Cómo impacta la calidad de vida en la productividad de los empleados

  • Jueves, 30 Abril 2015

1502-not-procesos-rrhh¿Qué factores intervienen para que una persona consiga tener calidad de vida? ¿Cómo influyen las empresas en la obtención de esta? ¿Cómo pueden ayudar las organizaciones a los empleados a alcanzarlas? ¿Cuáles son los retos de las compañías de futuro?

La calidad de vida de los trabajadores se ha convertido en los últimos años en un tema recurrente, sobre el que los expertos demandan la implantación de políticas que logren la verdadera conciliación entre vida profesional y vida personal.

Y es que diversos estudios han demostrado que un empleado feliz es mucho más productivo y reporta mayores beneficios para las empresas que uno que no lo es. Flexibilidad laboral, autonomía pero también salud y bienestar, son algunos de los aspectos fundamentales, y cada vez más necesarios, para lograr el compromiso de los empleados con sus respectivas empresas y puestos de trabajo.

Los directores y responsables del área de recursos humanos observan una creciente caída del compromiso por parte de sus plantillas. Años de crisis laboral y económica, incertidumbre, malas condiciones laborales, entre otras, han mermado la confianza y motivación de muchas personas.

Según Gallup Global Workforce Report 2013, "el 87% de la fuerza de trabajo mundial tiene niveles de compromiso con amplias posibilidades de mejora". Estos resultados delatan que aquellos trabajadores que no están vinculados emocionalmente a la empresa, incluso mantienen una actitud hostil hacia el empleador, "superan en casi dos a uno a los empleados dedicados", tendencia que va en aumento.

El 87% de la fuerza de trabajo mundial tiene niveles de compromiso con amplias posibilidades de mejora

Por ello, se hace necesario poner sobre la mesa nuevas políticas que actúen sobre la gestión del cambio y de la diversidad. Un nuevo planteamiento que debe actuar sobre la mentalidad empresarial y plasmarse sobre los nuevos valores que conformarán la cultura corporativa.

Los actores que deben intervenir en estos procesos son todos los que forman parte de una empresa, desde el más bajo en jerarquía al más alto, ya que la calidad de vida de un empleado marcará la diferencia entre organizaciones excelentes y corrientes.

Son varias ya las compañías a nivel mundial que están trabajando por cambiar esta tendencia, Por ejemplo, desde Sodexo se creó el pasado año el primer Observatorio de Calidad de Vida, esta plataforma tiene como misión "detectar y evaluar los factores que contribuyen de manera decisiva a la mejora la calidad de vida de las personas, en entornos tan diferentes como grandes compañías, escuelas, universidades, hospitales o, incluso, prisiones".

También desde la OCDE Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos se está trabajando en la creación de un índice para una vida mejor, el cual "permite visualizar y comparar los factores clave (educación, vivienda, salud, medio ambiente y otros) que contribuyen al bienestar y la calidad de vida de los países de la OCDE".