El Nobel de Química premia a la quinta mujer en 118 años

  • Miércoles, 19 Diciembre 2018

Frances Arnold 2012Frances Arnold en 2012 por Beavercheme2 from Wikimedia Commons.El Nobel de Química de este año ha hecho varios guiños a la evolución. Por un lado, ha premiado, por quinta vez en su ya larga historia, a una mujer, la estadounidense Frances H. Arnold. Por otro lado, en una exquisita apuesta por la igualdad, sólo le ha concedido el 50% del premio, y el otro 50% se lo ha entregado a dos hombres, George P. Smith y Gregory P. Winter, con el 25% cada uno. Y ya en el terreno científico, ha optado por dos investigaciones que aplican la teoría de la evolución a la química para crear nuevas proteínas.

Efectivamente, se puede hablar de evolución cuando una institución que cumple ya 118 años aprende a reconocer la labor investigadora de las mujeres y ponerlas en pie de igualdad con la de los hombres. No olvidemos que la misma academia, y con el mismo criterio de reparto, otorgó el 50% del premio Nobel de Física de 1903 a Antoine Henri Becquerel por el descubrimiento de la radiactividad espontánea, y el otro 50% al matrimonio Curie, relegando a la esposa al tercer lugar, por sus investigaciones conjuntas en relación al descubrimiento de Becquerel, director de tesis de Marie.

Un premio que casi no llega

La historia ha hecho justicia con el auténtico papel de Marie Curie en aquella investigación, mucho más importante que la de un mero apoyo. Así debió de verla la academia, que en un primer momento sólo iba a repartir el premio entre los dos varones. Pero fue Pierre Curie quien anunció su renuncia si su mujer no era incluida. Marie Curie tuvo que esperar a 1911 para ganar, ya viuda, el premio Nobel en solitario. Esta vez fue el de Química, por el descubrimiento del radio y el polonio.

Frances Arnold© Nobel MediaOtras cuatro mujeres han recibido el premio Nobel de Química después de Marie Curie: Irène Joliot-Curie (1935), Dorothy Crowfoot Hodgkin (1964), Ada E. Yonath (2009) y Frances H. Arnold (2018). En esta ocasión, la estadounidense, doctorada en Ingeniería Química por la universidad de Berkeley (California), ha aparecido en primer lugar por haber logrado desarrollar, por primera vez, nuevas proteínas mediante la aplicación de cambios genéticos y selección natural.

Evolución aplicada a la química

La capacidad para dominar la evolución y desarrollar proteínas que resuelven los problemas químicos de la humanidad, como describió el comité del Nobel el día de su elección, es lo que ha puesto en común a estos tres científicos, que han recurrido a los mismos principios en sus respectivas investigaciones.

En lo que respecta a Smith y Winter, el premio reconoce un método que permite desarrollar nuevas proteínas mediante el uso de virus que sólo atacan a las bacterias, además de su aplicación a la producción de nuevos medicamentos. El hallazgo de Arnold también es aplicable al desarrollo de medicamentos, además de biocombustibles y otros productos.

El 10 de diciembre, sobre la alfombra azul de la Sala de Conciertos de Estocolmo, Frances H. Arnold recibió un merecido premio de las manos del rey Carlos Gustavo de Suecia, y se convirtió así en un nuevo referente para todas aquellas niñas y mujeres que aún se preguntan si las disciplinas STEM son terreno vedado para ellas.


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio