#METOO: El momento es ahora

Martes, 10 Julio 2018

HEW-ME-TOO-EL-MOMENTO-ES-AHORA

¿Cómo empezó? En octubre de 2017, una serie de actrices norteamericanas se decidieron a utilizar las redes sociales y alzar sus voces contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense, Harvey Weinstein, por acoso sexual. La frase, utilizada inicialmente por la activista social Tarana Burke, fue popularizada por la actriz Alyssa Milano, quién animó a otras mujeres a sumarse y compartir en Redes Sociales sus experiencias para demostrar la naturaleza extendida de este tipo de conductas en todos los ámbitos profesionales. A esa corriente se sumó pronto la reivindicación "Time's up" "El momento es ahora", abanderado por Oprah Winfrey en los Globos de Oro ( ya en 2013 Womenalia se había fundado como movimiento global para empoderar a la mujer y luchar contra la discriminación y la brecha salarial con ese mismo lema "El momento es ahora"). Desde entonces, el hashtag #METOO ha sido utilizado por más de 500.000 personas en todo el mundo, muchas de ellas mujeres, pero también hombres, para oponer de manifiesto una realidad que trasciende la industria cinematográfica para llegar a todas las actividades profesionales, en todos los rincones del mundo.

A la conocida brecha salarial, techo de cristal y discriminación por razón de maternidad, hay que sumar la losa que sigue suponiendo el acoso sexual, directo o indirecto, en el puesto de trabajo. Recientemente el informe "Acoso sexual en las mujeres: clima, cultura y consecuencias" elaborado por las Academias de Ciencia, Ingeniería y Medicina de EE.UU, señalaba que más de la mitad de las mujeres trabajadoras en esos tres ámbitos y a todos los niveles (alumnas y profesoras), habían sufrido algún tipo de acoso, laboral o sexual, o ambos, o abusos o agresiones sexuales, desprecio o menosprecio profesional y personal durante su formación o el ejercicio de su profesión. Más de la mitad.

Publicidad

Y en España la situación no es mejor. De hecho, la primera encuesta sobre percepción social de la violencia sexual elaborada por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género y publicada recientemente por el Ejecutivo en funciones, revela que el 43,7% de la población española muestra algún grado de acuerdo con la idea de que si una mujer no tiene intención de mantener relaciones sexuales con un hombre no debería coquetear con él. Un pensamiento demasiado extendido que deriva en todo tipo de consecuencias, también en el ámbito profesional.

Algunas de ellas tan públicas como la que estas semanas, y con motivo de la Copa del mundo de Fútbol en Rusia, ha padecido la periodista de Telecinco María Gómez, @maria__gomez, enviada especial en el mundial que ha tenido que lidiar con el acoso de aficionados que se acercaban a molestarla mientras intentaba realizar su trabajo en un espacio público.

La periodista de Mediaset incluso ha hablado de ello en sus perfiles sociales:

"Quería aparcar un poco este tema, pero he decidido publicar el vídeo para que esos que dicen que exageramos y que esto son solo bromas me expliquen dónde está aquí el chiste, por favor. Es que yo no le veo la gracia y sigue sin parecerme normal".

Y no es la única. El suyo es solo, desgraciadamente, un caso más de los miles que sufren multitud de mujeres profesionales en el mundo durante el desempeño de su trabajo. Una consecuencia del camino que aún queda por recorrer en la igualdad efectiva.
Si para algo ha servido e movimiento #Metoo ha sido, sobre todo, para dar voz a mujeres de todos los ámbitos profesionales en todo el mundo y poner de manifiesto la necesidad real e inmediata de que Gobiernos e Instituciones, públicas y privadas, aborden cambios estructurales que terminen de una vez con siglos de inercia machista. Esto implica abordar cambios profundos en la educación de los niños y niñas, generar ambientes plurales, diversos, inclusivos y respetuosos; mejorar la comunicación, la información y generar nuevos modelos de conducta. Trabajar para eliminar progresivamente las relaciones jerárquicas tóxicas que se dan entre las alumnas y profesorado, empleadas y jefes, mujeres y hombres. Limitar el poder concentrado, dar voz a las víctimas, sea cual sea el tipo de acoso o discriminación al que se ven sometidas, e iniciar cambios legislativos y políticos que ayuden a generar sociedades más avanzadas y justas.

Recuperando la frase de Indira Gandhi, única mujer Primera Ministro en la India "Nunca olvides que cuando estamos en silencio, somos uno. Y cuando hablamos somos dos".

Y que el momento, es ahora.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí