Margarita Salas, bioquímica española: “En mi doctorado, ser mujer supuso una discriminación”

Miércoles, 22 Enero 2014

1401-not-margarita-salasMargarita Salas es la primera mujer que ha entrado a formar parte de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Es también una de las siete mujeres que han conseguido un asiento en la Real Academia de la Lengua Española. Además, pertenece a la Real Academia de Ciencias españolas y es portadora de numerosos galardones por su carrera, entre ellos la categoría de doctor Honoris Causa en 9 Universidades.

Pero esta fecunda e inagotable científica también tiene en su haber otro tipo de premios; el último que ha recibido, el Clara Campoamor a la promoción de la igualdad de oportunidades.

Publicidad

Tiene el honor de continuar como investigadora ad honorem en el Centro de Biología Molecular "Severo Ochoa" del CSIC y la UAM,. aunque su camino no ha sido fácil, como para muchas mujeres científicas, pues si nos atenemos a los datos, se ve como solo hay una mujer entre cada dos hombres en puestos de dirección. Esto debe solucionarse con una mayor cultura igualitaria y una educación que busque el lugar que le corresponde a la ciencia y la investigación, infrarrepresentada en España, y que esta sea atractiva para los jóvenes, especialmente en las mujeres.

Parece que poco a poco va cambiando esta situación con unas facultades relacionadas con las Ciencias de la Salud en las que el 70% de los estudiantes ya son mujeres.

Centrándonos en esta veterana investigadora, Margarita Salas ha formado parte del jurado de la octava edición de las bolsas de investigación del Programa L'Oréal-UNESCO "For Women in Science" que vienen apoyando la labor de las mujeres científicas que han destacado por su contribución y buscando despertar la vocación investigadora.

A continuación, la entrevista íntegra que Womenalia realizó a Margarita Salas:

Womenalia.- Comencemos por el principio de la historia de Margarita Salas (Canero, Asturias, 1938), ¿soñaba de niña con ser científica?

Margarita Salas.- De niña yo no tenía una vocación especial de ser científica. En el bachillerato que yo hice se estudiaban tanto las ciencias como las letras. Hasta el curso preuniversitario no tuve que decidirme por una de las dos. Mi decisión entonces fueron las ciencias.

W.- ¿Imaginó que un mundo de hombres como el de entonces le permitiría desarrollarse como lo ha hecho?

MS.- En la época de la niñez yo no era consciente de que mi actividad profesional se tendría que desarrollar en un mundo de hombres pues en mi casa, donde los hermanos éramos un hombre y dos mujeres, mis padres tenían muy claro que mi hermana y yo haríamos una carrera universitaria, del mismo modo que mi hermano.

W.- ¿Cómo fueron sus años de Universidad? ¿Qué particularidades vivió, si fue así, por ser mujer?

MS.- En mis años de universidad yo no sentí discriminación por el hecho de ser mujer. Aproximadamente un tercio de los alumnos éramos mujeres y se nos trataba igual que a los hombres. [M. Salas estudió en la Universidad Complutense de Madrid]

W.- En su carrera profesional se incluye el haber trabajado con Severo Ochoa en Nueva York y la publicación de más de 200 trabajos científicos... ¿Qué le ha reportado más satisfacciones en el campo laboral?

MS.- En mi carrera profesional, además de la satisfacción que supone la investigación y el haber hecho descubrimientos importantes, tanto desde el punto de vista básicomargarita-salas-ciencia como aplicado, otra gran satisfacción ha sido la enseñanza, tanto a nivel de licenciatura como de doctorado y postdoctorado. Yo he tenido discípulos excelentes que hoy día dirigen grupos de investigación de excelencia y me siento muy satisfecha y muy orgullosa de ellos. Además, seguimos siendo grandes amigos y nos reunimos en muchas ocasiones.

W.- En el terreno laboral, ¿cómo ha vivido su condición de mujer científica? ¿En qué medida cree que su carrera habría cambiado en caso de ser hombre?

MS.- En mi fase de doctorado (1961-1963), el hecho de ser mujer supuso una discriminación hacia mí pues entonces se pensaba que las mujeres no servíamos para la investigación. Después me fui a Nueva York al laboratorio de Severo Ochoa para una fase postdoctoral y tengo la satisfacción de decir que Ochoa me trató siempre como persona independientemente de mi condición de mujer. En caso de haber sido hombre, mi fase de doctorado habría sido mejor valorada, pero el resto de mi carrera científica no creo que hubiera sido mejor de ser hombre.

W.- Se casó con un compañero de tesis, D. Eladio Viñuela. ¿Han tenido hijos? ¿Cómo han compaginado su vida laboral y familiar, le ha costado renunciar a otros ámbitos de su vida?

MS.- Lo mejor que me ha ocurrido en mi vida es haberme casado con Eladio Viñuela, persona extraordinaria, tanto desde el punto de vista científico como humano. Era una persona de una gran generosidad. Tuvimos una hija cuanto yo tenía 37 años y pudimos compaginar sin problemas nuestra vida laboral y familiar. Yo no he tenido que renunciar a nada en mi vida ya que hago lo que más me apasiona, que es la investigación. Por otra parte, disfruto con la música, el arte, el teatro, el cine, la lectura....

W.- ¿Qué momento vive la ciencia en España y qué papel ocupan actualmente las mujeres en este campo?

MS.- La ciencia en España tiene en la actualidad una buena calidad, pero le falta cantidad. Esto puede agravarse con la reducción de los presupuestos para la investigación. En particular, está siendo difícil la incorporación de investigadores jóvenes a nuestro sistema de Ciencia y Desarrollo. Las mujeres en la ciencia empiezan a ocupar puestos de dirección, pero todavía el número es escaso. Sin embargo, el número de mujeres que realizan la tesis doctoral actualmente es muy alto e incluso supera al de los hombres. Por ello creo que en un futuro no muy lejano la mujer ocupará en el mundo de la ciencia el puesto que le corresponda de acuerdo con su capacidad y su trabajo.

W.- Es usted la primera española que ha ingresado en la Academia de Ciencias de EEUU, ¿qué diferencias existen en el trabajo científico de allí y de aquí? ¿Y en el plano que afecta a las mujeres científicas?

1401-not-margarita-salas-premiosMS.- En Estados Unidos existen muchos más medios para hacer investigación. Por ello, es mucho más fácil realizar una investigación competitiva allí que en España. Respecto a las mujeres científicas, no tengo estadísticas, pero creo que hay más mujeres que triunfan y dirigen grupos de investigación que en España.

W.- También es una de las siete mujeres que ha pasado por la Real Academia de la Lengua Española, además de la Real Academia de Ciencias españolas y portadora de numerosos galardones de toda índole; el último, el premio Clara Campoamor a la promoción de la igualdad de oportunidades. ¿Ha trabajado para favorecer esta igualdad para el género femenino?

MS.- Yo siempre he tenido muy claro que las mujeres teníamos que trabajar para conseguir nuestro puesto en la sociedad. Siempre he apoyado que haya ayudas que faciliten el trabajo de la mujer cuando sea madre, y que no haya discriminación negativa hacia la mujer. Sin embargo, yo no quiero que se nos den cuotas por el hecho de ser mujeres. Éste es el feminismo por el que yo he luchado siempre.

W.- Womenalia es la primera red de networking mundial para mujeres emprendedoras y profesionales, ¿qué consejo les daría a las mujeres que pertenecen a esta red y que buscan en Internet nuevas formas de colaboración y desarrollo?

MS.- Yo el consejo que daría a las mujeres es que sean unas profesionales serias y que se dediquen a su trabajo con toda dedicación y entusiasmo. Y que se crean que no tienen que ser menos que los hombres por el hecho de ser mujeres.

W.- En Womenalia hemos seleccionado a una serie de mujeres que consideramos referentes y entre las que está usted. ¿Cuáles han sido o son sus referentes?

MS.- Una mujer referente para mi ha sido siempre Marie Curie. Otra científica a la que admiro es Rita Levi-Montalcini quien a sus 100 años (este abril cumple 103 años) decía que iba todos los días a trabajar al laboratorio. En el terreno no científico, he admirado mucho a Simone de Beauvoir. La lectura de su libro El segundo sexo cuando tenía 20 años iluminó mi camino por la vida desde mi condición de mujer. No quiero acabar sin decir que la persona más importante en mi vida ha sido Eladio Viñuela. Él ha sido para mi no solo un marido, sino también un referente y un maestro. Sin su ayuda y apoyo constantes no habría llegado a ser la persona a quien realizan esta entrevista.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

 

 

Publicidad
1 Comentarios
  • Desireé García
    ¡Gran científica!
    Miércoles, Feb 5 2014 12:17:11pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí