Una empresa feliz debe ser capaz de desatar la pasión

  • Viernes, 18 Mayo 2018
bienestar-empresa

Una empresa feliz no es sólo un lugar agradable, seguro y flexible. Eso es sólo el comienzo.

La responsabilidad de crear las bases de una empresa feliz está en promover un entorno facilitador para que se desarrolle el caldo de cultivo del bienestar, teniendo en cuenta las distintas realidades de sus empleados.
Básicamente, en este contexto, existen dos tipos de empleados: los que buscan realizarse a través del trabajo y los que consideran el trabajo como un medio y buscan su realización en otras áreas de su vida. Dentro del primer grupo, podríamos encontrar a un maestro vocacional y dentro del segundo, un administrativo amante del esquí alpino, que en su tiempo libre compite en eventos internacionales. Unos y otros necesitan encontrar un entorno favorable, pero cada uno en distinta forma. En una empresa que fomenta un clima facilitador del bienestar los dos estilos encuentran lo que buscan: los primeros, sentir PASIÓN por lo que hacen y los segundos, FLEXIBILIDAD para compatibilizar vida personal y profesional.

Quien desarrolla sus fortalezas ofrece resultados creativos y quien disfruta de la libertad para crear pone en movimiento sus fortalezas.

Hasta el momento, nos hemos ocupado del segundo grupo y de buscar un ambiente de trabajo saludable y agradable: hemos incluido factores de bienestar en las empresas, con horarios que permitan la conciliación, con oportunidades para hacer movimientos profesionales o geográficos, hemos invitado a nuestros empleados a hacer mindfulness y deporte, fomentando una vida saludable, mientras colgábamos carteles motivacionales en los espacios comunes. Podemos estar orgullosos de haber superado con éxito esta parte de nuestro compromiso con la felicidad: la flexibilidad y los ambientes agradables son muy apreciados por la gente en las empresas y fomentan el bienestar. Sin embargo, tenemos una deuda con el primer grupo y por qué no decirlo, con el verdadero corazón del asunto, aún hay mucho por hacer.

Los ambientes de trabajo agradables son un primer paso en el camino hacia una empresa madura y comprometida con la felicidad de sus empleados, pero aún nos queda pasar a la acción con las personas que buscan disfrutar de su trabajo y para los que ese disfrute les hace conectar con su empresa y volcarse en un compromiso total. En su camino, es nuestra responsabilidad como empresas ofrecerles el espacio que desate su pasión.

¿Cómo empezar a asumir este reto?
 
La pasión por el trabajo empieza por la libertad creativa y sigue con el uso de lo que hace a las personas excepcionales: sus fortalezas. Quien desarrolla sus fortalezas ofrece su mejor versión, su lado más valioso y consigue trabajar en flujo (Flow: The Psychology of Optimal Experience, Mihaly Csíkszentmihályi 1990).
Las personas que fluyen en el trabajo no sólo son excelentes, el estado de flujo les produce además una sensación de gozo que les conecta y compromete con lo que hacen y es en este momento cuando se desata la pasión. Los científicos, los maestros o los mecánicos vocacionales son buenos en su trabajo y además se sienten bien trabajando, sienten pasión por su trabajo.
La flexibilidad y los ambientes agradables son muy apreciados por la gente en las empresas y fomentan el bienestar.
El tercer ingrediente fundamental es el papel del líder, que posibilita la puesta en marcha de la creatividad, mediante la gestión positiva por fortalezas. Fortalezas y creatividad van de la mano: quien desarrolla sus fortalezas ofrece resultados creativos y quien disfruta de la libertad para crear pone en movimiento sus fortalezas.

El líder es clave para inspirar y facilitar

Inspirar para dotar de sentido. Implicando al empleado en el valor que la empresa aporta a la sociedad hace que éste sienta la trascendencia de su propia aportación personal hacia ese fin. Nada como sentir que lo que haces es bueno para nosotros y también para los demás.
Facilitar para desatar la pasión. Un líder que permite y fomenta que sus empleados desarrollen aquello en lo que realmente son excelentes, sus fortalezas, dota de excelencia el producto de su trabajo.
Crear condiciones y formar líderes es el reto que aún tenemos por delante en nuestro esfuerzo por conseguir crear empresas felices. 
 
Elena Mayor Lozano es licenciada de Psicología, máster en Recursos Humanos y posgrado en Psicología Positiva, fundadora de emotion. Participará como ponente en el II Think Tank de RRHH, Empresas Felices ¡Biernvenida Pasión!
 
 

¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at RRHH by Womenalia!

volver inicio RRHH