Usa tu cultura de manera inteligente

Miércoles, 03 Febrero 2016

Página 1 de 2
1602-talent-talk

Sin duda lo más valioso de una organización es su cultura. Como explica Rebecca Rico, Co-fundadora de TalentTank y Premio Emprendedora 2015, “todos los grupos tenemos una cultura”: nuestras familias, nuestros grupos de amigos, nuestros equipos de trabajo…todos.

¿Pero qué es la cultura? La cultura es ese conjunto de normas tácitas que todos los miembros de un grupo tienen interiorizadas: sus líneas rojas y sus costumbres. Son los valores sobre los que se asientan esas normas.

Publicidad

Un buen ejemplo lo tenemos en los adolescentes: cuando sus valores cambian porque se alinean con los de sus grupos de amigos, surgen las fricciones dentro de la familia, que es el grupo con el que hasta entonces compartían sus valores. Cuanto más alineados están los miembros de un grupo en sus valores, menos fricciones hay. Esto no quiere decir que todos los miembros tengamos que ser exactamente iguales, sino que los principales valores que nos mueven son los mismos. Así, por ejemplo, cuando en un grupo de amigos se valora mucho la generosidad, si alguien es menos generoso, será motivo de conflicto. La razón es simplemente que la acción de esa persona va en contra de lo que el grupo identifica como bueno, sin que su acción sea necesariamente mala o ilógica, ni lo sea la cultura del grupo.

Pero tener una cultura no quiere decir que sea una cultura buena. Su valía está directamente relacionada con su fortaleza, entendida como la asimilación de sus valores por parte de los miembros; y con su alineamiento con el propósito del grupo. En el ámbito empresarial sucede exactamente lo mismo.

En la mayoría de empresas existe una cultura, pero es una cultura salvaje. Es decir, ha surgido de forma natural, sin que se haya hecho ningún esfuerzo por conocerla, por consolidarla, por cuidarla. Por eso, muchas veces se actúa en su contra.

Este caso se da, por ejemplo, cuando contratamos a alguien sin tener en cuenta cómo encajan sus valores con los de nuestra empresa, o cuando decidimos que vamos a definir nuestra cultura como empresa, y sus procesos, sin importarnos cuál sea la de nuestros empleados. Porque al igual que en las familias y los grupos de amigos, el colectivo es la suma de sus miembros.

Sin embargo, siempre se ha dicho que las contrataciones y los procesos responden prioritariamente a motivos estratégicos… ¿o no?

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí