Cómo crear experiencias de compra únicas

  • Miércoles, 01 Abril 2015
wat-ecommerce-eco-como-mejorar-experiencia-usuario
 

La Real User Experience permite a las empresas evaluar las experiencias de los usuarios de sus plataformas web (y sus ecommerce) y analizar su comportamiento: esta técnica posibilita identificar la pérdida de ingresos por los usuarios frustrados, o que abandonan la compra, reducir costes de soporte mejorando la usabilidad, acelerar la resolución de problemas de aplicaciones de bajo rendimiento y analizar las preferencias del usuario en función de su comportamiento, navegación, tiempo de permanencia.

Analizando estos parámetros y su rendimiento: los departamentos de TI conjuntamente con Marketing pueden desarrollar una comprensión compartida en la experiencia de sus usuarios y mejorar la usabilidad y eficiencia de su aplicación. Se trata de una monitorización pasiva y no invasiva que permite utilizar a posteriori técnicas más sofisticadas, como el retargeting, el pretargeting, o el marketing experiencial que permitan una mayor satisfacción del cliente y un impacto mucho más eficiente en los resultados de negocio.

Empecemos por este último, el marketing experiencial permite generar un vínculo emocional entre consumidores y productos o servicios. Se trata de estimular los sentimientos del consumidor e impulsarle a realizar una compra (o mejor aún, a repetirla y recomendarla). O una acción que lo identifique con la marca, como ocurrió recientemente con la campaña de Coca-Cola y Abraham Mateo, en el que, mediante un juego de gamificación, el consumidor asumía un rol activo y se identificaba emocionalmente con la marca a través de su ídolo, de un modo casi insconsciente.

El marketing experiencial, es accesible a todo tipo de empresas y productos, independientemente de su tamaño y sector y una tendencia especialmente útil para conectar con los segmentos más jóvenes. Un reciente estudio de la firma de marketing SocialChorus, señalaba que para el 90% de los llamados millenialls (personas de entre 18 y 32 años), los factores emocionales/experienciales son decisivos en sus hábitos de compra.