El empleo del futuro según el Foro de Davos

  • Lunes, 30 Enero 2017

Mujer empleo futuro copiaLa reunión anual del Foro de Davos, que se celebra en enero, tratará en 2017 sobre el liderazgo y la necesidad de que los líderes, tanto políticos como empresariales, respondan a las demandas de las personas que los han colocado en su posición. Serán demandas relevantes que afectarán, por ejemplo, al papel de la mujer en la sociedad y en el mercado laboral. Y para conseguirlo, esos líderes deberán enfrentarse a cinco retos:

-Afrontar la cuarta revolución industrial.
-Construir un sistema de gobernanza global con colaboración público-privada.
-Restaurar el crecimiento económico mundial.
-Reformar el capitalismo de mercado para equilibrarlo con el bienestar social.
-Abordar la crisis de identidad de las sociedades causada por la globalización.

Esta afirmación, especialmente en lo que se refiere a la cuarta revolución industrial, vuelve a poner de actualidad los vaticinios anunciados en la anterior edición, encabezados por la previsión de que en los próximos cinco años se perderán cinco millones de puestos de trabajo. Y es que será esa “revolución” la que, después de modificar los modelos de negocio tradicionales, acabará con profesiones que quedarán obsoletas, al tiempo que surgirán otras que requerirán nuevas habilidades. Todo un reto para la gestión de recursos humanos.

La cuarta revolución industrial es el resultado del desarrollo de la tecnología en torno a la inteligencia artificial, la robótica, el internet de las cosas, el automovilismo, la nanotecnología, la impresión tridimensional, la genética, la biotecnología y la computación cuántica. Son áreas en las que la mujer profesional ha tenido tradicionalmente un papel reducido, pero que ahora le ofrecen una oportunidad para enfrentar la desigualdad.

Según un informe del Foro Económico Mundial, el nombre oficial del conocido como Foro de Davos, entre 2015 y 2020 se perderán 5,1 millones de puestos de trabajo. La pérdida total será de 7,1 millones de empleos, la mayoría de ellos en funciones de oficina y administrativas, y se verán compensados con la creación de dos millones de puestos de trabajo en las áreas de informática, matemáticas, arquitectura e ingeniería.

Los empleos relacionados con fabricación y producción también experimentarán un cambio profundo, que afectará a los que no sepan adaptarse y también influirá en el rendimiento, la redistribución y la mejora de la productividad.

Aunque no se produjera esa pérdida de empleo estructural, la economía mundial tendría que crear millones de puestos de trabajo para sostener a una población que previsiblemente alcanzará los 9.700 millones en 2050, desde los 7.400 millones actuales. La mujer profesional debe interpretar esta amenaza como una oportunidad para anticiparse y prepararse de cara a las futuras necesidades del mercado laboral, tanto en competencias como en conocimiento de las materias que éstos requerirán.

De la misma forma que muchas de las profesiones más demandadas en la actualidad no existían hace diez años, incluso cinco en algunos casos, el futuro traerá nuevas especialidades, hasta tal punto, que el Foro de Davos estima que el 65% de los niños que hoy estudian en primaria acabarán trabajando en empleos que hoy aún no existen. Ahí es donde existe una magnífica oportunidad para generar vocaciones tecnológicas en las niñas de hoy para que en el futuro la igualdad de género alcance a las profesiones STEM.

Dos profesiones destacarán en las demandas del futuro, según el informe: los analistas de datos, que tendrán que dar sentido a la información derivada de las disrupciones tecnológicas, y los comerciales especializados que sean capaces de explicar a los clientes una oferta de productos técnicos altamente especializados. Las compañías relacionadas con entretenimiento, información y energía necesitarán a su vez de directivos que sean capaces de anticiparse a los constantes cambios que viven sus industrias.

Respecto a las habilidades básicas, también habrá un cambio en los próximos años. Algunas que hoy no se consideran fundamentales, entre ellas habilidades sociales como la persuasión, la inteligencia emocional y la capacidad de enseñar, serán mejor valoradas que otras muy demandadas en la actualidad, desde habilidades técnicas como la programación hasta el control de equipos. Pero sin duda, lo que más atraerá a los responsables de recursos humanos serán aquellos profesionales que mejor complementen esas habilidades técnicas con fuertes habilidades sociales y de colaboración.


¿Te ha parecido interesante este Contenido? ¡Descubre el resto de Women at RRHH by Adecco&DKV!

wat-rrhh-boton-navegacion