Maialen Chourraut, madre y deportista de élite

Viernes, 12 Agosto 2016

1608-not-maialen2Maialen Chourraut, medalla de oro en las Olimpiadas

España ya tiene su segundo oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y ha sido otra mujer la que lo ha logrado. La piragüista Maialen Chourraut se ha coronado con el mejor tiempo (98.65), siendo la única que consiguió bajar de los 100. Maialen hizo historia, consiguiendo el primer oro olímpico para el piragüismo en aguas bravas español y, además, siendo la primera española que conseguía un oro después de ser madre. Sin embargo, esta no ha sido la primera vez que ha hecho historia. Ya la hizo en los Juegos Olímpicos de Londres siendo la primera española en conseguir una medalla en eslalon, concretamente un bronce. Pero no le sirvió, le pareció demasiado poco y ayer tuvo su recompensa a años de duro trabajo.

Precisamente tras las Olimpiadas de Londres tomó dos decisiones que marcarían su vida: prepararse para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y ser madre. Cuenta que siempre fue consciente de que si en diciembre no se quedaba embarazada se complicaba el proyecto de Río. Pero salió bien y dio a luz a Ane, que ahora tiene tres años y la acompaña a todos los campeonatos. Maialen es un ejemplo de conciliación entre la vida laboral y personal. Siempre tuvo claro que quería ser madre y deportista de élite y no renunció a ninguna de las dos cosas. Hasta solo dos días antes de dar a luz siguió remando, aunque a menor intensidad y poco después de dar a luz volvió a la piragua, que confiesa que después de la cesárea parecía que pesaba 20 o 30 kilos en vez de 9.

Publicidad

1608-not-maialenMaialen y su hija Ane en Río de Janeiro

"Yo quería ser madre deportista y vivir la infancia de Ane. Vivir sus primeros años, estar día a día con ella. Y para ello, con nuestro estilo de vida que es bastante trotamundos, lo hemos planteado trayéndola con nosotros. Contratamos a Raquel, la cuidadora de Ane, y juntos hemos formado un gran equipo", confesó en TVE. Maialen demuestra que es posible combinar ser madre con ser deportista de élite: "Yo me lo propuse y lo hemos llevado a cabo, eso sí, hace falta una buena organización, muchas ganas y atreverse a hacerlo", añadió.

Por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Río su marido y técnico, Xabier Extaniz, ella y su equipo han tenido que alquilar un apartamento fuera de la Villa Olímpica, ya que no está permitida la entrada de los niños ni a la Villa ni al canal. Confiesa que aunque antes no había madres deportistas las cosas están cambiando y habría que hacer la Villa accesible para los más pequeños, facilitando así a las madres olímpicas. Cuenta que la conciliación es una asignatura pendiente de esta sociedad. "Hoy en día las madres tienen muchas dificultades para conciliar la vida laboral y profesional. Nosotros hemos hecho una gran apuesta, porque no es fácil tener una hija y llevarla a todos los lados, ser madre y piragüista, y poder compaginarlo, puede parecer muy sencillo, pero no lo es", cuenta.

Lo primero que hizo Maialen al bajarse de la piragua tras lograr el oro y hacer historia fue abrazar a su hija. La pequeña Ane le enseñó orgullosa la camiseta azul con un logo de Río que llevaba puesta y mostró con gran satisfacción un dedo, en señal del puesto conseguido por su madre. El piragüismo como profesión y su hija como pasión explican la vida de nuestra medallista olímpica.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí