Programas para potenciar la empleabilidad de mujeres en riesgo de exclusión social

  • Jueves, 02 Junio 2016
1606-wat-rrhh-exclusion

A pesar de que las mujeres representamos el 45% de la fuerza del mercado laboral y de que su acceso al trabajo ha supuesto un gran avance en materia de igualdad, existen determinados núcleos de población femeninos en los que encontrar un trabajo se vuelve una misión imposible.

Minorías étnicas y migratorias, mujeres mayores, víctimas de violencia de doméstica, entre otros grupos de población en riesgo de exclusión social. Por eso desde diversas instituciones tanto públicas como privadas, destinan recursos para promover y potenciar que las mujeres en riesgo de exclusión social tengan oportunidades para obtener a un empleo, y así lograr perpetuar su independencia económica y acceder a prestaciones sociales, con el fin de estar más cerca de alcanzar la igualdad real.

Según la Estrategia Europa 2020 se consideran personas en riesgo de pobreza o exclusión social aquellas que se encuentra en alguna de estas tres situaciones:

  • Personas que viven con bajos ingresos (60% de la media del ingreso equivalente o por unidad de consumo).
  • Personas que sufren privación material severa y personas que viven en hogares con una intensidad de empleo muy bajo (por debajo del 20%).
  • Mujeres solas con familiares a su cargo (el 90% de familias monoparentales están sustentadas por mujeres).

 

Según los datos publicados por el INE, Instituto Nacional de Estadística en la Encuesta Condiciones de Vida ECV, en 2012, la tasa de pobreza relativa a los hogares unipersonales sustentados por una mujer era de de 20,5% y de 19,1% en el caso de los hombres. En el año 2011, era mayor en las mujeres (13,1%) que en los hombres (10,5%), incidiendo en el rango de mujeres entre 25 y 49 años, alcanzando un 11,3% y en las mujeres mayores de 65 años, llegando al 15,9%. Las mujeres siguen siendo el rostro más visible de las situaciones de pobreza y exclusión.

Uno de los organismos que más posibilidades ofrece es el Instituto de la Mujer, que desde su constitución en 1983 ha contribuido a la mejora de la situación de mujeres y hombres en su diversidad. Así, el Instituto de la Mujer lleva a cabo programas para la promoción de dicha participación en colaboración con entidades locales y con organizaciones sectoriales. Algunos de estos programas están financiados por el Fondo Social Europeo en su Programa Operativo. En cuanto a los programas territoriales, cuentan con la colaboración de entidades Locales y han puesto en marcha dos programas, Clara y Aurora.

Programa CLARA: tiene como objetivo promover que las mujeres que están en situación de especial vulnerabilidad personal, social y laboral, puedan ejercer sus derechos sociales y económicos, eliminando situaciones de riesgo que les lleve a la exclusión, impulsando aspectos personales y mejorando también su cualificación para acceder al mercado laboral.

  • Víctimas de violencia de género
  • Responsables de núcleos familiares
  • Mayores de 45 años sin titulación
  • Jóvenes
  • Pertenecientes a minorías étnicas
  • Inmigrantes
  • Con discapacidad
  • Reclusas
  • Jóvenes sin titulación o baja cualificación

1606-wat-rrhh-exclusion-tres

El Programa realiza un itinerario integrado y personalizado de inserción social y laboral que tiene en cuenta, tanto las necesidades específicas de cada mujer, como su punto de partida. A lo largo de las fases de su desarrollo se trabaja el fomento de su autoestima y confianza necesaria para que se conviertan en protagonistas activas de su propio proceso de inserción sociolaboral, además de su incorporación y promoción en el empleo mediante información, motivación y asesoramiento y de la formación ocupacional acorde a las necesidades del mercado laboral de su entorno. Herramientas de trabajo que se complementan con los diferentes instrumentos metodológicos que el Instituto de la Mujer ha elaborado en relación con la orientación laboral, el trabajo con grupos de mujeres, la búsqueda de empleo y el autoempleo.