiones, en las que ellas tienden a ocupar empleos menos estratégicos mientras que ellos ocupan puestos de alta dirección.

En 2015 más de 864.000 puestos de trabajo de la Unión Europea estaban dirigidos a especialistas en las TIC, cuando el sector de la tecnología representa cerca del 6% del PIB de la UE, según datos de la Comisión Europea. En este sentido urge capacitar a profesionales para que puedan desempeñar este tipo de puestos de trabajo. En este nicho de mercado, las mujeres tienen una excelente oportunidad de trabajo estable y bien remunerado, por eso son cada vez más habituales desarrollar iniciativas que promuevan la semilla de estudiar carreras científicas, especialmente en las niñas.

En líneas generales, la mayoría de los países de la OCDE cuentan con una escasa presencia de mujeres en el sector tecnológico, entre un 15 y un 40%. Además, en el empleo con cualificación tecnológica las mujeres suponen entre un 30% y 50%, y en las categorías de especialistas TIC entre un 10% y un 20%.

Cuantitativamente, la proporción de mujeres que trabajan en las TIC es muy variable en la UE, y oscila desde el 6% de Luxemburgo al 41% de Lituania. Por otro lado, el número de mujeres que alcanza posiciones directivas en el ámbito de las TIC es también reducido: un 66% de las empresas de telecomunicaciones no cuentan con mujeres entre sus directivos. Fijando el punto de mira sobre las 14 grandes empresas europeas del ámbito de las TIC, se observa que menos de un 10% de los miembros del Consejo de Administración son mujeres, y en las telecomunicaciones la cifra es sólo del 6%.

La casi inexistente presencia de la mujer en profesiones tecnológicas se debe en buena parte al gran decrecimiento de las universitarias que estudian carreras científicas.

Los hombres ocupan el 68,4% de los puestos de trabajo relacionados con las nuevas tecnologías, mientras que las mujeres representan el 31,6% del total de trabajadores TIC. Por sectores, as mujeres tienen menos peso en el sector tecnológico que en la media de los otros sectores; bastante menor que en el Sector Servicios en general, donde ellas representan el 53,3% del total de las personas ocupadas en el sector.

Según la desagregación del CNAE la ocupación TIC que presenta una mayor equidad por sexo es la Investigación y Desarrollo, donde los hombres representan el 53,2% y las mujeres el 46,8%; por el contrario en las actividades informáticas la distribución de hombres y mujeres es la más desigualitaria, aglutinando a los hombres más del 75,2% de los puestos de tal ocupación. En la posición intermedia se ubican las actividades de Telecomunicaciones, donde las trabajadoras suponen algo más del 37% mientras que ellos más de 75%.

Perfil medio de las e-directivas

Según el estudio Mujeres y nuevas tecnologías de la información y la comunicación, en cuanto al perfil de las directivas, encontramos la presencia de dos tipos de trayectorias formativas: por un lado, aquellas que tienen formación en el ámbito de las ciencias humanas y sociales, por otro lado, aquellas mujeres que han recibido formación en carreras más técnicas, directamente relacionadas con el sector TIC en el que trabajan todas en la actualidad.

La franja de edad media oscila entre los 38 y 50 aproximadamente, la mayoría han realizado casi toda su trayectoria laboral en el sector, y han ido promocionando hacia los puestos de dirección que tienen en la actualidad, pasando por diferentes empresas, hasta acumular experiencia en las últimas en las que están ocupadas en el presente.

El tipo de empresas en las que desarrollan su actividad son, por un lado entidades y empresas nacionales relativamente pequeñas (entre 50 y 100 trabajadores), donde las directivas ocupan puestos de máxima responsabilidad; y por otro lado, multinacionales del sector, en las que las mujeres entrevistadas ocupan puestos de responsabilidad intermedios –circunstancia más habitual respecto al tipo de mujeres que ocupan cargos ejecutivos.

Obstáculos al desarrollo de su carrera profesional

Como ocurre en otras profesiones, en las nuevas tecnologías las mujeres vuelven a encontrarse con una serie de barreras que dificultan su acceso y presencia a los ámbitos de poder, como el techo de cristal, el esfuerzo adicional que se les exige por el mero hecho de ser mujer, los factores culturales y estereotipos de género, así como los roles productivos y responsabilidades familiares. A estos se suman la disponibilidad para viajar, las extensas jornadas, entre otros.

En los siguientes contenidos iremos desgranando al detalle la evolución y presencia de las mujeres en los diferentes profesiones STEAM y TIC, así como las dificultades para lograr la verdadera conciliación familiar y laboral.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio