Mar Gómez: "Mi madre me enseñó la importancia de la ciencia"

  • Viernes, 17 Enero 2020
Mar-Gomez

El próximo 5 de marzo tendrá lugar en Madrid el I Congreso Mujeres en el Project Management organizado por el Chapter en Madrid del Project Management Institute.

Una oportunidad única de conocer casos de profesionales que lideran proyectos y programas disruptivos partiendo de un liderazgo integrador basado en la diversidad y la igualdad de oportunidades.

Un interesante programa reforzado por ponentes de altura que en 3 bloques completamente diferenciados: innovación, transformación y sostenibilidad compartirán sus experiencias y conocimientos en gestión. Y con los que tenemos el gusto de conversar.

Mar Gómez es Doctora en Ciencias Físicas por la Universidad Complutense de Madrid especializada en física de la atmósfera. Durante los últimos 10 años ha trabajado como presentadora del tiempo en Telemadrid, locutora, divulgadora e investigadora en la universidad. Desde hace cinco años es la responsable del departamento de meteorología en eltiempo.es donde ejerce como presentadora y comunicadora meteorológica. Sus colaboraciones más destacadas se encuentran en la prestigiosa revista National Geographic, experta en la BBC o Reuters, diversas participaciones en radios nacionales como Cadena Cope, Cadena Ser, Europa FM, Radio Nacional u Onda Cero o cadenas de televisión como Cuatro. Posicionada a favor de la acción contra el cambio climático, una de sus últimas intervenciones fue en el Congreso Internacional de Cambio Climático Change The Change en 2019.

El pasado 10 de diciembre participaste como ponente, a través de la “Comunidad Por el Clima”, en la Cumbre por el Cambio Climático de las Naciones Unidas, COP 25. Cuéntanos, Mar, según tu punto de vista, ¿cuáles son los retos a los que se deberían enfrentar profesionales de la comunicación y divulgación científica a la hora de transmitir información sobre la emergencia climática?

Mar GómezActualmente tenemos un gran reto y consiste en transformar una información que, hasta hace unos años era puramente científica, a un lenguaje que sea comprensible por cualquier persona sin perder rigor ni el tono que la emergencia climática demanda. La situación es crítica y tenemos poco tiempo para poder mitigar y reducir los efectos del cambio climático. Los comunicadores en meteorología tenemos la labor no solo de informar de cómo y por qué hemos llegado a esta situación sino, también de las acciones que debemos tomar para poder encontrar posibles soluciones a este problema. Para ello, estamos transformando el discurso, vinculando cómo a cada persona, como individuo, le afecta el cambio climático. ¿Cómo estamos haciendo esto? usando un lenguaje cercano, transparente y con la información de los últimos estudios. Es importante también transmitir esperanza para que no se genere frustración, al igual que es crucial no caer en sensacionalismo sin dejar de perder el tono de alerta ante esta situación. No es una tarea sencilla, pero considero que se ha avanzado mucho en comunicación de la crisis climática, algo crucial para que también se puedan tomar acciones desde los gobiernos.

Incendios en Australia, olas de calor y frío que aumentan en número y virulencia, 30.000km2 de terreno árido en nuestro país y una tendencia a que las lluvias sean menos frecuentes y más torrenciales, la actitud negacionista de algunas potencias… ¿queda hueco para ser optimistas? ¿Por dónde empezamos?

Considero que queda hueco para ser optimistas porque es la única forma de poner remedio, pero sin perder de perspectiva la realidad en la que estamos. Es cierto que ya estamos sintiendo algunos de los principales efectos del cambio climático como el aumento de las olas de calor, el aumento de la temperatura media global —2019 ha sido declarado el segundo año más cálido desde que tenemos registros —, el aumento del nivel del mar o la mayor virulencia de los incendios por las altas temperaturas. Pero tenemos los datos, sabemos y sabíamos lo que iba a pasar hace años. Aun tenemos un escaso margen de tiempo para mitigar los efectos del calentamiento global y no excedernos de un aumento de 1.5ºC respecto a los niveles preindustriales (ya vamos por 1ºC) a mediados de siglo, además de reducir las emisiones de gases a cero. Excedernos de 1.5 a 2ºC puede tener graves consecuencias y ahora mismo es por lo que hay que luchar, tanto por parte de los gobiernos como nosotros individualmente. Todos somos parte del problema y todos, sin excepción, debemos poner medidas para poder formar parte de las soluciones que salven a nuestro planeta.

Eres Doctora en Ciencias Físicas, pese a que seguís sin ser muchas; de hecho, desde el Instituto de la Mujer se indica que la participación de mujeres en Ciencias Físicas no supera el 30%, concretamente gira en torno a un 28,16%. ¿Qué despertó en ti tu vocación científica?

Mi vocación tiene dos culpables. La primera mi madre, mujer y licenciada en matemáticas. Desde niña siempre me enseñó la importancia de la ciencia y de despertar la curiosidad ante el mundo que nos rodea. Recuerdo mi infancia rodeada de libros, visitas a museos y actividades; Creo que todos esos estímulos solo activaron algo que ya residía en mí.
Mi segundo culpable, las ansias por conocer el mundo que me rodeaba. Ambos factores y mis retos de superación por lograr comprender la ciencia me hicieron embarcarme en estudiar físicas, una ciencia con la que podemos explicar gran parte de las cosas que nos acompañan cada día.

Los datos siguen sin ser muy alentadores si tenemos en cuenta que, según los informes emitidos por la UNESCO, solo un 35% de las personas que eligen estudiar carreras STEM son mujeres. ¿Por qué crees que nos cuesta tanto revertir las cifras cuando parece que ya se está generalizando la idea de que las vocaciones STEM dejaron de ser cosas de niños?

mar gomez mujerespmQuizás solo sea una cuestión de confianza en nosotras mismas heredada de muchos años atrás. Las carreras científicas siempre han tenido fama de ser más complicada y de estar destinadas a los hombres, pero las mujeres tenemos, por supuesto, las mismas habilidades para cursarlas y desempeñar posteriores trabajos vinculados a estos estudios. Un estudio publicado en 2017 en la revista Science sobre la percepción de las ciencias en niñas y niños de entre 4 y 6 años concluyó que a los 4 años no hay diferencias entre sexos pero a los 5 años las niñas piensan que las ciencias son más difíciles y a los 6 que son más para los niños, abandonando la idea de que estas materias son para ellas. Este estereotipo se empieza a construir desde muy niños, por eso el momento de cambiarlo es en estas edades planteando modificaciones en cómo se enseña la ciencia en las aulas. Una buena manera sería mostrando modelos científicos femeninos ya que siempre se tiende a mostrar lo que ellos lograron. Es “normal”, ellos tenían más visibilidad social, pero también ha habido grandes mujeres y las hay hoy en día en la ciencia y es vital mostrarlas. También es necesario que, cuando se termina la formación y se logra ser investigadora, las oportunidades sean iguales entre ambos géneros. Sin esto creo que es difícil que en la adolescencia se quiera continuar con una carrera profesional sin igualdad de oportunidades.

¿Consideras, por tanto, que persisten estereotipos de género dentro de las carreras STEM y, si es así, en qué medida crees que pueden condicionar las decisiones de los jóvenes?

Sí, persisten, aunque en mucho menor grado que hace unos años. Pueden condicionar las decisiones de los jóvenes, pero lo que debemos hacer es no educar con expectativas diferentes sino valorar el talento de cada individuo, independientemente de su sexo. Como mencionaba anteriormente, es muy importante la visualización de la mujer en la ciencia y todo lo que se ha conseguido hasta ahora para que sirva de ejemplo a generaciones futuras.

La realidad es que el mundo necesita ciencia y la ciencia necesita mujeres, ¿cómo pueden las organizaciones involucrar a las mujeres en sus proyectos científicos y tecnológicos?

Al final, todo reside en la educación y concienciación que recibamos desde niños, pero los adultos de hoy en día sí que pueden igualar las oportunidades, igualar los salarios, el desarrollo profesional… Si se muestra igualdad en todas las áreas, habrá mas mujeres que decidan tomar el camino de la ciencia. Si las empresas quieren seguir siendo competitivas, necesitan atraer este talento independientemente del género.

¿Qué nos encontraremos el próximo 5 de marzo en el I Congreso Mujeres en el Project Management?

Mujeres PMNos vamos a encontrar con un congreso en el que contaremos con tres bloques que consideramos fundamentales en materia de liderazgo de proyectos: innovación, transformación digital y sostenibilidad; las tres piezas fundamentales que debemos entender desde cualquier sector. Y en cada bloque, mujeres y hombres que lideran proyectos nos contarán cómo sus organizaciones, gracias a sus equipos cada vez más diversos, logran grandes resultados. Habrá tiempo también para el debate y la conversación, con un vis a vis sobre la importancia de los equipos intergeneracionales y una mesa redonda donde aportaremos datos y debatiremos sobre resultados y la perspectiva de integrar la diversidad en los proyectos.

Esperamos, además, que este congreso consiga, entre muchas otras cosas, incrementar la autoestima de mujeres que aún no se han lanzado a la dirección de proyectos y liderazgo, demostrar a hombres que no se sienten con la confianza de promover la diversidad en sus organizaciones, que ellas también lo hacen posible y visibilizar la igualdad entre géneros. Con todo ello queremos contribuir para lograr que se construyan mejores empresas, mejor sociedad y por supuesto un mejor futuro.