El nuevo outdoor training revoluciona el trabajo en equipo

  • Miércoles, 23 Enero 2019
0119-outdoor-training

Durante los dos últimos años cada vez son más las compañías que deciden apostar por técnicas híbridas en la formación de sus equipos de trabajo. Las tradicionales iniciativas que buscaban mejorar el ambiente de trabajo, generar mejores sinergias y fomentar el intercambio de información entre distintas áreas, han dado paso a nuevos retos que conjugan todo lo anterior con un nuevo enfoque mucho más ambicioso y ligado a otros conceptos, como la nueva responsabilidad social corporativa, o más recientemente, los innovadores programas de e-health.

¿Qué es el outdoor training?

En realidad, el concepto outdoor training no es nuevo: comenzó a utilizarse en algunas empresas de Estados Unidos y Gran Bretaña como herramienta de la gestión de equipos después de la Segunda Guerra Mundial. Al principio se basaba, sobre todo, en adaptar y utilizar técnicas del ámbito "militar" para diseñar estrategias de negocio que fomentasen la relación entre jefes y empleados ayudando a incrementar la productividad, pero pronto los responsables de RRHH entendieron el potencial de estas actividades para generar una comunicación más fluida, favorecer las relaciones interpersonales y resolver conflictos.

De este modo el outdoor training pasó a convertirse en una tendencia globalmente aceptada, que se basaba en generar actividades alternativas al aire libre, generalmente en forma de juegos y otras actividades lúdicas, que se desarrollaban durante uno o varios días en espacios abiertos y que tenían un componente de aprendizaje experiencial y estaban guiadas por profesionales que buscaban producir un efecto directo en las relaciones entre los miembros de los equipos de trabajo e indirecto en los resultados de la organización. Esta metodología consiguió afianzarse y llegó a ser ampliamente utilizada por los departamentos de Recursos Humanos en décadas pasadas, pero que en los últimos tiempos ha sufrido una revolución.

La mayor parte de los expertos en RRHH coinciden en señalar que 2018 ha sido un año decisivo para muchas organizaciones, un año en el que se ha apostado de forma decisiva por la puesta en marcha de programas de gestión de personas que buscasen generar un impacto positivo y directo, no solo en la productividad o en los resultados de negocio sino, sobre todo, en otros indicadores como la salud de los empleados, el ámbito social o el aumento del engagement corporativo. Experiencias, cada vez más globales y completas que traspasaban la barrera de lo puramente puntual o anecdótico.

Este nuevo enfoque ha permitido al outdoor training reinventarse con un nuevo enfoque: Ya no se trata solo de generar experiencias puntuales que impacten en el desempeño colectivo, sino hacer de esas experiencias un elemento clave para la propia organización: un elemento diferencial que permita a las compañías "abrazar un propósito global" y alcanzar un triple impacto: en los empleados, en la organización, y en el conjunto de la sociedad.

Beneficios del outdoor training

En general los beneficios del outdoor training son muy diversos y no dejan de crecer, aunque podemos establecer siete puntos clave:

1. Estimulan la confianza y el intercambio de información.
2. Ayudan a incrementar el sentido de pertenencia de los equipos de trabajo y el compromiso con la organización.
3. Contribuyen a mejorar los indicadores de salud globales.
4. Generan un impacto social que permite a consumidores y usuarios identificarse con la compañía y a ésta posicionarse como referente.
5. Estimulan la creatividad y el aprovechamiento de recursos.
6. Mejoran la gestión del estrés.
7. Potencian el liderazgo y la capacidad de delegar responsabilidades.

Por todo esto, cada vez es más frecuente encontrar empresas que, más allá de buscar mejorar las relaciones entre empleados o fomentar la comunicación interdepartamental, buscan ampliar su impacto a través de retos deportivos colectivos (Spartan Race, Media Marathon, Trainwalkers...) o Solidarios (Uno entre cien mil o Corro, donas, viven, etc). Se trata de ir un paso más allá en el aprendizaje experiencial y encontrar plataformas "reales" que permitan al empleado desarrollar distintas facetas de su personalidad y le ayuden a afianzar su sentido de pertenencia a la organización. Una tendencia que empieza a cuantificarse a través de KPI's específicos y que, sin duda empezará a ser parte fundamental en el futuro de la gestión de personas.

 

¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at RRHH by Womenalia!

volver inicio RRHH