Aprende a decir NO sin sentirte culpable aplicando la asertividad

Lunes, 10 Julio 2017

1404-af-asertividad-aprende-a-decir-no

A veces tenemos miedo a la negativa. ¿Por qué nos cuesta tanto decir "no"? En el trabajo y en la vida, la asertividad es fundamental.

Y es que... ¿Cuántas veces te has visto envuelto en un compromiso por no haberte atrevido a decir "no" cuando era el momento? ¿Cómo aprender a decir "no" sin remordimientos? Para ello mejor fórmula es la asertividad, necesaria para poner límites mediante el respeto.

Publicidad

Gracias a la asertividad, la persona asertiva logra comunicarse sin agredir a su interlocutor, pero tampoco sin quedar sometido a su voluntad. Por lo tanto, quien aplica la asertividad puede comunicar sus pensamientos e intenciones y defender sus intereses.

La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, respetando en todo momento los derechos de los demás. La asertividad tiene que ver con factores emocionales e intrínsecos de la personalidad. Por ejemplo, las personas con buena autoestima suelen tener una mayor facilidad para resultar asertivas. ¿Sabes decir "no" sin sentirte culpable? ¿Conoces los principales derechos asertivos?

Ejemplos de cómo decir no

Hay personas que creen que decir "no" conlleva una actitud grosera, pero no es tanto el contenido como la forma en que se transmite el mensaje lo que importa. Para que aprendas a decir "no" te mostramos algunos ejemplos de respuestas asertivas:

  • Lo siento, pero no me gusta dejar el coche a otras personas.
  • Tengo otras prioridades ahora y no puedo comprometerme.
  • Ahora no es buen momento, ¿qué te parece si lo dejamos para más adelante?
  • No es algo que encaje conmigo, pero gracias por haber pensado en mí.
  • Me gustaría decir que sí, pero en este momento no puedo.

Asertividad en el trabajo: Los 6 principales derechos

Es importante que tengas en cuenta que existen una serie de derechos asertivos que te vendrán bien para muchas de las situaciones a las que te enfrentas cada día:

  1. Todos tenemos derecho a decidir nuestros propios valores y estilos de vida: Tenemos derecho a ser nosotros mismos según nuestra particular definición y a sentirnos bien con nuestro estilo de conducta mientras no dañemos a los demás. Cada uno tiene derecho a ser su propio juez.

  2. 1602-decidirTenemos derecho a ser tratados con respeto: Todos tenemos derecho a que se respete nuestra dignidad humana. De este derecho también se deriva que nosotros debemos tratar con respeto a los demás.

  3. Tenemos derecho a decir "no" sin sentirnos culpables: Colocar continuamente lo que queremos por debajo de los deseos de los demás es frustrante y conduce, a la larga, al resentimiento. Tener en cuenta a los otros no significa que debamos anteponerlos a nosotros. Nuestros deseos no valen menos que los de los demás. No es sano reprimir aquello que queremos por temor a molestar a los demás.

  4. Tenemos derecho a detenernos y pensar antes de actuar: Por mucho que las circunstancias o los otros nos presionen para que tomemos una determinación, nosotros debemos mantener el control final de nuestras decisiones y nuestros actos, tomándonos el tiempo necesario antes de actuar. Así llegaremos a ser más efectivos, más responsables y, probablemente, cometeremos menos errores que si tomamos decisiones precipitadas.

  5. Tenemos derecho a cambiar de opinión: Todos tenemos derecho a formarnos nuestra propia opinión sobre cualquier tema y a expresarla sin ofender intencionadamente a los demás. Cambiar de opinión puede demostrar flexibilidad y adaptación a la realidad. Por el contrario, negarse a cambiar de opinión, cuando sería lo más realista, es un síntoma de rigidez.

  6. Tenemos derecho a pedir lo que necesitamos: Ya sea información, ayuda o que se reconozcan nuestros derechos. Las manera más franca de hacerlo es manifestando nuestra petición directamente. De este derecho deriva el de pedir información cuando no tengamos algo claro. Además, tenemos derecho, en cualquier situación de nuestra vida, a pedir aclaración de nuestras dudas, sin temor a que los demás piensen que no somos lo suficientemente listos. La opinión que se pueden formar los demás de nosotros es asunto exclusivo de ellos, no podemos influir en su modo de juzgarnos, pero pretender aparentar que estamos de acuerdo o que hemos entendido algo cuando no ha sido así es un acto de deshonestidad con nosotros mismos.

Recuerda que la respuesta asertiva sirve para poner límites, no para que la otra persona cambie. Ya lo dijo Gabriel García Márquez: "Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir "no" cuando es "no"". ¿Por qué no lo vas a conseguir tú?

Publicidad
2 Comentarios
  • EMILIA MORATÓ BOSCH
    Buenas tardes Cristina, me ha encantado el articulo, nos ofendemos a nosotros mismos si anteponemos nuestra decisión a lo que puedan pensar los demás y luego nos genera frustración no haber sido capaces de exponer lo que realmente queremos decir. Muchísimas gracias por compartirlo con todas nosotras. Un abrazo
    Jueves, May 22 2014 2:50:12pm
  • Cristina Tarodo Pisonero -> EMILIA MORATÓ BOSCH
    Hola Emilia. Me alegro de que te haya gustado el artículo y estoy completamente de acuerdo con tu comentario. Añadiría también lo que nos cuesta muchas veces pedir lo que necesitamos. No pasa nada por hacerlo ni somos menos que los demás por ello. Gracias por compartir tu opinión. Un abrazo
    Jueves, May 22 2014 3:05:06pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí