Las españolas revolucionan el ecommerce

  • Jueves, 01 Diciembre 2016
EmbutishopCristina Fernández, fundadora de Embutishop

¿Qué tipo de empresas crean las mujeres en internet? ¿Tienen imaginación, o siguen las corrientes del mercado? La respuesta es que hay de todo; hay negocios más o menos tradicionales llevados a la red y otros que han nacido con vocación 100% online. Una cosa está clara: las emprendedoras españolas no ponen freno cuando deciden llevar adelante su proyecto.

Muchas tiendas online nacieron en el mundo analógico. La mayoría de ellas han dado el salto al online, siquiera como complemento de la venta en tienda, y no sólo porque aumentan el público potencial sino porque a día de hoy, si no estás en internet, no existes, y eso las mujeres emprendedoras lo saben bien.

Otras tiendas que dieron el salto al ecommerce acabaron convirtiéndolo en su ecosistema natural, como es el caso de BebeDeParis, una de las pioneras de la venta online en España. Una idea de Sara Fernández de la Aldea y Elena Gómez del Pozuelo que nació en una tienda en 1994 y hoy es líder en comercio electrónico en el mercado español y lleva dos años de aventura internacional.

Pioneras fueron también Carlota Mateos e Isabel Llorens cuando crearon en 1996 Rusticae, un club de calidad de hoteles que es hoy un referente en el sector hotelero español y permite hacer reservas y regalar escapadas por Europa, América y norte de África. Ajenas al mundo del turismo, un año gestionando el hotel de los padres de Carlota fue suficiente para que las ideas fluyeran y su proyecto naciera y madurara.

La comida es importante para muchos, sobre todo cuando nos retrotrae a un lugar lejano que echamos de menos. De ahí partieron dos ideas similares que hoy triunfan en la red. Isabel Ortiz creó Mumumío para llevar productos típicos de cualquier sitio de España a sus clientes, allá donde estén, una idea sencilla en apariencia pero que depende mucho de la logística y en la que se fijaron inversores relevantes que le dieron el impulso que necesitaba para comenzar su aventura.

Una idea similar, pero centrada en los embutidos, es el Embutishop que Cristina Fernández abrió cuando decidió convertir en negocio su práctica habitual de viajar de León a Madrid con la maleta llena de embutidos de la fábrica familiar. Y ya puestos, buscó los embutidos típicos de mayor calidad de toda España para dar una oferta variada a sus clientes.

En muchos casos, las fundadoras de estas empresas tenían una carrera profesional de éxito cuando decidieron cambiar de vida, muchas veces por mejorar la conciliación laboral. Y es que, aunque tu negocio te absorba muchas horas, a veces muchas más que un trabajo por cuenta ajena, es más fácil elegir tus horarios y lo cuidas de otra forma. Eso era lo que pensaba Piluca Hueso cuando aprovechó su primera baja por maternidad para hacer realidad su sueño de tener una tienda de antigüedades, Rue Vintage 74, y la hizo online y con un toque personal que da una nueva vida y un estilo diferente a los objetos que vende.

Las posibilidades del mundo online han abierto la mente de mujeres emprendedoras que se han atrevido a competir en sectores no ya masculinizados, sino dominados por empresas potentísimas. A Carlota Pi no le asustó abrirse camino en la comercialización de electricidad con Holaluz, y además lo hizo con un recurso tan fácil como dar a sus clientes lo que las grandes eléctricas no les dan, como una gestión sencilla y unas facturas transparentes y fáciles de entender. Y sólo vende energía verde certificada.

Si se necesita ser valiente para batirse con las eléctricas, qué decir, de Mireia Badia, que decidió competir con los bancos dando crédito a pymes con Grow.ly, una plataforma online en la que pone en contacto a las empresas con inversores. Con ideas como éstas, la igualdad de género real está más cerca de lo que a veces pensamos.

 


¿Te ha parecido interesante este Contenido? ¡Descubre el resto de Women at eCommerce by Correos!

A boton volver correos amarillo