Elecciones en clave femenina

Viernes, 17 Mayo 2019

0519-hew-elecciones-clave-femenina

Tras las últimas elecciones generales del 28 de abril, España ha pasado a ser el primer país europeo (quinto a nivel mundial) en representación femenina en el Congreso. Anteriormente ocupábamos el tercer puesto, sólo por detrás de Suecia y Finlandia. El porcentaje de diputadas que se acaba de alcanzar no sólo es el más alto de la historia de nuestro país, sino que refleja, además, una situación de paridad, con un 47% de representación femenina (frente al 39% resultante de las elecciones de 2016).

Utilizando estas cifras como punto de partida, he querido analizar más en detalle la radiografía de la representación femenina en la política de nuestro país. A continuación, propongo algunos elementos para profundizar en la reflexión:

Diferencias por partido

Publicidad

Entre las formaciones políticas mayoritarias, todas menos dos igualan o superan el 50% de representación femenina en el Congreso. Las excepciones son Ciudadanos y VOX, ambas próximas (aunque por debajo) al 40% de diputadas. Estos datos requieren, a su vez, de un mayor nivel de análisis que contemple, no sólo el porcentaje de mujeres de cada formación política, sino también el rol más o menos relevante que dichas mujeres juegan dentro de las mismas.

Asimismo, desde un punto de vista estadístico, un bajo porcentaje de mujeres es menos significativo en términos de desigualdad cuantos menos escaños o senadores alcanza un determinado partido: no es igual de grave que un partido tenga un 33% de diputadas si tiene solo una mujer y dos hombres en total, que si tiene (por ejemplo) 80 diputados.

Ausencia de mujeres en las posiciones de liderazgo

Actualmente, ninguno de los principales partidos políticos en nuestro país tiene a una mujer al frente. Así pues, la política nacional parece replicar la fotografía más extendida de nuestro mercado laboral: una amplia presencia y participación femenina en una gran mayoría de profesiones, pero aún mucho camino por recorrer cuando se trata del acceso de la mujer a puestos de liderazgo.

¿Qué pasa en el Senado?

El porcentaje de senadoras se mantiene respecto a las últimas elecciones, situándose en torno al 40%, una cifra dentro de lo razonable. Entre las principales formaciones políticas, es el PSOE la que cuenta con un mayor número de senadoras; además, la persona más votada es una mujer que pertenece a este partido. Hacía más de veinte años que este puesto no era ocupado por ninguna mujer.

¿Y en el Parlamento Europeo?

La Eurocámara tiene ahora mismo un 36% de mujeres. Concretamente, España cuenta con 26 eurodiputadas y 28 eurodiputados, lo que significa que, una vez más, nuestro país refleja una situación de paridad.

¿Ha sido efectiva la Ley de Igualdad?

Recordemos que fue esta Ley la que, en 2007, estableció la obligatoriedad para los partidos políticos de reflejar la paridad en sus listas, no sólo a nivel total sino por tramos de cinco en cinco candidatos para garantizar que dicha paridad se producía no sólo a nivel total sino en cada uno de dichos tramos; algo que, sin embargo, no impide que pueda ser siempre el mismo género el que encabece todos los tramos.

Los progresos alcanzados en los últimos diez años en cuanto a la presencia y relevancia del papel de la mujer en la política son evidentes. No obstante, si nos fijamos en el número de diputadas, fueron aún mayores en la década anterior: entre 1997 y 2008 se incrementó el número de diputadas en un 62%, mientras que entre 2008 y 2019 ha aumentado un 32%. Es evidente que son muchos los factores que intervienen en este crecimiento. Por ejemplo, el momento social y económico; o el hecho de que, cuanto más se crece, más costoso es alcanzar nuevos crecimientos, aunque sean más pequeños: el crecimiento pasa con frecuencia de ser exponencial a trazar una curva más gradual.

Todas estas consideraciones no restan ningún valor al evidente progreso que supone tener paridad en el Congreso por primera vez en nuestra historia y ser un referente a nivel europeo y mundial. Con todo el trabajo que aún nos queda por hacer, y con todas las zonas de sombra aún por desarrollar, si algo demuestra el reciente ejemplo de España es que la paridad en política no es un objetivo a muchos años (o décadas) vista: es un hecho deseable y posible.

Es, cada vez más, una realidad.

maria-traver-andujarPor María Traver, Senior Researcher en TNS
Linkedin: María Tráver
 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí