Las pulsaciones en running: cómo y por qué medirlas en tus entrenamientos

  • Jueves, 29 Octubre 2015

1510-wat-run-pulsacionesTanto si eres una corredora que está empezando, como si ya has incorporado el running en tu estilo de vida, medir tus pulsaciones te ayudará a mejorar tus entrenamientos, y sobre todo a tener consciencia sobre tu cuerpo para no sobreesforzarlo y saber dónde trabajar para poder optimizar tu técnica.

Las pulsaciones podemos medirlas de manera tradicional (tomándonos el pulso nosotras mismas) o a través de un pulsómetro. Sea cual sea la opción que decidas, te recomendamos que lo hagas, ya que para las runners principiantes, medir las pulsaciones les dará una visión sobre su ritmo de carrera óptimo y el de su corazón; para las más veteranas, es una herramienta ideal para los entrenos. Y en las runners más mayores es sin lugar a dudas, una herramienta de atención en la práctica de nuestro deporte favorito.

Antes de entrar en materia, conozcamos de cerca los conceptos básicos que debemos dominar. La Frecuencia Cardíaca (FC) es el número de latidos que efectúa nuestro corazón durante un minuto. Por su parte, la Frecuencia Cardíaca Máxima (FCM) es el número máximo de latidos que el corazón es capaz de realizar en un minuto. El dato de FCM va disminuyendo progresivamente con la edad. Es decir, no tendrá la misma FC una mujer de 45 años, que una de 20, ya que en el primer caso debemos prestar más atención para no acelerar nuestro corazón al entrenar.

Utiliza un pulsómetro para medir tus pulsaciones

En el amplio mercado de los gadgets especializados en running, encontramos diversidad de precios y modelos en cuanto a pulsómetros. Para simplificar el uso del pulsómetro, este está compuesto por un reloj digital y una cinta elástica que pondremos alrededor del pecho, esta cinta lo que hace es enviar información constante sobre el ritmo de nuestras pulsaciones y del esfuerzo cardiovascular que estamos realizando.

Entre las ventajas que encontramos a la hora de medir las pulsaciones con un pulsómetro son:

  • Nos ayuda a evitar sobreesfuerzos y detectará si estamos sobreentrenando.
  • Calcula con precisión la intensidad y el ritmo de nuestros entrenos, especialmente si atienden a un plan de entrenamiento específico.
  • Controlamos nuestro corazón y su recuperación.
  • Nos da una visión de nuestro cuerpo, nuestras sensaciones a medio y largo plazo y la quema de grasas.

 

Antes de comenzar a medir nuestras pulsaciones en carrera, debemos medir nuestro pulso en reposo. Una manera muy efectiva de hacerlo es al despertarnos por las mañanas, aún tumbadas en la cama en posición horizontal. Este ejercicio podemos realizarlo cada día durante una semana para tener unos intervalos aproximados. Cuando tengas la tabla de una semana haz la media y obtendrás el dato de tu frecuencia cardíaca normal.

Una vez tenemos este dato, debes medirte tus pulsaciones justo después de correr e ir tomándolas a cada minuto hasta que vuelvas a alcanzar tu nivel de reposo. Por regla general, a los 15 minutos habremos alcanzado nuestras pulsaciones normales.