Alexandra Panayotou, atleta "Correr puede cambiar vidas"

  • Miércoles, 05 Agosto 2015

alexandra1La edad no es un límite para llegar a la excelencia en el running. Eso es lo que demuestra Alexandra Panayotou, acostumbrada a los retos extremos Alexandra es, además, conferenciante motivacional y coach ejecutivo que inspira a otros a esforzarse en sus vidas y desarrollarse a sí mismos. Comenzó a correr a los 30 años y después de 4 años de auto entrenamiento, alcanzó nivel de campeonato: segunda en la Maratón de Barcelona y cuarta en la Maratón de Atenas, es una experta en los retos individuales extremos. Nunca se ha lesionado. Su último desafío en solitario, ha sido correr 400 kilómetros casi sin parar. Te invitamos a conocerla.

WOMENALIA.- ¿Por qué decidiste dedicarte al atletismo a los 30 años? ¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene dedicarse a este deporte a esta edad?
Alexandra Panayotou.- La verdad es que no empecé a esa edad – la dedicación fue entre 4 y 8 años más tarde. Empecé a correr a los 34. Las ventajas de empezar tarde a nivel físico es que no había corrido desde los 12 años de manera tradicional (es decir aceptando lesiones muy a menudo) y bajo las manos de cualquier entrenador, muchos de los cuales nos son muy buenos – pueden saber sacar resultados, pero lamentablemente demasiado a menudo eso se hace sin cuidar al 100% la salud y el bienestar a largo plazo de sus atletas. Otra ventaja es que a nivel mental ya estaba a los 38 (cuando realmente me dedique al correr) bastante desarrollada como persona y fuerte de mente. Ya había descartado muchas de las maneras tradicionales de entrenar y había empezado mi propio método – que me dejo conseguir todos mis desafíos de ultrafondo con éxito y sin ninguna lesión.

Los inconvenientes…una es la edad. Cada año notas más el cansancio y conseguir retos tan fuertes te cuesta mucho más a nivel físico y mental que para un joven. Tu cuerpo necesita mucho más trabajo a esa edad. Para conseguir retos muy fuertes, creo que necesitas el doble de trabajo y cuidado que si tienes 28 o 30 y pico años. No puedes tener el “lujo” de no cuidarte 100% y respectar en cada momento tu bienestar. Otra tema que no sé si se puede llamar inconveniente, es que a los 38-45 tienes otro nivel de responsabilidad hacia la vida, trabajo, familia etc que requiere mucho dedicación de tiempo. Imagina un viernes normal – salir entre las 24:00 y las 03:00 de la noche de jueves a viernes, correr toda la noche, llegar a casa entre las 09:00 y las 12:00, ducharte, comer algo en 30 minutos y meterte en tu despacho para trabajar hasta las 19:00…No sé si es inconveniente, pero es muy duro.

WOMENALIA.- Háblanos de tu desafío en solitario de correr 400km, ¿cómo lo afrontaste? ¿Qué fue lo más difícil? ¿Lo volverías a hacer?
A.P.- Lo afronte con mis 7 años de retos extremos como entreno y 8 meses de entreno fuerte. A nivel de preparación mental, el entreno fue casi el doble – un año y medio. Fue un proyecto educativo a la vez que requirió un año y medio de trabajo intensivo también (junto con mi trabajo normal de conferenciante, coach de desarrollo personal y profesional). Me costó casi demasiado prepárame para el reto pero estaba comprometida para hacerlo – ya sabiendo que iba a ser mi último reto tan extremo. Fue el desafío que más miedo me daba antes de empezar. Realicé una temporada muy dura de preparación física y mental, mientras también me cuidaba a nivel de nutrición. No deje nada al azar. Aunque tenía muchas dudas y miedos, no me deje influenciar por ellos – al salir deje todas las dudas atrás y me lancé con actitud positiva y toda mi energía hacia el reto más duro de mi vida.

Aseguré que había hecho el entreno necesario para poder afrontar algo tan fuerte, y aseguré también que no iba a tener demasiadas sorpresas por la ruta. Preparación física, mental y logística estaba muy bien hecha. Lo más importante para mí a nivel logística fue mi equipo de apoyo – había elegido gente por su carácter, su pasión, y su actitud positiva, no solo por su capacidad de hacer el trabajo necesario.

¿Lo más difícil? muchas cosas – el cansancio real de 400km corridos, el dolor a partir de las 24 horas (de más de 76 horas) en todo el cuerpo, la desesperación de estar haciendo esto (ya había decidido que iba a ser mi último reto y la verdad es que a los 24 horas ya me estaba arrepintiendo de estar corriendo). El hecho de tener 44 años costó mucho – estaba peri menopaúsica, y notaba rápidamente el cansancio y sufrimiento mucho antes que en otros retos más cortos. Y el calor. El último día tuvimos una ola de calor y casi me rompí. Llevando un agotamiento fuerte el cuerpo sufre mucho más el calor y casi tuve un golpe de calor. Eso hubiese sido el final del reto a solo 4-5 horas antes de acabar.
Todo fue brutal – las noches, los días, el hecho de casi no poder comer a partir de la primera noche… la lista es interminable.

¿Y si volvería a hacerlo? Ya dos años previos del reto había decidido que 8 años y 13 retos brutales eran suficientes. Quería dedicar mi vida a mí, mi familia, mis aficiones, mi trabajo de desarrollo personal y profesional, y poder por fin ¡hacer unas vacaciones! En 8 años habíamos hecho solo una vez vacaciones de verdad. La respuesta es no. No volvería a hacerlo. Sí que haré otros desafíos – creo que es bueno desafiarte – no deportivos, y tal vez algún mini reto deportivo, pero no más desafíos tan fuertes. La gente no lo creía. Me decían hace un año que estaban seguros que en un año iba a estar preparando otro desafío. Les decía que no. No estaba obsesionada con el deporte, y que la vida tiene etapas…y aquí estoy disfrutando a tope de esta nueva etapa.


Con la colaboración de:

Descarga nuestra APP:

  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play