Empresas que fomentan el desarrollo profesional de las mujeres y la diversidad

  • Viernes, 26 Mayo 2017

1410-wa-rrhh-resilienciaLa gestión de la diversidad en las empresas se ha convertido en uno de los pilares clave para que las compañías de todo el mundo sean capaces de avanzar. La diversidad engloba a diferentes grupos de personas que van desde individuos de distintas generaciones trabajando en los mismos equipos, a diversidad de razas, a resolver la problemática de la desigualdad de género, a colectivos con algún tipo de discapacidad, etc.

Las mujeres profesionales nos encontramos a lo largo de nuestra trayectoria profesional con algunos obstáculos que dificultan que podamos desarrollarnos plenamente en nuestro puesto de trabajo.

Según un estudio realizado por Adecco, la IV Encuesta de la Mujer Directiva de julio de 2010, para el 43% de las directivas españolas el principal obstáculo en el desarrollo de su trayectoria profesional ha sido la escasa representatividad de la mujer en puestos de dirección. Los estilos de dirección rígidos (32%), las reuniones a última hora de la tarde (13%) y la discriminación salarial (12%) son dificultades que aparecen a continuación. Además la ausencia de políticas de conciliación ha sido una gran barrera en el propio desarrollo profesional del 22% de ellas.

El techo de cristal y el techo de cemento
Si el 60% de los titulados universitarios son mujeres, ¿Cómo es posible que solamente el 13% lleguen a cargos de alta dirección? ¿Qué motivos existen para que las mujeres a pesar de contar con una formación adecuada y de tener aspiraciones por llegar a lo más alto sigan sin escalar posiciones en la pirámide organizacional de una compañía? ¿Cuáles son esas barreras y a qué se deben?

Si bien es cierto que cada vez son más las mujeres que se alcanzan puestos de dirección, este proceso es lento, irregular y en muchas ocasiones, las mujeres se enfrentan a muchos más obstáculos que sus compañeros masculinos, además de ser más criticadas y cuestionadas para lograr sus metas.

El 43% de las directivas españolas el principal obstáculo en el desarrollo de su trayectoria profesional ha sido la escasa representatividad de la mujer en puestos de dirección

En 1986 Hymowitz, C., & Schellhardt, T. D. acuñaron a este fenómeno "Techo de cristal" en su publicación "The Glass Ceiling- Special Report on the Corporate Woman". Se referían a la serie de obstáculos a los que debe hacer frente una mujer para aspirar y ejercer puestos de alta dirección en igualdad de condiciones y salario que sus compañeros varones en cualquier tipo de corporación. Más tarde, hacia 1987 Ann M. Morrison publicó su obra "Rompiendo el techo de cristal: ¿Pueden las mujeres alcanzar la cima de las más grandes corporaciones?" en la que evidenciaba que dentro de las jerarquías corporativas hay serios impedimentos para que las mujeres sean consideradas para dirigir áreas de una empresa en base a sus conocimientos, su esfuerzo, sus capacidades y sus habilidades. ¿El por qué? Ciertamente todas las mujeres nos enfrentamos a esta barrera por el simple hecho de ser mujeres. Además, existe el denominado "techo horizontal" que dificulta el acceso de las mujeres a determinadas áreas de las compañías, por ejemplo en el sector tecnológico o industrial, relegándolas a otras áreas "más propias" de las mujeres.

Teorías que argumentan la existencia del "techo de cristal" (Swanson y Toka
n, 1.991; Barberá, Sarrió, Ramos, 2.002)

Barreras externas: factores socioculturales y organizacionales: La cultura organizacional tradicional se ha caracterizado por ser exclusivamente masculina, siendo este estilo de liderazgo el asociado al éxito empresarial, devaluando, a su vez, todo aquello relacionado con roles femeninos. De esta manera, la tendencia tradicional de las mujeres ha sido la de emular el modelo masculino para encajar en una cultura empresarial masculina y masculinizada, anulando así el desarrollo de un estilo propio y obstaculizando el éxito de otras mujeres (Lindsay y Pasquali, 1.993).