¿Es posible conciliar en España? Una comparativa con Europa

Jueves, 20 Abril 2017

conciliacion-laboral-y-familiar-en-españa-medidas-mujeres

Para la mayoría de mujeres, la conciliación laboral y familiar en España es prácticamente imposible. Compaginar el trabajo fuera de casa con el cuidado del hogar y la familia es una labor dura y, a pesar de las medidas que ofrece la ley, España aún está a años luz de lo que ocurre en Europa.

Un reparto desigual de las tareas del hogar, el germen

Es lamentable que, en pleno siglo XXI, aún siga existiendo un reparto tan desigual de las tareas domésticas entre hombres y mujeres. Recientes estudios señalan que casi el 70% de las horas dedicadas al trabajo doméstico las realizan mujeres, con un promedio de 2,5 horas más que los hombres. Para la mayoría de las mujeres, trabajar fuera de casa o ejercer una profesión es mucho más duro que para los trabajadores varones. Muchas se ven obligadas, a la hora de compaginar el trabajo dentro y fuera de casa, a optar por jornadas reducidas y, en consecuencia, a cobrar salarios más bajos, agrandando aún más la brecha salarial existente entre hombres y mujeres.

Publicidad

A la discriminación salarial y el desigual reparto de las tareas domésticas, hay que sumar la dificultad para la conciliación laboral y familiar en España.

¿Cómo funciona la baja maternal y la baja paternal en España?

La medida más conocida para la conciliación laboral y familiar en España es la baja maternal. En nuestro país la duración del permiso de baja por maternidad es de sólo 16 semanas, que se deben disfrutar ininterrumpidamente, y que se amplía sólo en dos semanas más en los casos de parto, adopción o acogimiento múltiple. La ley permite que la madre ceda hasta un máximo de diez semanas de permiso al padre, siempre y cuando las seis primeras semanas posteriores al parto las disfrute la madre.

Por otro lado, excepto esas seis primeras semanas, es posible disfrutar de este permiso a tiempo parcial, decidiendo la trabajadora las horas que desea trabajar hasta agotar el permiso. Durante el corto periodo baja, eso sí, la trabajadora cobra el 100% de su base de cotización, aunque esta prestación está sujeta a las siguientes condiciones: haber cotizado al menos 180 días durante los últimos siete años, o 360 días durante toda su vida laboral, salvo en el caso de que la madre tenga menos de 26 años (si tiene menos de 21 años no se le exige tiempo de cotización mínima, y entre 21 y 26 años haber cotizado al menos 90 días en los últimos siete años o 180 días en toda su vida laboral).

Independientemente de la edad de la madre, si no ha trabajado o no ha cotizado lo suficiente para cobrar la prestación habitual, tendrá derecho durante las seis primeras semanas a cobrar lo que se conoce como subsidio no contributivo por maternidad (cantidad que corresponde con lo indicado por el IPREM), con la posibilidad de cederle al padre (en caso de que él sí cumpla las condiciones) el derecho a disfrutar de las últimas diez semanas del permiso por maternidad, cobrando el 100% de su base de cotización.

Muchas madres suelen sumar el mes de vacaciones al periodo de baja por maternidad para poder prolongarla, ya que, si el periodo de vacaciones fijado por la empresa coincide con la baja por maternidad o la suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo, la madre tiene derecho a disfrutar de sus vacaciones en una fecha distinta, incluso aunque haya finalizado el año natural al que correspondiesen dichas vacaciones.

Respecto al permiso de paternidad, hay que decir que hemos conseguido un gran avance, al ampliarse dicho permiso de 13 a 28 días. Los requisitos para poder acogerse a este permiso son estar afiliado y en alta en la Seguridad Social y tener cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al nacimiento del niño o, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de la vida laboral. La baja por paternidad, igual que la maternal, no la paga la empresa, sino la Seguridad Social, y es un derecho exclusivo del padre.


Ayudas del estado para la conciliación familiar y laboral de madres autónomas


Otras medidas de conciliación laboral y familiar en España

Estas son otras medidas que la ley aporta para la conciliación laboral y familiar en España:

- Reducción voluntaria de la jornada de trabajo (con la correspondiente reducción de salario) que se puede solicitar por la guarda legal de un menor de 12 años. Dicha reducción se puede solicitar y disfrutar en cualquier momento, por ejemplo se puede solicitar cuando el niño tenga 10 años, aunque no se haya solicitado antes. El mismo derecho de reducción de jornada se tiene por el cuidado directo de un familiar (hijos, padres, abuelos, hermanos o nietos) de cualquier edad que no trabaje y no pueda valerse por sí mismo, si tienes la guarda legal de cualquier persona con discapacidad, o si estás al cuidado de un hijo menor de 18 años durante su hospitalización o tratamiento por cáncer o por otra enfermedad grave.

- Excedencia con reserva de puesto de trabajo por cuidado de hijo o de familiar: El periodo en situación de excedencia será computable a efectos de antigüedad y se tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por la empresa, especialmente con ocasión de su reincorporación. Durante el primer año se tendrá derecho a la reserva de su puesto de trabajo y, transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

- Adaptación de la duración y distribución de la jornada laboral sin reducirla: La nueva redacción del artículo 34 E.T. reconoce el derecho de los trabajadores a adaptar su jornada, lo que incluiría un cambio de horario, sin reducción de jornada, pero para que se pueda hacer efectivo este derecho deberá contemplarse tal posibilidad en el convenio colectivo aplicable a la empresa o, en su defecto, llegar a un acuerdo con la misma, por lo que la empresa podrá negarse al mismo si no se acompaña de una reducción de jornada.


- Permiso retribuido de lactancia: Se puede disfrutar tanto en los supuestos de lactancia natural como artificial y consiste en 1 hora de ausencia del trabajo que se podrá dividir en dos fracciones (dos medias horas) o bien optar por disfrutarlo como reducción de jornada en media hora o acumularlo en jornadas completas (esta última opción cuando lo prevea el convenio colectivo o la empresa esté de acuerdo).

El padre también puede solicitar el permiso de lactancia, pero sólo podrá ser ejercido por uno de los progenitores en caso de que ambos trabajen. Es importante señalar que es la trabajadora o el trabajador quien tiene la facultad de decidir la concreción horaria y la determinación del periodo de disfrute del permiso de lactancia, dentro de su jornada ordinaria y, en caso discrepancia con la empresa, se podrá presentar una demanda ante los juzgados de lo social.

A años luz de la conciliación laboral y familiar en Europa: una comparativa con otros paises

A pesar de que son muchos los logros alcanzados hasta este momento, si comparamos todas estas medidas de conciliación laboral y familiar en España con otros países, vemos que la conciliación laboral y familiar en España sigue estando a la cola de Europa: Suecia tiene un periodo de permiso de 480 días (16 meses) compartidos entre padre y madre, Noruega concede un permiso de 392 días (56 semanas), en Islandia ambos progenitores tienen un permiso de 90 días, más 90 días a repartir entre el padre o la madre, en Finlandia la madre tiene derecho a 105 días de permiso y el padre a 18, pero ambos pueden compartir además 158 días desde el nacimiento del hijo, Austria, curiosamente, ofrece más días libres para la paternidad que para la maternidad, 112 días para la madre y de uno a tres años al padre, etc.


Cómo mejorar la conciliación laboral y familiar (Blog)


En definitiva, aún nos queda mucho camino por recorrer si tenemos en cuenta. Además, hay que tener en cuenta la poca sensibilidad existente en la mayoría de empresas hacia la conciliación laboral y familiar en España, siendo habitual que no informen de estos derechos a sus trabajadores o, incluso, que nieguen su existencia o les pongan dificultades para ejercitarlos.

Si queremos conseguir avanzar hacia la plena igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres, es necesaria una mayor conciliación laboral y familiar en España. Debemos obligar a las empresas a respetar los derechos laborales, incluso judicialmente, si fuera necesario, y exigir a nuestros gobernantes mejoras legislativas, imprescindibles si queremos que aumente la natalidad y se garantice el necesario relevo generacional del que dependen, en definitiva, nuestras futuras pensiones.

marina-aboal-mimbrero-womenaliaPor Marina Aboal Mimbrero, Abogada en Serveis Jurídics Muñoz & Aboal
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí