¿Cómo afrontar con éxito la vuelta al trabajo?

Viernes, 31 Agosto 2018

Back to work

6 consejos para afrontar con éxito la vuelta al trabajo

Los expertos lo tienen claro. Nosotras también: El fin de las vacaciones es un periodo difícil, especialmente si centramos nuestra mente y nuestras energías exclusivamente en reincorporarnos al trabajo, o en reactivar la búsqueda activa de un empleo (según cada caso).

Es evidente que el descanso veraniego nos ayuda a recargar pilar y renovarnos, pero, en ocasiones, esa sensación de bienestar interrumpido, lejos de motivarnos, puede servir para frustrarnos cuando llega la hora de dejarla a un lado y volver a la rutina. Las posibilidades de llevar una vida distinta, libre de obligaciones, en la que las preocupaciones del día a día (económicas, profesionales o familiares) pasan a un segundo plano durante unos días, pueden hacer que la vuelta se nos haga realmente cuesta arriba.

Publicidad

Entonces ¿cómo combatir el llamado "estrés postvacacional" y ser capaces de readaptarnos con equilibrio a nuestro día a día?

Te damos 6 consejos que pueden ayudarte a afrontar con una nueva perspectiva esta vuelta a la rutina.

1. Aprende a centrarte en tus fortalezas:

Conocer tus puntos fuertes es vital para conseguir cualquier objetivo en la vida. El esfuerzo y la superación (ese salir de la zona de confort) están muy bien, sin duda, y puede ayudarte a conseguir nuevos objetivos sí, pero seamos claros, si somos capaces de construir nuestro día a día entorno a nuestras fortalezas innatas, aquellas aptitudes que destacan en nuestra personalidad y que nos generan bienestar y confianza, nuestra percepción de lo cotidiano será mucho más llevadera y nos encontraremos en una posición de mayor confianza y relajación.

2. Ábrete a nuevas experiencias:

¿Te interesa la cocina? ¿La robótica? ¿El deporte? ¿El medio ambiente?... ¿Qué tal si decides dedicarle una parte pequeña de tu tiempo a conocerlo, practicarlo o colaborar en algún proyecto relacionado con ello, aunque sea de manera altruista? La diversificación de horizontes es una de las mejores recetas para huir del abatimiento, el aburrimiento y la desmotivación que produce centrarse en una sola tarea profesional de manera repetitiva y prolongada y uno de los mejores estímulos para tu cerebro, además de ayudarte a desarrollar un perfil profesional más atractivo y dinámico.

3. Márcate metas inmediatas:

Tienes un año entero por delante sí, pero cada semana está llena de posibilidades. Plantéate actividades de ocio para el fin de semana, o tu tiempo libre, que realmente te motiven. Y cuando estas pasen empieza a centrarte en las siguientes. Descubrirás que esos objetivos apetecibles a corto plazo son mucho más beneficiosos para tu cerebro que centrarte en pensar en las vacaciones del año que viene.

4. Ajusta tus expectativas, sí, pero no te estanques.

Es muy común volver de las vacaciones fantaseando con llevar una vida mejor, a veces eso conlleva marcarse metas que, a priori, nos parecen inalcanzables: Y sí, quizá no sea posible conseguir todos tus sueños, pero si haces una lista con dos o tres objetivos claros que ejemplifiquen ese "mejor", seguramente podrás ir dando pequeños pasos que te aproximen al lugar en el que te visualizas.

5. Olvida e ignora todo aquello que te estuviese generando estrés:

Quizá sea el consejo más difícil de llevar a cabo, pero es también el que más beneficios produce. Concédele a tu mente el beneficio de resetearse y empezar de cero. Deja de atormentarte por cargas del pasado y empieza a comprender que el punto en el que estás no condiciona tu futuro.

6.Cuida tu cuerpo y tu mente:

Es un hecho probado que llevar una vida equilibrada en la que le dediquemos al menos 30 minutos al día a practicar algún tipo de ejercicio físico de intensidad media, puede ayudarnos a mejorar de forma exponencial, no solo nuestra salud y nuestro sentimiento de bienestar general, sino nuestro rendimiento profesional. La sensación de fatiga, cansancio o desmotivación, va muchas veces ligada a un tipo de vida sedentaria en la que nuestro cuerpo no necesita esforzase y nuestra mente responde a ese déficit de actividad sobrecargando nuestros pensamientos. No estamos fisiológicamente diseñados para el sedentarismo, de modo que empieza a escuchar a tu propio cuerpo y quizá te sorprenda.

Y, en definitiva, plantéate el reto que tienes por delante como una oportunidad. El fin de las vacaciones no tiene por qué implicar necesariamente una vuelta a lo mismo, si no es eso lo que te satisface.

Pregúntate si lo que haces te hace feliz, y si la respuesta es no, no culpes al fin de las vacaciones y empieza a dar pequeños pasos para alcanzarlo.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí