Cómo mejorar tu autoestima a través de tu sonrisa

Martes, 20 Enero 2015

1501-not-sonrisasEn el mundo de los negocios se dice muy a menudo que "tu sonrisa es tu logo, tu personalidad es tu tarjeta de presentación y la sensación que dejas a otros tras una experiencia contigo es tu marca". Iniciar una relación con una sonrisa agradable y real, te abre muchas más puertas que una cara seria y un frío apretón de manos.

Richard Branson, el gran empresario británico, fundador del mundialmente reconocido grupo Virgin, afirma que sonreír es un método de trabajo, una forma garantizada de obtener una ventaja competitiva en cualquier tipo de situación. Una sonrisa es una forma de vida. Branson asegura que una empresa basada en una "cultura de sonrisas" atrae a muchos más clientes y los consigue fidelizar mucho más fácilmente.

Publicidad

Son muchos los estudios que confirman esta filosofía. La Universidad de Kingston, por ejemplo, preguntó a 2.000 encuestados qué factores les hacían mantener su lealtad a las empresas locales. El 59% de ellos respondió: "una sonrisa y un saludo amistoso". Esa amplia sonrisa ha sido uno de los factores que le ha abierto a Branson tantas puertas, y le ha facilitado el éxito de sus numerosos y muy arriesgados proyectos de trabajo.

Una sonrisa agradable = confianza en ti misma
¿Sabías que Richard Branson sufre de dislexia y que nunca fue un buen estudiante? Es cierto. De hecho, al terminar su educación secundaria, sus resultados fueron, diríamos, algo pésimos, y sus profesores predijeron que acabaría en la cárcel o siendo un millonario. Como bien sabemos, la segunda opción se impuso. La confianza que luce el gran magnate británico se debe en gran parte a esa sonrisa blanca y prominente que le caracteriza.

Tal y como nos explica la psicóloga Ann Demarais, numerosos estudios han demostrado que cuando una persona tiene una sonrisa blanca y brillante, tiende a estar más relajada, a disfrutar del momento y a reír, y añade que, por el simple acto físico de dibujar una sonrisa en nuestro rostro, el flujo sanguíneo al cerebro cambia, haciéndonos sentir más felices. Cuando tú sonríes, los demás se sienten más propensos a devolverte esa sonrisa. Se ha demostrado que durante este intercambio de sonrisas ambas partes liberáis ciertos elementos químicos en el cerebro que os hacen sentiros más atraídos el uno hacia el otro. Esa "atracción instantánea" hace aumentar el nivel de seguridad en ti misma, y por consiguiente, el nivel de felicidad que experimentas.

Una empresa basada en una "cultura de sonrisas" atrae a muchos más clientes y los consigue fidelizar mucho más fácilmente

La falta de confianza en tu sonrisa repercute en tu autoestima
Cuando alguien se siente poco satisfecho con su sonrisa, suele sonreír poco. ¿Qué significa eso? Que pierde la oportunidad de beneficiarse de esa atracción. La gente que evita sonreír, generalmente lo hacen porque no están contentos con la apariencia de sus dientes, porque no lucen el blanco que les gustaría o porque han perdido su brillo juvenil. De ahí uno pasa a sentirse avergonzado por su apariencia y se deja de sonreír con frecuencia (o se sonríe mal y a medias).

Tu higiene bucal diaria es la clave para mantener tu sonrisa. Empieza por usar un cepillo dental eléctrico, puesto que se ha demostrado que ayudan a prevenir las enfermedades de las encías y la aparición de manchas en los dientes de forma más efectiva que con los cepillos manuales. Tu odontólogo cuenta con una gama de tratamientos de ortodoncia y odontología estética que pueden llegar a transformar tu apariencia radicalmente, si eso es lo que deseas.
Si lo es, no esperes. Mejora tu sonrisa, mejora tu autoestima, mejora tu vida personal y profesional.

Fuente: Ros Megías. Consultora de Marketing Sanitario en Brand&Health


Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí