La internacionalización como reto: el perfil del empleado internacional

  • Jueves, 14 Mayo 2015
1505-wat-rrhh-empleados-internacionales
 
Para muchas empresas el gran desafío de los próximos 5 años sigue siendo la internacionalización de sus operativas. Sin embargo existe una escasez de perfiles cualificados que permitan expandir un negocio a nuevas geografías con garantías.
 
¿Qué perfil necesitan las empresas para internacionalizarse? Antes que una preparación académica determinada, lo más importante es encontrar candidatas flexibles y con gran capacidad de adaptación al cambio, tanto digital como geográfico, unos requisitos que no siempre abundan en el mercado español, caracterizado por cierta cultura inmovilista. De hecho la mayoría de las empresas que llevan internacionalizando sus negocios entre 5 y 10 años manifiestan, todavía hoy, encontrar dificultades a la hora de encontrar perfiles directivos para desarrollar su negocio fuera.
 
¿Somos más reacios a aceptar retos internacionales? En 2012 The Economist Intelligence Unit realizó un estudio según el cual un 88% de las empresas españolas consideraba que las diferencias culturales eran una barrera a sus planes de expansión internacional: en este sentido un 71% de directivos manifestaba sentirse inseguro por carecer de habilidades comunicativas para abordar el asalto a nuevos mercados.
 
Además, otra de las barreras percibidas como de riesgo, era el desarrollo y transmisión de la cultura corporativa, identificado por un 36% de las empresas como un factor crucial para internacionalizar un negocio con éxito. Por tanto los perfiles demandados deberían, al menos, contar con 4 características iniciales:
  • Adaptabilidad
  • Flexibilidad
  • Alta capacidad de comunicación
  • Identificación con los valores corporativos

 

Según datos de 2014, un 58% de las empresas tenía previsto incrementar la movilidad internacional en los próximos años, y otro 33% esperaba mantener las cifras actuales. En cualquier cas,o parece claro que cada vez más colectivos se verán implicados en el proceso de internacionalización. Ya no se trata solo de exportar talento y personas, sino de asegurar un flujo de retroalimentación en un entorno cada vez más global y apoyado en lo digital, para lo cual es necesario implicar a toda la organización en el proceso de internacionalización.
 
Para Juan Millán, Socio y Director de Desarrollo de Negocio en Gedeth, existen varios retos a la hora de gestionar equipos internacionales: " La gestión de las comunicaciones es quizás la más importante. Están las barreras idiomáticas (lenguaje verbal y no verbal) y las culturales. Es cierto que ahora con las nuevas tecnologías muchas van desapareciendo pero todavía persisten. Nosotros utilizamos crm/Project, incluso whassap. Al trabajar a tanta distancia hay equipos que nunca se han visto personalmente. Limita un poco la confianza para tratar determinados temas. Lógicamente no se dice lo mismo en persona que por correo electrónico o skype. Las conversaciones son más directas pero se pierde mucha información en función del canal que, a veces, crea incertidumbres (sobre todo si contamos las traducciones).