Reinventa tu trabajo gracias al Job Crafting

Lunes, 16 Febrero 2015

1409-not-job-craftingDesarrollar nuestra carrera profesional según nuestras aptitudes y metas debe ser una labor prioritaria para llegar a donde queremos. Sin embargo, el día a día puede acabar resultándonos monótono, o puede que la difícil gestión de nuestro tiempo o la mala organización interna de nuestra compañía nos acabe generando estrés o falta de motivación.
 
Publicidad
¿Existe una solución para acabar con estos síntomas? La respuesta se llama Job Crafting. Si traducimos el verbo "to craft" del inglés, veremos que significa "elaborar algo de forma artesanal". Por lo tanto Job Crafting significa "moldear" tu trabajo, es decir, redefinirlo según tus inquietudes o intereses.
 
Según un estudio del Michigan Ross School of Business, el Job Crafting "engloba todos aquellos cambios que los trabajadores hacen en el diseño de sus propios trabajos, en facetas que pueden traer numerosos resultados positivos, incluyendo el engagement, la satisfación personal, la resiliencia, y el crecimiento profesional". Laura Redondo, mentora en el taller de Job Crafting de EPWN lo define como "una forma de sacar lo mejor de ti en tu puesto de trabajo, de amoldarlo a tus fortalezas, a aquello que puede crear valor dentro de tu compañía".
 
De forma concisa, los beneficios de la práctica del Job Crafting son los siguientes:
 
• Te permite disfrutar más de tu trabajo.
• Te aporta motivación para desarrollar tus tareas con energía y entusiasmo.
• Fomenta el desarrollo personal real mediante la mejora de tus habilidades.
• Puede dar lugar a oportunidades de mejora profesional.
 
Existen varias investigaciones que avalan diferentes procesos a la hora de "moldear" tu trabajo mediante la técnica del Job Crafting. Pero todas coinciden, básicamente, en la existencia de las siguientes fases: primero el empleado encuentra una motivación para replantearse su forma de trabajar; después busca las oportunidades de cambio y comienza a actuar; y en tercer lugar, traduce esos cambios en resultados.
 
 
A continuación detallamos el proceso en cuatro pasos:
 
1. Decide lo que deseas cambiar.
Diseñar tu modelo de Job Crafting mediante la puesta en marcha de cambios en una o más de las áreas de tu trabajo: Puedes mejorar la forma de proceder dentro de la organización utilizando las habilidades que ya tienes, o utilizando tus conocimientos para cambiar los métodos de trabajo y así generar mejores resultados. También es posible buscar maneras de tener interacciones más satisfactorias con tus compañeros. Incluso, podrías redefinir el objetivo de tu trabajo reflejándolo en el verdadero impacto de tu actividad. Por ejemplo, un programador que trabaja en el departamento de TI de una compañía aérea podría replantear su trabajo de "código escrito", enfocándolo hacia la capacidad que tiene de ayudar a la gente a disfrutar sin problemas del viaje.
 
2. Evalúa cómo el cambio te afectará personalmente y en tu entorno de trabajo.
Ahora es el turno de evaluar cómo puede afectar este cambio a tus clientes, colegas, superiores, y el resto de la organización. Es importante que la puesta en marcha de tu nuevo modelo de Job Crafting sea beneficioso para todos los miembros de la organización. Un ejemplo de ello, es la posibilidad de ofrecerte como mentor de tus compañeros dentro de un área de trabajo que se te dé especialmente bien. Esto es positivo para ti porque favorece tu autoestima e incentiva la interacción entre personas, y es bueno para la empresa, porque recibe una capacitación mejor y más eficaz. Descubre las claves para gestionar un conflicto laboral.
 
El Job Crafting es una forma de sacar lo mejor de ti en tu puesto de trabajo, de amoldarlo a tus fortalezas
 
3. Actúa para llevar el cambio hacia un terreno positivo.
En esta etapa, la clave es deshacerse de cualquier síntoma de lo que los psicólogos llaman "indefensión aprendida". Este fenómeno sucede cuando los trabajadores están tan acostumbrados a la indiferencia ante su trabajo, que acaban pensando que hagan lo que hagan, nunca serán reconocidos. El Job Crafting puede cambiar esta situación, ya que tú decides lo que vas a hacer para sentirte más valorada y productiva. La única condición es que tus decisiones deben tener resultados positivos para la organización.
 
4. Analiza tus progresos, para mejorar y seguir adelante.
Es hora de poner en marcha esta nueva práctica. Comprueba si te sientes más satisfecha, asegúrate de que tu jefe y los clientes están contentos con lo que está pasando y de que el cambio es realmente compatible con tu entorno de trabajo. Si todo va bien, y se siente bien acerca de lo que está pasando, puedes dejar que tus cambios se vuelven un hábito. Aún así, ¿sabes cómo cambiar de departamento dentro de tu empresa?
 
Todos en mayor o menor medida aplicamos el Job Crafting a nuestro trabajo: relacionándonos con nuestros compañeros y clientes, enseñando aquello que mejor se nos da a nuestro equipo, o multiplicando el esfuerzo en las tareas que más nos gustan. Sin embargo, si queremos emprender un cambio real, debemos pararnos un tiempo a reflexionar sobre cuál es el cambio que buscamos y cómo podemos desempeñarlo. Debemos trazar una estrategia y seguirla detalladamente, analizando la evolución y los resultados hasta alcanzar el lugar donde realmente queremos estar.

Llega el momento de ponerse en marcha... ¡A por todas Womenalias!
Si te ha interesado este artículo te recomendamos:
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí