Cómo captar talento femenino: el reto de los departamentos de Recursos Humanos

  • Martes, 05 Abril 2016
1507-wat-rrhh-big-data

Durante mucho tiempo las profesiones fueron cuestión de género: los profesionales administrativos eran mujeres, los mecánicos fueron hombres, las enfermeras mujeres y los científicos y técnicos hombres, y así hasta una infinita lista de profesiones a las que nuestra mente asoció rápidamente a un tipo de persona, hombre o mujer.

Afortunadamente, el acceso de la mujer al mercado laboral, convirtiéndose en el 42% de la fuerza laboral, y su acceso a estudios superiores, somos el 60% de los licenciados universitarios a nivel mundial, está trasnformando la fotografía laboral y comienza a ser frecuente ver mujeres científicas, técnicas, etc. en sectores predominantemente masculinos. 

Se trata de un avance lento para los que nos gustaría que la igualdad de género fuera una realidad actual. No obstante, no debemos quitarle importancia a los cambios que la sociedad va implementando en el día a día. Desde la dirección de Recursos Humanos de ALD Automotive, Noemí Ruiz nos habla de cómo el sexo de la persona nunca debería ser un condicionamiento para desarrollar nuestros sueños profesionales y personales. "La diversidad es una fuente de aprendizaje, de mejora para las compañías y para las personas que las integran. En la actualidad es más habitual encontrar mujeres en puestos de responsabilidad relacionados con la dirección de recursos humanos y con comunicación. Sin embargo, nos queda mucho por avanzar en posiciones relacionadas con el negocio y todavía más en puestos ejecutivos en los que la presencia de la mujer en España no alcanza más que el 10%."

Si bien es cierto que en nuestro pensamiento se han situado creencias inconscientes que damos por interiorizadas, y que todavía tardarán generaciones en desaparecer – aunque ya son diversos los expertos los que consideran que la próxima Generación Y o millenials son los que realmente están en disposición de alcanzar la igualdad de género real – "En sectores que tradicionalmente han sido y se han considerado eminentemente masculinos, la presencia de la mujer hoy ya es un hecho, como es el mundo del motor, pues el sector del automóvil también es de mujeres", apostilla Ruiz. Romper los techos de cristal y las barreras que obstaculizan el acceso de la mujer a puestos de poder se ha convertido en una máxima para muchas compañías. "La carrera profesional ya no tiene sexo, tiene que ver con esfuerzo, ambición y mérito".

La carrera profesional ya no tiene sexo, tiene que ver con esfuerzo, ambición y mérito

En palabras de la directora de RRHH, "sin duda las compañías debemos reflexionar sobre cómo proporcionar el caldo de cultivo óptimo para acelerar esta realidad. Este hecho comienza en establecer políticas de conciliación entre la vida personal y profesional, en la necesidad de trabajar en organizaciones orientadas al resultado a través de las personas y la confianza en sus capacidades. En todas ellas prima el cumplimiento de objetivos y no las horas de presencia, en ellas los sistemas y modelos de promoción son claros, trasparentes, objetivables, dando igualdad de oportunidades y de visibilidad a todos los integrantes de la compañía".