En qué hay que fijarse para contratar una cuenta nómina

Jueves, 17 Enero 2019

cuenta-nómina

Conseguir que nuestra relación con el banco no sea una carga económica para nuestro bolsillo nos hace buscar aquellas entidades que nos den las mejores ofertas. Hay muchos tipos de cuentas, pero entre las condiciones más habituales está el tema de la domiciliación de la nómina, que nos permite conseguir beneficios e incluso regalos.

Vamos a revisar en qué hay que fijarse a la hora de contratar una cuenta nómina para comprobar si realmente la misma nos sale rentable.

La nómina como clave de negociación

Publicidad

Cada vez más, los bancos piden a los clientes que domicilien su nómina en la cuenta corriente, y están dispuestos a ofrecer ventajas adicionales por este hecho. Esto es así porque el ingreso de la nómina otorga una condición de formalidad, la cuenta recibe fondos de forma regular y confiere a la relación cliente-banco más estabilidad.

Nuevas estrategias bancarias

Las grandes entidades bancarias están imbuidas en un proceso de reestructuración que las haga cada vez más rentables y eficientes. Una de las características de esta nueva política es la reducción del número de oficinas y de empleados, algo que se hace cada vez más evidente.

Además, se promociona y se insta al uso de la banca electrónica por el propio cliente, poniendo cada vez más limitaciones a la hora de realizar movimientos de dinero en ventanilla: horarios restringidos, cobro de comisiones abusivas por ingresos en efectivo donde se haga constar el nombre de la persona que lo realiza (10 euros en el caso del Banco de Santander), así como la aparición de oficinas sin servicio de caja en las que solo se puede operar con dinero a través de sus cajeros automáticos.
Otra de las estrategias que se plantean es la de obtener clientes de mayor calidad y ahí es donde el tema de la domiciliación de la nómina cobra importancia. La nómina domiciliada puede ser la condición para contratar otros productos, ya sean estos tarjetas, fondos de inversión, préstamos o similares. Lo que el banco busca no es solo conseguir más clientes, sino que estos les reporten mayores beneficios.

Características de las cuentas nómina

Cada entidad, obviamente, tiene sus propias condiciones de contratación para sus cuentas nómina, pero suele haber una serie de puntos que tienen en común:

  • Cuantía de la nómina. En primer lugar hay que comprobar cuál es el importe mínimo exigido de ese ingreso mensual que el banco requiere para considerar la cuenta como cuenta nómina. Los importes varían y pueden oscilar desde 600 a 1.000 euros, pero puede ser superior. En muchas entidades, cuanto más alto es el importe de la nómina más ventajas ofrece la cuenta.
  • Permanencia. El compromiso de permanencia es otro factor en el que hay que fijarse. Hay algunas cuentas que lo tienen, pero lo habitual es que esta permanencia sea de por lo menos uno o dos años.
  • Comisiones. En la práctica totalidad de las entidades financieras, el ingreso de la nómina lleva aparejado la supresión de las comisiones de mantenimiento y las cuotas de las tarjetas. Sin embargo, hoy en día es posible encontrar muchas cuentas corrientes que no cobran comisiones sin necesidad de domiciliar la nómina, por lo que ya no es una condición suficiente para atraer a muchos clientes.
  • Regalos. Otras de las características de las cuentas nómina es la de ofrecer a los clientes un regalo ya sean televisores, electrodomésticos, vajilla o similares. Originalmente, la estrategia tenía bastante aceptación, pero quizás debido a la saturación de este tipo de ofertas, los usuarios prefieren cada vez más la entrega de dinero en efectivo. También hay gente que se ha dado cuenta de que suscribir productos bancarios para obtener regalos solo es conveniente cuando realmente necesitamos el regalo que nos ofrecen. A veces, cegados por la gratuidad del ofrecimiento, corremos a contratar productos bancarios por un regalo que en realidad no se necesita y por el que tendremos que tributar, como explicamos más abajo.
  • Remuneración del saldo. Cuando la exención de comisiones y los regalos ya no son incentivo suficiente para atraer nuevos clientes, los bancos apuestan por abonar un interés al saldo para que resulte más atractivo traerse la nómina.
  • Descuentos. En otras ocasiones, la entidad bancaria ofrece descuentos en determinados comercios así como bonos de dinero que habrá que gastarse en grandes superficies.
  • Otras obligaciones. En ocasiones, la domiciliación de la nómina no es suficiente para poder acceder a los beneficios de una cuenta, imponiendo otras obligaciones. Entre las más habituales está la domiciliación de un cierto número de recibos en la cuenta, así como el uso habitual de la tarjeta de débito o crédito. Como ejemplo podríamos poner la cuenta Imagin bank de la Caixa que obliga a tener 3 recibos domiciliados al trimestre, así como del uso de tarjeta 3 veces en el mismo período de tiempo.

Atención especial a los regalos

Los regalos recibidos de nuestro banco tienen la consideración, a efectos fiscales, de rendimiento de capital mobiliario en el caso de entregas de dinero o como retribución en especie en los casos de entrega de televisores y similares. El porcentaje a pagar sobre la retribución es actualmente del 19% si el valor del regalo no supera la cantidad de 6.000 euros. Lo habitual es que el banco haga directamente las gestiones oportunas.

Mantenimiento de las condiciones

Algo en lo que hay que fijarse a la hora de contar una cuenta nómina, ya lo hemos comentado anteriormente, es el plazo durante el cual estamos obligados a que se haga el ingreso de la nómina. En caso de que esos ingresos desaparecieran, el banco comenzará a cobrar comisiones inmediatamente, y además, en el caso de ciertos regalos, puede pedir su devolución.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí