"Best practices" Una realidad rentable

  • Jueves, 03 Septiembre 2015
Best-Practice

Las nuevas estrategias de re-dirección y best practices (mejores prácticas) han llegado para quedarse en las empresas de alto rendimiento y abarcan distintos espectros dentro de la estructura de una organización: innovación, optimización, gestión del talento, conciliación, y medio ambiente, entre otras.

Los departamentos de RRHH y, en general, las compañías, están empezando a percibir la importancia del empleado como prescriptor y esto ha acelerado la necesidad de encontrar vías que garanticen su bienestar dentro de una cultura que respete su desarrollo integral.

Ya casi nadie pone en duda que para los empleados, tener la oportunidad de mantener un cierto control sobre su horario laboral es fundamental para sentirse mejor tanto  mental como físicamente. Y este es un dato que corroboran diversos estudios científicos, de hecho, según un trabajo sobre una base de  16,600 trabajadores en EEUU, los investigadores encontraron que las condiciones de trabajo flexibles, relacionadas con horarios o jubilaciones, estaban asociadas con beneficios para la salud. Algunas de las ventajas eran una menor presión sanguínea, un ritmo cardíaco más estable, mejor calidad del sueño y menos cansancio durante el día. Y esa mejora física incidía directamente en su rendimiento como empleados.

De hecho, para un 97% de los trabajadores “sentirse bien” es fundamental para realizar un buen desempeño en su trabajo. Razón por la cual, adoptar medidas para favorecer una conciliación eficiente, reduce el presencialismo y el absentismo laboral, así como las bajas médicas y la rotación… de manera drástica en las organizaciones.

Pero ¿Cómo incorporar best practices a nuestras empresas? Existen diversas iniciativas y es un hecho que en los últimos años, las empresas se han esforzado por encontrar soluciones innovadoras algunas de las cuales han dado resultados extraordinarios: 

Detengámonos un momento en el ejemplo de Google: Para favorecer la innovación, la empresa pide a sus empleados que dediquen el 10% de su tiempo a la innovación y les obliga a cambiar de equipos de trabajo (como en el colegio) para incrementar la interacción y la creatividad. Algunos de los logros de esta medida han sido el sistema de claves de acceso no reconocibles, fruto de la colaboración entre quienes habían trabajado en el proyecto de Google Books y aquellos dedicados a los filtros antispam en Gmail. Luego, el cambio, funciona.