Enganchadas a la fiebre del running

  • Viernes, 06 Febrero 2015

1501-wat-running-recomendadosLa fiebre del running no para de crecer entre las mujeres de cualquier edad. En los últimos años la afluencia de estas a carreras populares se ha multiplicado por dos, por tres, e incluso por cuatro. Un auténtico río de runners que han ido sumándose a la pasión por un deporte que, si algo tiene, y en esto coinciden todos (deportistas, nutricionistas, psicólogos) es que engancha. Y además, mola, más allá del deporte, el running marca tendencia y se ha convertido en un signo de identidad. Practicar running define un estilo de vida y casi una filosofía: Solo hay que fijarse en la proliferación de blogs cuyas autoras son mujeres. Sus posts afloraron al tiempo que las celebrities de todo el mundo publicaban en las redes sociales sus marcas, sus outfits para salir a correr y sus rutas favoritas.

Esta tendencia  también se ha extendido a España. La it-girl española más venerada, Gala González, fichó por Nike, para correr la media maratón de la mujer en San Francisco  y  se encargó de difundirlo con todo lujo de detalles en sus perfiles sociales, generando una corriente de seguidores apasionados por compartir su experiencia. No es la única, Cristina Mitre, autora del blog 'The Beauty Mail' en Elle.es se enganchó a esta fiebre y convirtió su blog en un diario de entrenamientos, carreras, lesiones y retos que luego plasmó en su libro, "Mujeres que corren para inspirar a otras". Como ellas otras muchas, desde Tamara Sanfabio, que creó un blog en el que compartir cuestiones relacionadas con la alimentación, los cambios hormonales en la mujer y su incidencia en los entrenamientos,  hasta su hermana gemela, Amaya Sanfabio, entrenadora nacional de atletismo, que hizo lo propio con su blog Sensaciones en Carrera aprovechando para ilustrar sensaciones y compartir experiencias, consejos de entrenamiento y nutrición, alimentados con fotografías y videos de carreras en distintas ciudades del mundo.
Y como ellas, cientos, miles de mujeres anónimas que un día se calzaron las zapatillas y decidieron salir “a correr un poco” Para muchas los comienzos son los más difíciles.

Según Raquel O.R, runner desde hace 8 años y madre de 3 niñas: “Empiezas a correr pensando en mantenerte en forma, perder algún kilo, y, la verdad, al principio es muy duro, incluso te planteas dejarlo. Te cuesta respirar, te duele todo el cuerpo…no consigues esa sensación de placer de la que todo el mundo te habla. Pero la clave es esperar a que el cuerpo se adapte. En mi caso, lo hice reduciendo los tiempos. Me di cuenta que no podía empezar exigiéndome demasiado. Cambié la rutina por una mucho menos exigente: al principio 5 minutos andando, 5 corriendo, después 7, 10... Luego empiezas a sentirte mejor, de manera paulatina, pero cada vez más intensa y entonces es cuando te empieza a enganchar…Conoces gente, intentas participar en tus primeras carreras y se convierte en una parte imprescindible de tu vida”