Social Media Recruiting: Cómo reclutar candidatos en las redes sociales

  • Viernes, 20 Mayo 2016
1605-wa-rrhh-social-recruitment

Reclutamiento 2.0, social recruiting, o reclutamiento a través de lasredes sociales es lo que conocemos en Recursos Humanos como la forma de reclutamiento y búsqueda de talento en plataformas de social media. Desde la entrada de Internet en todos los procesos de trabajo, y la proliferación de redes sociales profesionales donde encontrar talento, han revolucionado y transformado por completo la forma en que los gestores de personas tienen de encontrar a su próximo candidato.

Según el III Informe realizado por Infoempleo y Adecco sobre "Redes Sociales y Mercado de Trabajo", siete de cada diez responsables de Recursos Humanos emplean las redes sociales como herramienta para contratar personal; de hecho, cerca del 80% de las empresas destinan una parte de los presupuestos de recursos humanos a detectar y evaluar talento en redes sociales, por lo que los medios tradicionales de búsqueda de talento conviven con las nuevas tecnologías. Además, siguiendo las conclusiones de este informe, el 21% de los responsables de recursos humanos, desestimaron un candidato después de conocer su actividad en redes sociales.

Al igual que una tienda online emplea las redes sociales para obtener información valiosa sobre sus potenciales clientes, los reclutadores de empleo tienen un amplio abanico de datos e información de talentos en la red. En este sentido, desde los departamentos de gestión de personas debe plantearse su estrategia de social media para la atracción de nuevo talento que aporte su expertise a la compañía, es lo que conocemos como el employer branding aplicado en las empresas.

Volviendo sobre el asunto que nos concierne en esta ocasión, cómo reclutar nuevos candidatos para nuestra empresa a través de la 2.0, los profesionales del talento deben plantearse las siguientes claves para que su búsqueda sea efectiva y no perderse en el infinito mar de profesionales que nos puede otorgar la red.

1.- Actitud flexible, dinámica y proactiva: si antes eran los candidatos los que buscaban a las empresas, las redes sociales han dado la vuelta al marcador, donde nos encontramos dos players, por un lado los trabajadores que siguen aplicando a los empleos a través de portales de trabajo y redes sociales; y ahora también, son los headhunters los que acuden a las redes sociales a reclutar a ese talento tan valioso y que cuesta tanto encontrar. Ahora, ya no hace falta que se abra un proceso de selección para buscar a los candidatos, los reclutadores deben ir por delante, de esta manera optimizarán tiempos y procesos.

2.- Constancia: el social recruiting debe entrar como una tarea más diaria de los consultores de recursos humanos, no solamente cuando vayamos a publicar una oferta de empleo en ls diferentes portales, perfiles 2.0 de la empresa, etc. sino que debemos iniciar la conversación con aquellos talentos de mayor interés para nuestra compañía, aquí entran en huego habilidades de social media con las de recursos humanos para establecer esa interacción con nuestra comunidad, dialogar y permanecer atentos a los movimientos del mercado.

3.- Feedback, feeback y feedback: si hay un factor que actúa de manera sobre negativa es no dar feedback a nuestros candidatos sobre el estatus del proceso de selección, algo que repercutirá en nuestra imagen de empresa y que sin lugar a dudas afectará a nuestra forma de buscar talento. En la actualidad, los empleados buscan integrarse en proyectos donde puedan involucrarse en todos los aspectos para poder sacar el máximo potencial y alcanzar la excelencia. Por ello, se exige una labor a los profesionales de recursos humanos de mantener ese contacto directo, rápido y ágil con los candidatos posibles (emails, comentarios, etc.), tanto activos como pasivos ideales. Así como personalizar los contenidos, al fin y al cabo, la era digital trata más que nunca de personas, y tenemos diversidad de herramientas a nuestra disposición para acabar con las clásicas plantillas impersonales que lejos de beneficiar a nuestra empresa y convertirla en un lugar deseable donde desarrollar una carrera profesional.