Transformación digital de la justicia

Jueves, 27 Septiembre 2018

Instituto de Innovación Legal

A lo largo de los años los trabajos han ido cambiando. No hace mucho, existían empleos que hoy se han visto revolucionados por las máquinas.

Nos encontramos en plena explosión de la era digital y una gran parte de la sociedad utiliza ya sus dispositivos electrónicos para realizar todas sus actividades del día a día: hacer la compra, realizar movimientos bancarios, leer la prensa, consultar el correo, etc. ¿Sabéis que también se puede interactuar digitalmente con abogad@s o  notari@s?

Publicidad

Sin embargo, al jurista le ha costado seguir el ritmo de la sociedad, por lo menos desde el punto de vista tecnológico. ¡Siguió durante tiempo esperando que fuera el cliente quien llamase a su puerta! Sin embargo, desde hace un par de años su mentalidad ha cambiado y así lo refleja el último estudio de PwC: el 80% de profesionales de la abogacía encuestados considera clave contar con una estrategia digital para el futuro de sus organizaciones. Y añade que (tan solo) el 23% ha empezado a implementar la transformación digital en su despacho, porcentaje que se espera aumente exponencialmente los próximos años.

Como en los demás sectores, iniciar un proceso de transformación digital implica detectar necesidades digitales en la empresa e implementarlas a través de la tecnología en diversas áreas, que comprenden desde la organización interna de los empleados, una mayor eficacia de los procesos, hasta la mejora de la experiencia del cliente (UX por sus siglas en inglés).

Asesoramiento en innovación y legaltech

Todo un reto para los despachos, que durante mucho tiempo ni siquiera se han gestionado como empresas, a los que dos expertas llevan varios años ayudando y asesorando en la digitalización de los despachos y destilando altas dosis de innovación allá dónde pasan. Ellas son María Jesús González-Espejo y Laura Fauqueur (en la imagen a la izquierda y derecha, respectivamente), las socias fundadoras del Instituto de Innovación Legal, consultora desde la que asesoran a juristas y despachos sobre cómo llevar a cabo de forma exitosa los procesos de transformación digital de sus organizaciones y de sí mismos, como profesionales.

MaríaJesús González-EspejoPioneras en la introducción de metodologías como el Legal Design Thinking en España, lograron a través de la primera edición del programa "Legal Design Challenge" formar a juristas combinando conocimientos teóricos, aplicándolos a la práctica y apoyándose en distintas tecnologías, con el objetivo de crear documentos que sean totalmente comprensibles para el usuario final. "La distancia entre los profesionales del derecho y el resto de la sociedad ha llegado a unos extremos muy preocupantes en estos últimos años, y la máxima expresión de esta falta de entendimiento son todos estos contratos bancarios declarados nulos en los juzgados", explica María Jesús González-Espejo. "Estamos convencidas de que tanto la transformación digital del sector jurídico como la aparición de varias empresas legaltech permitirán a la justicia acercarse de nuevo a los ciudadanos, algo que nos parece urgente y primordial para la salud democrática del país", añade Laura Fauqueur.

Además, son responsables del nacimiento de algunas start-ups dedicadas a la LegalTech pues han sido las promotoras de los hackathones #HackTheJustice, que han permitido acercar a juristas y tecnólogos y fomentar el desarrollo de herramientas informáticas dirigidas a la mejora de la justicia o el apoyo a los profesionales del derecho en su trabajo. A través de cursos y congresos han formado a muchos abogados in house y de despachos, e incluso a profesores de algunas universidades en innovación y LegalTech.

Laura-Fauqueur"Muchos juristas han tardado tiempo en darse cuenta de la necesidad de adaptarse a la evolución tecnológica de la sociedad" explica Laura Fauqueur, quien añade que algunos tenían "miedo al cambio porque temían perder sus puestos de trabajo y otros simplemente no lograban colocarlo en sus agendas como prioridad. Ahora, sin embargo, ya son mayoría los que lo ven como una oportunidad de negocio y una necesidad", indica.

 Procesos, plataformas y personas

Por otro lado, la clave de cualquier proceso de transformación digital estriba en las tres P: procesos, plataformas y personas. De estas tres, la primera, es un reto aún para muchos despachos y asesorías pues identificar todos los procesos y seleccionar aquellos en los que la tecnología puede aportar más no es fácil. Respecto a las plataformas, González-Espejo señala que "existen cada vez más herramientas interesantes y que cubren necesidades específicas del sector y están adaptadas a las idiosincrasias del mismo, sin embargo, muchas están en estado de inmadurez y es importante no hacer experimentos que pueden acabar mal pues el área legal debe asumir riesgos muy controlados". Por otra parte, González-Espejo señala que el mayor reto en su experiencia apoyando a despachos y asesorías internas en estos procesos, son las personas, pues en su opinión "debe haber siempre un liderazgo claro, apoyo real de la dirección, de los socios y una correcta gestión del cambio. La formación y la comunicación efectiva son la clave del éxito en estos proyectos" y añade que "lo más importante y muchas veces olvidado es definir un plan estratégico, con objetivos concretos y realizables, con responsables, presupuesto y calendarios realistas".

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí