El gran reto de los RRHH en 2015: la gestión del cambio

  • Viernes, 10 Abril 2015
1504-wat-rrhh-gestion-del-cambio

 ¿Qué rol jugarán los Departamentos de RRHH de aquí a 5 años?

Recientemente el estudio Delphi RRHH20, de Humannova, planteó esta cuestión a Directivos de RRHH y las conclusiones principales fueron que la gestión de personas y la gestión de las organizaciones, se transformará de forma radical debido, principalmente, a la digitalización y la conectividad, exigiendo a sus funciones desempeñar un rol mucho más estratégico.

Concretamente un 68% de los encuestados situaba la Gestión del Cambio como el reto principal del área de RRHH, muy por encima del segundo reto, muy relacionado con el primero: Potenciar su rol estratégico, elegido por el 31% y del tercero: Impulsar la cultura del cambio, 15%.

Por tanto, parece que los departamentos de RRHH deben centrarse ahora, más que nunca, en ser impulsores de esa adaptación global de las organizaciones a las nuevas corrientes que han revolucionado la forma de hacer negocios. Es decir, los responsables de RRHH tendrán que dejar a un lado sus desafíos habituales, más relacionados con la asignación de recursos, el desempeño, o la formación y convertirse en socios estratégicos que faciliten la adaptabilidad de sus organizaciones. Algo que ya adelantaba Blanca Gómez, Directora de RRHH de Microsoft a Womenalia “Las mega-tendencias que estamos viviendo (globalización, revolución tecnológica, irrupción del mundo emergente…) afectan a todas las funciones. Los principales retos a los que nos estamos enfrentando en Recursos Humanos son los derivados de las transformaciones que están en marcha. No sólo se espera de nosotros que ayudemos al resto de la organización a gestionar los cambios a los que nos enfrentamos, sino también que preparemos a la empresa y a las personas para el futuro.”

¿Pero, cómo prepararse? Tres factores clave que marcan el proceso:

Esto implica tener la capacidad de modificar las tradicionales formas de gestión y sustituirlas por herramientas que permitan conectarse con equipos remotos, en distintas localizaciones a través de las RRSS y las redes corporativas y también potenciar nuevos modelos de liderazgo más abiertos, e introducir conceptos nuevos, especialmente en aquellas estructuras empresariales más tradicionales, que tendrán, por fuerza, que adaptarse a las necesidades de nuevas formas de trabajo y comunicación: de lo presencial a lo virtual, del consumo offline al online, en un cambio global de modelo.