Otras fórmulas y términos que debes conocer para emprender

Martes, 24 Junio 2014

1406-not-formas-de-financiacionLa financiación es sin duda uno de los principales quebraderos de cabeza cuando vas a montar una empresa, y más en época de crisis. Si no tienes ahorros para empezar con tus propios medios, tienes que empezar a pedir, primero a tu círculo más cercano, el de las tres efes –family, friends and fools, es decir familia, amigos y locos–, y luego al banco, al servicio de empleo –si tienes derecho a paro y quieres capitalizarlo–, a business angels... Y llegados aquí, se te acaban los recursos, ¿o no?

Con los problemas derivados de la crisis, son muchas las emprendedoras que consideran una pérdida de tiempo pedir subvenciones para la actividad que están iniciando. Pero aunque haya menos, siguen existiendo las subvenciones y sigue siendo necesario pedirlas para poder obtenerlas. Y las líneas de crédito público siguen funcionando a un buen ritmo y con intereses muy bajos. Éstas son las básicas que no debes dejar de explorar:

  • ICO. Los créditos del Instituto de Crédito Oficial han recuperado el oxígeno perdido en los últimos años. Lo gestionan la mayoría de las entidades bancarias.
  • Enisa. Esta empresa pública –Empresa Nacional de Innovación– tiene líneas específicas para emprendedores y jóvenes emprendedores –hasta 40 años–.
  • CDTI. El Centro para el Desarrollo Técnico Industrial, también de carácter público, invierte en nuevas empresas de carácter tecnológico a través de las ayudas Neotec.
Publicidad

A lo que sí recurren cada vez más mujeres es a los concursos de emprendimiento, que se han convertido no sólo en una vía de financiación sino en una importante promoción y, como tal, en un altavoz muy importante para los inicios de cualquier actividad.

Existen además otras fórmulas de financiación de las que ya te hemos hablado en nuestra sección de emprendimiento, como los microcréditos y el crowdfunding. Hoy vamos a contarte algunos términos que se utilizan en el lenguaje inversor para que no te pierdas cuando estés buscando ese dinero que necesitas. Y un consejo que nunca debes olvidar: mantén un colchón económico para no ahogarte por falta de flujo de caja cuando las cosas empiecen a irte bien.

  • Capital semilla. Puede englobar algunos de los casos que ya conoces, desde familiares a business angels. Se llama semilla precisamente porque se "planta" en el inicio de la actividad para ayudarla a nacer. Este capital consiste en acciones de la empresa que el inversor compra sin que se haya materializado a veces ni siquiera el plan de negocio. Este dinero se suele utilizar precisamente para esas primeras exploraciones que siguen a la idea: el estudio de mercado, el plan financiero, el plan de marketing, las necesidades del equipo...
  • Capital riesgo. En este caso, la inversión suele ser mayor pero el riesgo puede resultar menor, porque sigue siendo una apuesta de quien pone dinero, pero al menos tiene un plan de negocio que estudiar para tomar una decisión, y no simplemente una idea. Este término se suele utilizar sobre todo para empresas de sectores tecnológicos. Existen empresas especializadas en estas inversiones. Las empresas de capital riesgo administran el capital de terceros, a diferencia de los business angels, que gestionan el suyo propio, ya sea individualmente o en grupos de coinversión.1406-not-financiacion
  • Incubadora de empresas. Esta no es una fuente de financiación propiamente dicha, pero sí que facilita a los emprendedores que acceden a ellas muchos de los recursos que necesitan con un ahorro importante, y les apoyan en su crecimiento. Las hay de iniciativa pública y privada.
  • Coinversión. Consiste en que un inversor, público o privado, trata de reunir a otros inversores junto a él para repartir el riesgo y aportar a la empresa nuevos recursos, contactos... Existen iniciativas de coinversión públicas y privadas. El coinversor, al tener que aportar menos dinero, puede repartir sus inversiones entre más empresas, con lo que diversifica el riesgo.
  • Préstamo participativo. Es una fórmula de coinversión con ciertas ventajas respecto al préstamo tradicional, como un mayor plazo de amortización y de carencia. Además, su formato evita que entren terceras personas en la empresa y puedan tomar el control de la misma.
  • Slow money. Aquí tienes otro término en inglés, especialmente porque aún no ha llegado a España, pero todo se andará. Se trata de inversiones que no buscan una alta rentabilidad sino una filosofía: el apoyo de empresas sostenibles, generalmente dedicadas a la generación de productos de alimentación en un área geográfica reducida y que contribuye a mejorar el tejido económico local.

Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

 

Publicidad
1 Comentarios
  • Christina Chaplin
    Muchas gracias por las pistas de financiación ya que es un tema muy complicada para muchas emprendedoras y pymes.
    Lunes, Jun 23 2014 7:54:58pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí