Cómo la tecnología está ayudando a impulsar la transversalidad

  • Jueves, 28 Julio 2016
Digitalización
¿Puede la digitalización igualar las oportunidades laborales entre hombres y mujeres? La respuesta es afirmativa y esto puede suponer un gran paso para lograr la transversalidad de ambos géneros.
 
La transversalidad se refiere a la integración total de hombres y mujeres en todos los poderes públicos, implicando esto un avance hacia la igualdad de ambos géneros. Lograr la transversalidad debería ser uno de los principales objetivos de las instituciones públicas y de las empresas privadas españolas, eliminando de esta forma las desigualdades existentes. Así, hombres y mujeres, tendrán las mismas oportunidades. Según los datos de workplacetrends.com y Saba Data, las mujeres constituyen menos del 40% de la fuerza de trabajo global de hoy.
 
Además, numerosos estudios siguen mostrando que las mujeres en los puestos directivos o de alto mando siguen siendo notablemente inferiores a los hombres. Se calcula que solo un 10% de estos puestos están ocupados por mujeres, pese a ser ellas las que más se matriculan en las universidades españolas. Esto se complica aún más si hablamos de empresas tecnológicas, donde su presencia es casi imperceptible. Sin embargo, ¿Por qué las empresas renuncian a aumentar su rentabilidad? Según varios estudios, las empleadas pueden ser hasta un 18% más eficientes que los hombres y las emprendedoras fracasan menos y consiguen más éxito que ellos. Además de esto, hay más motivos para que los profesionales de Recursos Humanos intenten lograr la paridad entre hombres y mujeres.
 
Según el estudio "Avanzando hacia la igualdad: Cómo el mundo digital está ayudando a cerrar la brecha de género" que elaboró Accenture, la digitalización está ayudando a acabar con la brecha de género. Cuando hombres y mujeres tienen el mismo nivel de fluidez digital, estas le sacan un mayor provecho a favor de la productividad. María José Sobrinos, directora de Recursos Humanos y Diversidad de Accenture, defendió que la digitalización es un catalizador para la igualdad. "Administraciones, instituciones y empresas debemos impulsar medidas que la multipliquen, con entornos de trabajo mucho más flexibles", defendió añadiendo que somos las mujeres las que debemos tomar la iniciativa.
 
Como se ha señalado, el acceso a los puestos directivos es el principal reto a lograr por el sector femenino. ¿Podría esto cambiar? Según este mismo estudio, el 67% de las mujeres pertenecientes a la Generación Y (las nacidas entre 1980 y 1995) están en predisposición de alcanzar posiciones de liderazgo, así como términos absolutos de paridad profesional. Esta motivación de las generaciones que están entrando ahora en el mundo laboral, junto con el dato de que la digitalización ayuda a lograr la transversalidad, trae bastantes esperanzas sobre la futura igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.
 
Por último, destacar que las nuevas tecnologías, además de ayudar a la diversidad en el mundo laboral, aumentan la productividad y favorecen la conciliación. La digitalización ayuda, por ejemplo, al teletrabajo y este a que los trabajadores, hombres y mujeres, puedan compatibilizar su vida laboral con su vida personal. Por tanto, nos encontramos ante datos muy positivos que ayudarán a la diversidad laboral y a la consecución de las mismas oportunidades por parte de hombres y mujeres.