El gran amor de Gabriel García Márquez

Miércoles, 30 Abril 2014

1404-not-gaba-amor-gaboA Mercedes Barcha se le conoce como Gaba, y su historia de amor con el nobel colombiano comenzó con cartas, tres años de una relación a distancia y la complicidad de cuidar a la familia mientras se hacía realidad Cien años de Soledad

Para los allegados y biógrafos del escritor, Mercedes no sólo fue una esposa, sino una extensión de la personalidad del periodista, escritor y pensador de Aracataca

Publicidad

Pensar que el amor es fuente de inspiración para personajes que logran cambiar el mundo, es el argumento de este cuento, de esta historia detrás de los libros que recorren más de 100 idiomas, periódicos; y la nostalgia de méxicanos, colombianos y amantes de la literatura en todo el planeta por estos días. 

De acuerdo a El Tiempo, que entrevistó al escritor inglés Gerald Martin, autor de la biografía Gabriel García Márquez: una vida, "Gabo conoció a su mujer en Magangué (Bolívar), a principios de la década de 1940, cuando Mercedes era apenas una niña de 9 años, y él estaba próximo a irse a estudiar a Zipaquirá. Tenía cinco años más que ella".

El escritor cataquero solía decir que desde el primer momento en que la vió sabía que sería su esposa. Pero pasaron los años, y en un avión rumbo a Paris, Gabo le escribió la primera carta sin esperanza de tener una respuesta. 

A los pocos días, el mundo sorprendió a nuestro escritor. Mercedes le envíaba su primer sobre de miles, correspondiéndole al amor y a la paciencia que debieron emprender desde ese instante. La relación creció con las letras, durante tres años la pareja no se encontró. El  21 de marzo de 1958, a las 11 de la mañana en la iglesia del Perpetuo Socorro, de Barranquilla, el matrimonio entre Gabriel García Márquez y Mercedes Barcha fue celebrado, dando inicio a un capítulo de 56 años juntos en la vida.

En la década de los sesenta, Colombia pasaba por momentos difíciles: los jóvenes eran perseguidos y desaparecidos por el propio Estado, se estaban conformando las guerrillas, y los años de guerra se intesificaron. Marquéz sabía que no sería el lugar para desarrollar su carrera; su imagen estaba en juego, además su región sería una de las principales victimas del paramilitarismo.

Después de haber vivido en la ciudad del amor, México DF prometía un mejor futuro para la familia Marquéz Barcha. Un nuevo hogar que dio luz a Rodrigo, Gonzalo y Cien años de soledad

Durante la escritura de la obra ganadora del Nobel, no había con que alimentar a los otros dos hijos. Gaba, iba de tienda en tienda, se endeudó con el carnicero, el panadero y seguro que hasta con el zapatero. A todos les decía: ''Gabriel está escribiendo un libro, cuando termine seguramente le podrá pagar''; cada uno de ellos le respodía, ''Sólo falta que sea mala''.

Para el cumpleaños número ochenta de Mercedes, el periodista radial Álvaro Castaño y la presentadora de televisión Gloria Valencia de Castaño, la recordaban con estas palabras: "Mercedes es la gran novela de Gabo. Yo creo que ha sido completamente incondicional, pero con los pies en la tierra, mientras que Gabo, afortunadamente para todos, es la fantasía".

56 años juntos. A Mercedes uno de los biógrafos del escritor la describe como "una mujer alta y linda con pelo marrón hasta los hombros, nieta de un inmigrante egipcio, lo que al parecer se manifiesta en unos pómulos anchos y ojos castaños grandes y penetrantes".

¡Gracias Gabo y Gaba por dejar al mundo que viva en el realismo mágico!


Si te ha interesado este artículo te recomendamos: 


Por: Estíbaliz Líppez


 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí