¿De verdad quieres contarle ESO a todo el mundo?

Miércoles, 18 Diciembre 2019

Página 1 de 2
1609-not-desaparecidasyseguridad

Si a cualquiera de nosotros nos preguntaran sobre medidas de seguridad básicas que tomamos en nuestra vida cotidiana, posiblemente, casi todos contestaríamos enumerando algunas "buenas costumbres" que bien nos transmitieron nuestros padres cuando comenzamos a salir, o bien hemos aprendido nosotros solos sobre la experiencia. Algunas de esas buenas costumbres serán (seguramente) las relativas a evitar calles oscuras o muy solitarias, intentar moverse en grupo o al menos con otra persona, elegir el primer vagón en el metro o cerca del conductor en el autobús o mirar a ambos lados al abrir la puerta más exterior de nuestro domicilio, sobre todo si es en mitad de la noche. Desde luego el "no hables con extraños" sigue vigente, muchos años después de que nos lo comentaran nuestros padres.

Es sorprendente, sin embargo, que la mayoría de nosotros, no nos paremos a seguir la misma lógica y el mismo instinto a la hora de utilizar Internet y en particular las redes sociales. Por esto es importante recordar algunas "buenas costumbres" que aplican a nuestras comunicaciones en Internet y que, a estas alturas del siglo XXI, pueden ser tan "salvadoras" como las comentadas anteriormente.

Publicidad

Si utilizamos Internet con frecuencia y sobre todo desde el móvil (que suele informar de nuestra ubicación en muchas más ocasiones de las que sospechamos), debemos recordar siempre algunos principios básicos y transmitirlos a nuestros hijos o menores cercanos.

En Internet cualquier persona puede crear una identidad ficticia o puede mentir al darse de alta en una plataforma: edad, sexo, ciudad de residencia, aspecto, etc. La práctica totalidad de redes sociales y plataformas que conocemos, confiarán en la información que proporciona el usuario al darse de alta. Por ello, cualquiera puede crearse una cuenta y crear un perfil de usuario "adecuado" para sus fines (Por ejemplo, fingir ser una adolescente y engañar a tus hijos para invitarles a salir o para intimar con ellos). No hacen falta conocimientos informáticos especiales para ello.

- Todas las redes sociales tienen unas "reglas del juego" que, aunque sea a un nivel muy general, debemos conocer (en muchas redes sociales, la plataforma asume la propiedad de las fotos que subes a ella, por ejemplo) y casi todas ellas permiten configurar la visibilidad del contenido que compartimos en ellas (¿Tenemos claro si "todo el mundo" puede ver la foto que acabamos de subir o solo nuestros amigos?).

- Hay un viejo mantra en la seguridad que en esencia sugiere que solo des la información necesaria a las personas interesadas pero nada más, ni a nadie más (Need to know basis). Muchas veces nos dejamos llevar por las emociones y contamos en Internet cosas que realmente solo interesan a algunas personas muy cercanas (Ejemplo: un embarazo, un compromiso matrimonial o el lugar donde pasaremos el verano). Ello supone, informar gratuitamente al potencial delincuente y darle oportunidades de maquinar contra nosotros.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí