El emprendimiento social como modelo de negocio

Lunes, 24 Abril 2017

que-es-definicion-de-emprendimiento-social-emprendedor-social
¿Qué es el emprendimiento social? Para acercarnos al concepto de emprendimiento social, podemos recurrir a la siguiente definición: El emprendimiento social consiste en utilizar un modelo de negocio con las características de una empresa del sistema capitalista cuyo principal objetivo sea satisfacer las necesidades de la sociedad. Es decir, el emprendedor social, a través del emprendimiento social de una empresa, pretende utilizar las estrategias del mercado y generar beneficios para alcanzar un fin social.

El emprendedor social: definición

Hablamos de empresas que nacen con una idea común: provocar el cambio social y dejar el mundo mejor de cómo lo encontraron. De esta forma, los emprendedores sociales son personas que utilizan sus proyectos y negocios para crear valor social, dirigiendo todos sus recursos y beneficios a la consecución de este fin.

Existen diversas prácticas empresariales y posibilidades para alcanzar los objetivos de cambio social, que van más allá de sus formas jurídicas como empresa. En la Unión Europea suponen el 6% del empleo total de la zona y emplean a más de 11 millones de ciudadanos europeos.

10 proyectos de emprendimiento social liderados por mujeres


¿Por qué está de moda el emprendimiento social?

¿Qué razones a convertirse a una empresa que opera en el mercado y cuyo principal objetivo es obtener beneficios en social? Podríamos explicarlo con distintos factores. Algunos podrían ser:
 
  • El fracaso del modelo económico actual, alejado de aspectos que tienen que ver con las personas y el bien común.
  • La necesidad de una respuesta al contexto de crisis y austeridad.
  • La creación de un clima propicio para emprender socialmente.
  • El estilo de vida en que se ha convertido el emprendedor social.
  • La aparición de publicaciones influyentes como los textos de Prahalad, que han animado al impulso de este tipo de organizaciones en la sociedad.

Las guías para el emprendedor social

La Universidad Comillas de Madrid cuenta con su Guía para emprendedores sociales: "Inspiraciones para la creación de empresas al servicio de la sociedad" con el fin de proporcionar ideas, herramientas, sugerencias que puedan servir de ayuda a la creación de valor social y su puesta en marcha.
 
Por su parte, la Universidad de Salamanca también cuenta con su Guía práctica de emprendimiento social y cultural.

¿Qué vamos a encontrar en estas guías?

En primer lugar, el emprendedor social deberá plantearse qué valor crear, el fin que queremos conseguir con nuestro proyecto, qué problema vamos a solucionar, en definitiva, cuál será nuestra propuesta de valor, "el diseño de la propuesta de valor dará paso a la reflexión y toma de decisiones sobre la forma de relacionarnos con los clientes, la distribución, el precio, etc."

La innovación tecnológica ha supuesto toda una revolución en la manera de crear y concebir nuevas empresas, simplificando el proceso de puesta en marcha de nuevos modelos de negocio. Las ventajas son numerosas, siendo aún más valiosas para los proyectos sociales, dado que suponen transparencia en la gestión y proceso del mismo, escalabilidad de la solución, distribución, rapidez, conexión directa, mayor internacionalización, conectividad, optimización de los recursos, maximización del impacto social, accesibilidad, entre otras.

La revolución tecnológica y los dispositivos móviles han abierto todo un abanico de posibilidades, por ejemplo, en la atención sanitaria "e-health", en teleasistencia, en las denominadas ciudades inteligentes "smart city" cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas que la habitan o la identidad digital, esto es la capacidad de realizar trámites a través de Internet, suponiendo un ahorro en tiempo, transporte, costes, etc.

A la hora de darle vida a nuestro proyecto social debemos tener claro nuestro destinatario, nuestros usuarios o clientes, su perfil diferenciador, sus comportamientos, etc. Para ello la herramienta que emplearemos para ello es la segmentación de mercados, y nuestro tipo de consumidor será un CR, es decir, un consumidor responsable, el cual entiende el acto de compra basado en valores acordes a un estilo de vida diferente. Deberemos tener en cuenta que nuestro nicho de mercado será lo suficientemente amplio y rentable, accesible y diferenciador, y dispuestos a pagar un precio más elevado por productos responsables, cuya práctica está cada vez más extendida. Como ocurre con los productos de comercio justo y productos biológicos, en el que "un 14% de los consumidores afirman buscar proactivamente productos socialmente responsables y un 45% adicional manifiestan su predisposición a hacerlo en el futuro".

En el último bloque de esta guía encontraremos un factor clave, el precio que se ha de marcar a nuestros productos y servicios, de lo que están dispuestos a pagar nuestros compradores sociales por esa prima de valor social. A nivel mundial, el 46% consumidores pagaría un extra por productos o servicios que provengan de compañías que desarrollan programas beneficiosos para la sociedad, Nielsen, 2012. En lo que concierne a España, el 60% de consumidores está dispuesto a aceptar un sobrecoste de hasta el 10% por adquirir productos "responsables"; sin embargo, tan solo el 31% está dispuesto realmente a pagar más por esos productos. Esta prima del 10% irá dependerá del sector o tipo de producto, del valor del bien o servicio ofrecido, del nivel de estudios y renta del consumidor, y del género, el 63,3% de las mujeres frente al 55,2% de los hombres.
El 31% de los españoles están dispuestos realmente a pagar más por esos productos
Además de estos factores, tendremos en cuenta el canal de distribución, la forma en la que vamos a comunicar nuestros productos y servicios, los proveedores y suministros; y por supuesto, las fuentes de financiación, el "Social investment", que en el caso del emprendedurismo social "influye en la decisión además una segunda rentabilidad en términos de las consecuencias que dicha inversión tiene para la sociedad y el medioambiente".

A modo de conclusión, la empresa social aúna un impulso transformador derivado de la conciencia de un problema social con principios propios de la gestión empresarial convencional, guiada por la creación de valor económico como objetivo central. El emprendedor social, al superar la lógica económica de los modelos convencionales, utiliza la empresa desde una perspectiva innovadora: una perspectiva que va más allá de la mera filantropía empresarial o de la responsabilidad social y que se orienta a la solución de problemas sociales –a la transformación social–, redefiniendo el significado del éxito y el beneficio empresariales.
DA FORMA A TU IDEA

Artículo elaborado por Desireé García.
Publicidad
5 Comentarios
  • María Luisa Rodríguez Lista
    Podrías decrme donde encontrarlo, por favor. Muchas gracias! Un abrazo.
    Miércoles, Mar 30 2016 5:06:02pm
  • Desireé García -> María Luisa Rodríguez Lista
    Hola María, te paso el enlace, disculpa http://upoemprende.upo.es/media/upload/2013/05/31/Gu%C3%ADa%20del%20emprendedor%20social.pdf
    Martes, Jun 14 2016 3:54:33pm
  • Desireé García -> María Luisa Rodríguez Lista
    Hola María, te paso el enlace, disculpa http://upoemprende.upo.es/media/upload/2013/05/31/Gu%C3%ADa%20del%20emprendedor%20social.pdf
    Martes, Jun 14 2016 3:54:32pm
  • María Luisa Rodríguez Lista
    No se puede acceder a la guía de emprendedores sociales, da error el lnk y tampoco he conseguido encontrarlo en la página de la universidad.
    Miércoles, Mar 30 2016 5:05:02pm
  • María Luisa Rodríguez Lista
    Buenas, Desirée
    Miércoles, Mar 30 2016 5:04:01pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí