"Best practices" Una realidad rentable

  • Jueves, 03 Septiembre 2015

Otro ejemplo más cercano es Iberdrola que mantienen firme su apoyo a la conciliación familiar con políticas de flexibilidad horaria: La empresa estableció la posibilidad de jornada continuada en horario de mañana en todos aquellos centros de trabajo que lo permitían y, aunque parezca increíble, con dicha medida incrementó su productividad en medio millón de horas anuales. Como consecuencia, el personal no solo ha acentuado su nivel de satisfacción, sino que, tal como informa la compañía, se ha ganado una media de 40 horas anuales de productividad por empleado.

Medidas como ésta, o como la jornada flexible de cinco horas durante un año (con el 100% del salario) tras finalizar el permiso legal por maternidad, están situando a Iberdrola en los puestos de honor de la clasificación de empresas conciliadoras.


Otro ejemplo cercano y exitoso es Repsol. En su "libro blanco del Teletrabajo" se recogen los resultados de un Programa de Teletrabajo que ha superado las expectativas de la propia Compañía, aumentando la motivación, el optimismo y el bienestar y reduciendo  el estrés. Y lo que es igual de ¡importante, se ha conseguido  aumentando la productividad, gracias a que en la tranquilidad del hogar se logra una mayor concentración en las tareas y el resto de los compañeros de teletrabajadores se benefician también al reforzarse la organización del trabajo en equipo y la planificación de las reuniones. La medida es también muy positiva para los empleados  de Repsol que no tienen contacto directo con el Teletrabajo, porque destacan que esta práctica ayuda a la motivación laboral. Entienden que es muy positivo para la imagen de la empresa porque, además, se adapta a las formas de trabajo de los países europeos, más productivos que España. Desde su perspectiva, no hay repercusiones negativas en el trabajo en equipo.

En el caso de los jefes el éxito es aún mayor ya que se ha logrado mantener el rendimiento y, en algunos casos, aumentarlo.  Resaltan que se han estrechado las  relaciones con sus colaboradores, que se sienten más apoyados, y se han sentado las bases para fomentar la autonomía y la independencia en el trabajador, acelerando la resolución de incidencias

Para los empleados, las principales ventajas del Teletrabajo son: menor tiempo en
desplazamientos,  mayor rendimiento y  más conciliación. Ventajas que, una vez implementadas en la organización, producen su efecto en diversos niveles: el teletrabajor, el equipo, la organización y la imagen de Repsol.

En palabras de  Joaquín Ponce, Gerente de Diversidad y Conciliación
 “El principal logro conseguido durante estos años es que los empleados han interiorizado una nueva manera de trabajar en la que sus compañeros pueden estar desarrollando sus funciones desde un lugar diferente a su puesto de trabajo habitual. Esta evolución, unida a un claro enfoque de orientación a resultados y no de presencia, es el que nos permitirá incorporar nuevas medidas de flexibilidad encaminadas a trabajar de una manera más ágil y eficiente con empleados más comprometidos y, en definitiva, más felices.”

Por tanto, parece claro que las organizaciones de alto rendimiento están obligadas a adaptar sus políticas integrando medidas que favorezcan el bienestar del empleado en sentido amplio, siendo uno de los retos fundamentales a los que se enfrentan los responsables del área estratégica de los recursos humanos.


 

¿Te ha parecido interesante este Contenido? ¡Descubre el resto de Women at RRHH by Adecco&DKV!

wat-rrhh-boton-navegacion